LEY DE SECRETOS OFICIALES

Los socios del Gobierno discrepan sobre la nueva ley de secretos oficiales y piden cambios

Podemos no acepta el periodo de 50 años para hacer públicas algunas de las informaciones reservadas; el PNV acusa al Ejecutivo de falta de diálogo; y Bildu critica que "no toque los principales elementos de una ley franquista"

Los socios de Gobierno discrepan sobre la ley de secretos oficiales

EUROPA PRESSLos socios de Gobierno discrepan sobre la ley de secretos oficiales

Los socios de la coalición de Gobierno han mostrado su discrepancia con el anteproyecto de Ley de Información Clasificada, también conocido como 'ley de secretos oficiales'. Unidas Podemos y PNV han criticado dicha ley por establecer un tiempo de 50 años para desclasificar documentos y han pedido al PSOE negociar posibles cambios a la normativa cuando regrese de nuevo al Consejo de Ministros, en segunda vuelta. EH Bildu también se ha manifestado en contra y ha asegurado que "no es aceptable que la reforma propuesta por el Gobierno no toque los principales elementos de una ley franquista. La ministra de Defensa, Margarita Robles, sale al paso negando conflictos de competencias -tras pasar la ley al Ministerio de presidencia- y pide apoyo al PP para la nueva ley, quizá ante las críticas suscitadas entre los socios de coalición.

Según han detallado fuentes del espacio confederal, el socio minoritario de la coalición no está conforme principalmente con el periodo de hasta 50 años para desclasificar determinada información reservada. De esta forma, ya han manifestado al PSOE que no están conformes con determinados aspectos del proyecto normativo, que recala en el Consejo de Ministros en primera vuelta y tratarán de consensuar posibles mejoras a este tengo. Y es que desde Unidas Podemos sostienen que España es una "democracia madura" y "tiene derecho a conocer su historia" a través de documentos que se mantienen clasificados.

También consideran que es importante dialogar con los socios habituales del bloque de investidura para conocer su opinión y favorecer que se tramite la mejor norma posible cuando recale en las Cortes Generales. De esta forma, aluden por ejemplo al caso del PNV, que en el Congreso hizo bandera de esta cuestión y llegó a registrar hace dos años una reforma de la Ley de Secretos Oficiales, pero se mantuvo varada en la Cámara Baja.

Sin embargo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, avanzó durante el Debate sobre el Estado de la Nación que el Consejo de Ministros tenía la intención de aprobar antes de que acabe julio el borrador de la nueva Ley de Secretos Oficiales y que el proyecto iba a partir del Ejecutivo.

Díaz ya defendió que había que avanzar en esta reforma

La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, reclamó en varias ocasiones la modificación de la Ley de Secretos Oficiales, pues una normativa que data del año 1968, en plena dictadura franquista, "no puede garantizar la seguridad en el siglo XXI".

Y es que enfatizó que la situación de España es "anómala" y, por ejemplo, la citada ley tiene que dar un plazo temporal adecuado para poder desclasificar documentos.

El texto que abordará el Consejo de Ministros otorgará al Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática la autoridad para proponer la desclasificación de documentos, según indicaron fuentes gubernamentales. En la actualidad esa función está en manos del Ministerio de Defensa.

Echenique y los plazos de desclasificación de 20 o 15 años

En una reciente entrevista por Europa Press, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ya apuntaba que era necesario dialogar más en la coalición sobre el anteproyecto de la nueva ley de Secretos Oficiales, y defendió rebajar el plazo de desclasificación de documentos reservados a un periodo razonable, como 20 o 15 años.

También apostó por cambiar el sistema de gestión de dicha información y que sea el Ejecutivo el que deba declarar qué materia es secreta, en lugar de que sea clasificada por defecto.

Y es que la posición de Unidas Podemos sobre esta futura normativa, según explicó Echenique, es avanzar hacia los esquemas que tienen los países más avanzados y modernos a la hora de abordar la información reservada.

"Creo que nuestro país es mayor de edad para conocer lo que se ha hecho o se ha dejado de hacer desde estamentos gubernamentales. Y siempre que se desclasifican documentos se garantiza la seguridad de los agentes, las operaciones en marcha, se tacha lo que no se tiene que conocer para no poder en peligro a las Fuerzas y Seguridad del Estado", remachó.

Para el PNV, llega tarde

El PNV cree que el anteproyecto de ley de secretos oficiales llega "muy tarde", por lo que duda de que pueda entrar en vigor esta legislatura, y considera "exageradamente largos" y "decepcionantes" los plazos previstos para la desclasificación de documentos.

Su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, ha recordado en unas declaraciones remitidas a los medios de comunicación que han pasado seis años desde que el PNV propusiera por primera vez reformar la ley de secretos oficiales de 1968.

Ha incidido en que es un anteproyecto de ley y, por tanto, "todavía tiene que pasar mucho tiempo hasta que en su caso se apruebe y surgen muchas dudas sobre si va a ser posible en esta legislatura".

Por eso, en opinión del PNV, se deben acelerar los plazos para "no desperdiciar la oportunidad de actualizar una ley franquista y avanzar en una de las reformas estructurales que el Estado español tiene aún pendiente".

EH Bildu también se ha manifestado en contra de la ley y ha asegurado que "no es aceptable que la reforma propuesta por el Gobierno no toque los principales elementos de una ley franquista, que mantendrá en secreto aquello que atacó los derechos y libertades de miles de vascos", según ha expresado la formación a través de un comunicado.

Robles pide apoyo al PP

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha respondido a las críticas y ha negado que haya un conflicto de competencias dentro del Gobierno con el Anteproyecto de Ley y ha asegurado que su Ministerio está "absolutamente satisfecho" con el texto. Además, ha hecho un llamamiento al PP para que tenga "sentido de Estado" y lo apoye, a la vez que ha respondido a las críticas de los socios del Gobierno recordando que la norma podrá ser modificada a su paso por el Congreso.

El Partido Popular ha recriminado por su parte al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que no quiera pactar la nueva Ley de Secretos Oficiales con Alberto Núñez Feijóo y que opte por "debilitar" a la ministra Margarita Robles al otorgar al Ministerio de Presidencia que dirige Félix Bolaños competencias sobre secretos oficiales, que estaban en manos del Ministerio de Defensa.

El Consejo de Ministros aprobará este lunes el anteproyecto de Ley de Información Clasificada, también conocido como de 'secretos oficiales', que otorgará al Ministerio de Presidencia competencias sobre secretos oficiales que estaban en manos del Ministerio de Defensa. Sánchez anunció esta modificación a finales de mayo --junto a la reforma de la Ley del CNI-- en el debate celebrado en el Pleno del Congreso por el espionaje del llamado 'caso Pegasus'.

La secretaria general del PP, Cuca Gamarra, ya ha pedido al jefe del Ejecutivo "reconducir" su forma de hacer política y pactar la nueva Ley de Secretos Oficiales con el PP como ha ocurrido siempre en asuntos de Estado, y no con sus habituales socios de Gobierno. En declaraciones a Europa Press, ha subrayado que ñlas políticas de Estado deben "consensuarse con el Partido Popular" pero el presidente del Gobierno ha "roto" esa tradición y solo busca "contentar" a partidos como ERC para seguir en La Moncloa.

Sobre el autor de esta publicación