INCENDIOS

Los grandes incendios evolucionan favorablemente tras dejar miles de hectáreas quemadas y cientos de desalojados

Se reanuda a las 7.00 de la mañana la circulación en la A-2, cortada desde el martes por el incendio de Ateca

incendio en el municipio gallego de O Barco de Valdeorras

EUROPA PRESSIncendio en el municipio gallego de O Barco de Valdeorras. - Rosa Veiga

La situación de los incendios de mayores dimensiones activos en España evoluciona favorablemente gracias a la mejora de las condiciones meteorológicas, sobre todo en lo que respecta al viento, lo que está facilitando las labores para el control del fuego y permitiendo la vuelta de muchos desalojados a sus hogares.

En Lugo, la mayor parte del incendio que afecta a los municipios de Folgoso, A Pobra do Brollón y Quiroga está perimetrado y los esfuerzos se centran en dos puntos de la parte alta de la Sierra do Courel, en los que la situación sigue siendo complicada por presentar una de las "orografías más complicadas de Galicia", según el director de Defensa del Monte, Manuel Rodríguez.

Los incendios más importantes que hay en Galicia han quemado ya 29.565 hectáreas, la mayoría de ellas en Carballeda de Valdeorras (Ourense), donde han ardido 10.500 y el fuego continúa activo, y en los núcleos de Folgoso, con 11.100.

Ateca, aún sin estabilizar

En Zaragoza, evoluciona "favorablemente" el incendio de Ateca, cuyo perímetro se mantiene en 14.00 hectáreas, aunque por el momento no se da por estabilizado y los 1.700 vecinos desalojados no podrán volver aún a sus casas.

"Estamos mejor que ayer, sin ningún tipo de dudas" y las previsiones meteorológicas apuntan a que el operativo de extinción podrá desarrollar su labor "con ciertas garantías de éxito", ha explicado el presidente de Aragón, Javier Lambán, tras reunirse con los técnicos.

Esta mejora hace que los medios estos días por Castilla y León y Comunidad Valenciana y los previstos desde Castilla-La Mancha y Navarra ya no sean necesarios, aunque no se bajará "la guardia" porque las condiciones meteorológicas pueden "deparar sorpresas", ha dicho.

Estabilizado el fuego en Losacio

En Zamora, se ha dado por estabilizado el incendio declarado el pasado domingo en Losacio (Zamora), que se cobró dos vidas, ha calcinado, al menos 20.000 hectáreas, y obligó a la evacuación de unos 6.000 vecinos.

No obstante, el operativo ha acordado mantener el nivel 2 de gravedad, en una escala ascendente que va de cero a tres, ante el riesgo de que puedan darse reproducciones debido a las altas temperaturas, el viento y la amplia extensión del perímetro afectado por el incendio.

Aunque en principio no hay poblaciones amenazadas, si las reproducciones se dieran cerca de los cascos urbanos no se descarta que pueda ser necesarias nuevas evacuaciones, han apuntado responsables de su extinción durante la visita a la zona de la ministra de Defensa, Margarita Robles.

Vuelven los desalojados

En Ávila, la evolución favorable del incendio desatado en el municipio abulense de Cebreros, acerca el retorno a sus casas de los vecinos de El Hoyo de Pinares (2.136 habitantes), que fueron desalojados el lunes ante la proximidad de la llamas.

Las llamas han rodeado este término municipal próximo a la Comunidad de Madrid por todos sus flancos, excepto el sur, y ayer se quedaron a unos treinta metros del casco urbano, según el delegado territorial, José Francisco Hernández, que ha subrayado que el control de la situación permite avanzar hacia la estabilización del siniestro.

Aunque no se prevé un cambio de situación, ya que la meteorología parece más favorable, ha apelado a la prudencia y recordado que aún existe "llama viva" en la zona norte de El Hoyo de Pinares.

Nivel 0 en Guadalajara

En Guadalajara, el incendio originado este martes en Valdepeñas de la Sierra (Guadalajara) ha bajado a nivel de peligrosidad a 0 y se ha dado estabilizado, lo que ha permitido a todos los vecinos desalojados poder volver a sus casas

El fuego, declarado el martes, ha afectado a unas 3.200 hectáreas, según las estimaciones realizadas este miércoles, y provocó el desalojo de un centenar de vecinos de varios pueblos de la zona.

En estos momentos, un medio aéreo y nueve medios terrestres con cuarenta personas están trabajando en las labores de refresco y control de la zona para evitar que se puedan reactivar nuevos focos.

El rey ha analizado este jueves junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, la evolución de los incendios forestales en diversas zonas de España y, en especial, los que se mantienen activos en territorio castellano-leonés.

La conversación de Felipe VI con Sánchez y Mañueco para tratar este asunto ha tenido lugar en el trayecto inaugural del tren de alta velocidad a Burgos.

Sobre el autor de esta publicación