Lo peor del episodio de calor extremo está por llegar: hasta 42ºC, noches tropicales y calima

El sábado podría pasar a la historia de la meteorología española por registrar valores de récord, más propios de la canícula que del mes de mayo

Aspecto de la playa de la Barceloneta este miércoles

EFEAspecto de la playa de la Barceloneta este miércoles

El calor de pleno verano se intensificará en las próximas horas y será el sábado cuando las temperaturas toquen techo hasta alcanzar por el día 40-42 grados en el suroeste y valle del Ebro, con noches tropicales por encima de los 20 grados, y todo ello bajo una nube de polvo en suspensión procedente del Sáhara.

Estamos inmersos en el episodio cálido previsto para estos días con registros "excepcionalmente altos", ha avanzado Rubén Del Campo, portavoz de la Aemet, quien ha señalado que el sábado podría pasar a la historia de la meteorología española por registrar, de día y noche, "valores bastante más altos que la media alcanzada en plena canícula (25 de julio), el momento más caluroso del año".

Este viernes -día álgido del episodio cálido junto con el sábado- los cielos estarán poco nubosos salvo en el norte, con algún chubasco aislado por la tarde, aunque crecerán nubes de evolución que, aunque no es probable que den chaparrones, "impedirán que las temperaturas suban en las zonas donde se formen".

Estas nubes podrían frenar la escalada de las máximas en algunas zonas, pero por otro lado, dado el origen norteafricano de la masa de aire cálido que nos afecta, habrá polvo en suspensión, calima, con cielo turbio y en algunos casos con disminución de la visibilidad y empeoramiento de la calidad del aire.

Respecto a las temperaturas, se superarán los 34 grados en buena parte de la meseta norte, en el nordeste peninsular, zona centro, mitad sur y Baleares, mientras que en la meseta sur e interior de Andalucía se registrarán 38 o 39 grados, e incluso en ciudades como Córdoba, Sevilla o Jaén se podrían alcanzar o superar los 40 grados.

El extraordinario episodio de calor, hasta 42 grados, llega a su punto álgido

El sábado se espera una situación muy similar con nubosidad de evolución a partir de media mañana y posibilidad de chubascos en el noroeste de la península, especialmente en Galicia e interior de las Comunidades Cantábricas, y localmente en el resto de España.

Persistirá el cielo turbio por el polvo en suspensión y las temperaturas, un día más, se mantendrán "extremadamente altas" para la época, incluso este día repuntarán un poco en el norte y en el este de la península y, aunque descenderán en el extremo occidental de Andalucía, la extensión de las áreas donde se alcanzarán los 35 grados o más será mayor que el viernes.

En el interior del Cantábrico y en ciudades como Vitoria o Bilbao se llegará a los 35 grados, y muy cerca de esa máxima quedarán ciudades como Burgos, Soria o Teruel; de nuevo, el Guadalquivir rondará los 40 grados y los 38-40 grados en el centro peninsular, mitad sur y Valle del Ebro.

Además esa jornada, las nocturnas serán "extremadamente altas" para la época con noches tropicales en puntos del Ebro, incluso en puntos del sur de la meseta norte y de manera más general a orillas del Mediterráneo, Extremadura, Andalucía y meseta Sur.

El portavoz de la Aemet ha destacado la posibilidad puntual de que en alguna localidad de Andalucía oriental no baje de 25 grados, favoreciendo las noches tórridas.

El domingo la entrada desde el Atlántico de bajas presiones bajará las temperaturas de forma acusada, entre 8 y 10 grados, en el oeste de Castilla y León y Extremadura; por el contrario, todavía subirán algo más en las regiones mediterráneas peninsulares, en el extremo sur de Andalucía y en Baleares.

En el interior del País Vasco, Navarra, La Rioja, áreas de Aragón y Cataluña tendrán más de 35 grados e incluso se rozarán los 40 grados en Zaragoza y otros puntos de la depresión del Ebro; en el este de Castilla-La Mancha y de Andalucía, interior de la Comunidad Valenciana, Murcia y en Baleares, se espera ambiente muy cálido con más de 36 grados.

Del Campo ha destacado que la presencia de esas bajas presiones dará lugar a tormentas en Galicia y zonas próximas de Asturias, León y Zamora, sin que se puedan descartar en otros puntos de montaña del norte, sobre todo en Pirineos, al tiempo que persistirá el polvo en suspensión en casi todo el país.

Para la próxima semana se espera un "descenso transitorio de las temperaturas desde el lunes al miércoles", aunque el ambiente va a continuar más cálido de lo normal esos días en amplias zonas del este y sur de la península, situación que probablemente se extenderá al resto del territorio a partir del jueves.

Todo indica que la próxima semana también acabará con calor, quizá no tanto como esta semana, ha concluido Del Campo.

Sobre el autor de esta publicación