Malestar en el PP catalán por la actitud de Andrea Levy en el debate de investidura de Mas

Recostada en el escaño, mascando chicle con la boca abierta y haciendo gestos exagerados de burla o desaprobación. Esa fue la imagen que ofreció la diputada catalana y vicesecretaria de estudios y programas del PP, Andrea Levy, durante la primera jornada del debate de investidura de Artur Mas, en el Parlamento catalán.

La actitud de Levy, según asegura este viernes ‘El Periódico de Catalunya’, no ha agradado en absoluto a algunos compañeros de bancada y otros cargos del PP catalán. Miembros del partido, afirma el diario, critican que se comportó con "desidia" y "desgana" durante los plenos y que esa no es precisamente la "imagen" que debería dar el partido, y menos aún "en unos momentos tan trascendentales" tanto por el debate soberanista en Catalunya como por la proximidad de las elecciones generales del 20 de diciembre. "Somos los primeros que reclamamos respeto a las instituciones y esa no es manera de demostrarlo", denuncia un dirigente del partido a ‘El Periódico’.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=MO_4eKxo-iI&w=420&h=315]

Otro compañero del partido, prosigue el diario, reprocha que la diputada, que concurrió en las listas populares al 27-S como número dos de Xavier García Albiol, estuvo "ausente" y "con la cabeza en otro sitio" durante muchos momentos de los debates de investidura. Como ejemplo, explica que en la segunda votación que perdió Artur Mas Levy se equivocó y le tuvieron que volver a preguntar sobre el sentido de su voto para que se le escuchara perfectamente el 'no' al candidato de Junts pel Sí. "Ni siquiera se levantó del escaño", lamenta otra voz del partido.

‘El Periódico’ se ha puesto en contacto con la diputada y esta ha asegurado que no le consta "ninguna queja formal" por parte de miembros de su partido en relación a su actitud en el Parlament. Es más, Levy afirma que "las personas que mandan" tanto en el grupo parlamentario como en el partido le han dado su "confianza" y han quitado hierro al revuelo que se haya podido formar incluso en sus propias filas.