Mayoría absoluta del PP y debacle histórica del PSOE

Las elecciones andaluzas marcan uno de los vuelcos políticos más significativos de la democracia. Moreno Bonilla gobernará en solitario en el feudo socialista tradicional; Espadas cosecha un estrepitoso fracaso; Vox frena su crecimiento; la izquierda se diluye y Ciudadanos desaparece

Mayoría absoluta del PP y debacle histórica del PSOE

EFEmoreno

El resultado de los comicios andaluces de este domingo es uno de los vuelcos electorales más significativos de toda la democracia que, más allá de que pueda tener repercusión a nivel nacional a corto o medio plazo, lo que sí refleja es un cambio y un nuevo escenario político, con nuevas tendencias: una derecha y ultraderecha en alza; un PSOE y una izquierda a la izquierda del PSOE en crisis; y un partido como Ciudadanos en desaparición.

Todo eso se reflejó en el voto de casi el 20% de la población española que acudió a las urnas este domingo en las elecciones andaluzas, donde fijó posiciones políticas de forma nítida.

Así, el PP consiguió una mayoría absoluta en el feudo tradicional del PSOE con un resultado espectacular que ni los más optimistas del partido conservador hubieran soñado: mayoría absoluta en el Parlamento andaluz.

El PSOE cosechó la mayor debacle electoral de su historia en Andalucía, su granero eterno de votos y la mayor federación del partido.

Desde Ferraz y desde La Moncloa se asegura que esto no cambiará los planes de acabar la legislatura, ni prevén movimientos internos bruscos a corto plazo. Otra cosa será cómo reaccione el PSOE andaluz donde todo apunta a una crisis interna de envergadura.

En el ala izquierda al PSOE el resultado es igual de catastrófico que el del PSOE. Si Adelante Andalucía en el 2018 logró más de medio millón de votos y 17 escaños; cuando fue toda la izquierda en bloque, ahora dividida en esta formación de Teresa Rodríguez y la unión del resto de partidos en Por Andalucía llegan a siete escaños.

Y Ciudadanos pudo firmar este domingo su final político y, de nuevo, como le ocurrió en las elecciones de la Comunidad de Madrid, desaparecerá del Parlamento. Se da la circunstancia que en los dos territorios dieron el Gobierno al Partido Popular.

Así, con el 99% escrutado el PP logró más del 43% de los votos, más de un millón y medio de votos -el doble que en 2018- y 58 escaños, tres por encima de la mayoría absoluta.

El PSOE no llegó al 25% de los sufragios, perdió más de cien mil votos y tres diputados, consiguiendo el peor resultado de su historia en un territorio que históricamente le dio su apoyo. No ganó en ninguna provincia, ni siquiera en Sevilla, donde los socialistas siempre habían sido los más votados.

Por su parte, Vox siguió creciendo pero lejos de las perspectivas que tenía. La ultraderecha subió cien mil votos y dos diputados, pero perdió su mayor afán de ser decisiva en un Gobierno con el Partido Popular.

La izquierda pagó su división y, según algunos estudios, si hubieran ido en las mismas listas y hubieran obtenido los mismos votos que tuvieron Por Andalucía y Adelante Andalucía por separado, podrían haber obtenido hasta seis diputados más y hasta haber arrebatado la mayoría absoluta al PP.

Finalmente, Ciudadanos certificó que su vida en la escena política ha llegado a su fin. Tras unir su suerte a todos los gobiernos del PP, Incluso donde no habían ganado elecciones los populares, han sido absorbidos sus votantes y, como ocurrió en Madrid, dejan de estar presentes hasta en el Parlamento andaluz, donde hace tres años habían logrado 21 diputados.

Sobre el autor de esta publicación

Manuel Sánchez | Corresponsal Político

Manuel Sánchez (Cáceres, 1967) es periodista y escritor. Trabajó 22 años en el diario EL MUNDO, primero en información judicial y desde el año 2000 se especializó en información política sobre el PSOE y el Gobierno. Tras un año en eldiario.es, de 2014 a 2021 estuvo en el área política de Publico.es. Es autor de los libros: "Las noticias están en los bares" y "Yolanda Díaz, la dama roja".