El mayor humedal de Europa, en peligro

El Gobierno tumba el proyecto de la macrourbanización junto a Doñana autorizado por Moreno

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir emite un informe desfavorable por el riesgo de inundación de los terrenos y la falta de recursos hídricos

El Gobierno tumba el proyecto de la macrourbanización junto a Doñana autorizado por Moreno

Estación Biológica de Doñana (EBD/CSIC)La laguna de Santa Olalla de Doñana, cuarteada y secada en su totalidad.

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, ha emitido un informe desfavorable a la construcción de un macropoyecto urbanístico en Trebujena (Cádiz), cerca del Parque de Doñana, por el riesgo de inundación de los terrenos y la falta de recursos hídricos.

Recientemente, la CHG anunció que rechazaría la solicitud de que esta cuenca pueda aportar recursos de agua al complejo turístico, que incluye hoteles, un campo de golf y 300 viviendas, y proyectado cerca del Parque de Doñana.

En concreto, el organismo informa desfavorablemente de la Modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) presentado por el Ayuntamiento de Trebujena para la implantación del macroproyecto.

En el informe, el organismo subraya que el ámbito territorial del proyecto afecta fundamentalmente a las inmediaciones del Guadalquivir, zona de dominio público marítimo terrestre, competencia de la Junta de Andalucía; y, en menor medida, por los caños, que constituyen dominio público hidráulico, competencia de la CHG.

En cuanto al agua, subraya que la modificación del PGOU prevé satisfacer la demanda en su mayor parte con los recursos hídricos procedentes de la cuenca del Guadalete-Barbate, que gestiona la comunidad autónoma; en tanto que una mínima parte procede de agua de los caños y pluviales, que corresponden a la cuenca del Guadalquivir y, por tanto, su gestión corresponde a la CHG.

En lo que se refiere a la inundabilidad de los terrenos, el informe recoge que, según el mapa de peligrosidad y riesgo de inundación del litoral de la demarcación hidrográfica Guadalquivir elaborado en 2014 por el Ministerio de Agricultura (SNCZI), la zona en la que se pretende que el proyecto está ubicado es una zona inundable con calados de 1,55 metros.

Por otra parte, cita estudios usados para el Plan Cambio Climático del Ministerio de Agricultura del mismo año, en los que se advierte de que la Bahía de Cadiz presenta una urbanización de su perímetro del 60 % que impide su migración hacia el interior ante un escenario de subida del nivel del mar.

Con base en estos y otros datos, la CHG concluye que el proyecto está en la Zona Inundable del Guadalquivir para un periodo de retorno de 500 años.

En lo que respecta al abastecimiento de agua, la CHG considera que no queda acreditada la disponibilidad de los recursos hídricos necesarios para el desarrollo del proyecto, dado que las masas de agua existentes en la zona no pueden utilizarse como fuente de recurso y aún no existe concesión vigente que depende de la aprobación del trasvase.

Así mismo, no existen en la actualidad las estaciones depuradoras de aguas residuales de las que se pretende reutilizar las aguas residuales regeneradas.

Incluso una vez finalizada la depuradora municipal, se estaría a lo dispuesto en el artículo 49 del plan hidrológico vigente, sobre reutilización de aguas residuales regeneradas, añade la resolución.

Moreno acata la decisión

Tras la emisión de informe desfavorable al megaproyecto, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha mostrado este viernes su respeto y ha pedido al PSOE "un poco de serenidad".

A preguntas de los medios de comunicación en Huelva, donde ha acudido a mostrar su apoyo a la candidata del PP a la Alcaldía, Pilar Miranda, Moreno ha recordado que a este proyecto "le abrieron la puerta los socialistas, concretamente el señor Espadas -secretario general del PSOE-A- cuando era consejero de Ordenación del Territorio". "Es un proyecto del PSOE en un ayuntamiento gobernado por Izquierda Unida donde no hay ni un solo concejal del PP y, por tanto, es un proyecto en el que nosotros hemos sido meros tramitadores", ha apuntado.

En este punto, el presidente de la Junta ha señalado que "es la autoridad hídrica, en este caso, que es el Estado, la que ha tomado la decisión y, por tanto, respetarla".

"Lo que sí me llama mucho la atención es que la vicepresidenta del Gobierno, la señora Ribera, salga insultando sin ni siquiera leerse un solo papel; yo le pediría al Partido Socialista un poquito de serenidad, que se lean los documentos, que vean el origen de los proyectos antes de hacer una evaluación, que es lo mismo que ha pasado con Doñana", ha manifestado.

El titular de la Junta ha subrayado que "no se puede insultar a Andalucía y a los andaluces cada vez que hay un proyecto por parte de este Gobierno sin ni siquiera haberse leído un solo documento".

Ha explicado que la Junta de Andalucía emitió el informe ambiental favorable porque "tenemos la obligación, si no lo hacemos estaríamos incumpliendo la legalidad vigente; nosotros hacemos un informe de Ordenación del Territorio con base a lo que el Ayuntamiento ha hecho, que es un replanteamiento desde el punto de vista urbanístico, al que el señor Espadas, cuando era consejero, le dio lo que se llama la oportunidad, es decir, hacer una modificación urbanística para hacer esa urbanización".