Las pesquisas de Villarejo sobre Pujol Ferrusola eran trabajo en "fuentes humanas"

El hijo del expresidente de la Generalitat reclama que la Audiencia Nacional investigue las presuntas actuaciones en Andorra contra su familia

PujolEl juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha denegado la personación como perjudicado en 'Tándem' de Jordi Pujol Ferrusola, hijo del ex presidente catalán Jordi Pujol que pidió formar parte de la macrocausa por las indagaciones que el comisario José Manuel Villarejo habría dirigido contra él y su familia de forma oficiosa, porque el magistrado enmarca tales investigaciones en el trabajo de "fuentes humanas" que desarrollaba el agente.

El abogado de Pujol Ferrusola pidió en un primer escrito de febrero de 2020 que se le permitiera ejercer la acusación particular en la pieza principal de 'Tándem', una causa dedicada a investigar los negocios que Villarejo habría realizado siendo comisario en activo a través de su grupo empresarial, CENYT, valiéndose supuestamente de los recursos policiales a su alcance, una actividad que se habría centrado en obtener e intercambiar información.

Aseguraba que fue uno de los objetivos de CENYT porque "sobre él se practicaron multitud de seguimientos personales, se confeccionó documentación falsa luego aportada por particulares a la Fiscalía (...) y se dio cobertura con cargo a recursos públicos a distintos denunciantes 'espontáneos', todo ello por cauces ajenos al conocimiento de la autoridad judicial y escapando a su fiscalización, en interés y lucro propios".

Sin embargo, en un auto del 28 de octubre, al que ha tenido acceso Europa Press, el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 responde que no puede permitir la personación de Pujol Ferrusola en 'Tándem' "al no resultar de la actuaciones elemento alguno que permita sostener su condición de perjudicado".

García-Castellón se apoya fundamentalmente en el informe que encargó a la Unidad de Asuntos Internos (UAI) para que realizara las "comprobaciones oportunas" sobre los hechos mencionados por el hijo mayor del antiguo president, que entregó el 16 de diciembre de 2020.

Asuntos Internos estableció que, entre la documentación intervenida a Villarejo, hay evidencias de que se dedicaba a "la captación de información de interés policial (principalmente, manejo de fuentes humanas) en relación a posibles casos de corrupción vinculados a la familia Pujol, así como a la obtención de información sobre 'cuentas donde en los últimos años han ingresado comisiones'".

El magistrado subraya que, una vez analizados los documentos aportados por Pujol Ferrusola, no puede concluirse que fuera "investigado" por Villarejo por los trabajos privados que realizaba, donde presuntamente usaba la información obtenida en el ámbito policial o empleaba "técnicas de investigación restrictivas de derechos de terceras personas".

"Por el contrario", expone, "aquella actividad policial de captación de información también aparece reflejada en varios archivos de audio (...) de encuentros con diferentes fuentes humanas que manejaba el por entonces comisario Villarejo, en las que se aprecia cómo estas personas relatan al policía, así como a terceras personas, numerosos episodios indiciariamente delictivos, relacionados principalmente con cobro de comisiones y operaciones de blanqueo de capitales".

El instructor destaca en este sentido las grabaciones concernientes a reuniones de Villarejo con dos "informantes", el empresario Javier de la Rosa y Victoria Álvarez, ex pareja de Pujol Ferrusola, "sin que de su contenido resulte que se haya hecho uso de ningún tipo de coacción o indicación para tergiversar el relato por parte de quien recibe la información".

Las "notas informativas" de Villarejo

También menciona el juez las "Notas Informativas" que elaboraba el ahora policía jubilado "relacionadas con estas mismas funciones policiales", "en las que se advierte la obtención de información por parte del por entonces comisario en relación a la familia Pujol, pago de comisiones al partido político CiU o en relación a lo que se define como una 'estructura oficial e institucionalizada a través de la cual han estado percibiendo durante años porcentajes de todas las adjudicaciones, tanto CDC por el Gobierno de Cataluña como algunos de sus dirigentes, personalmente y/o a través de testaferros afines'".

"Si bien en dichas notas de uso interno y estrictamente policial no se especifica con carácter general la forma de obtención de la información (fuentes humanas y otras), si la misma está verificada o no, como tampoco se conoce si la información contenida se ha llegado a incorporar a algún procedimiento judicial", remacha García-Castellón en su auto, avanzado por eldiario.es.

Solo estima que cuatro de estas 'Notas Informativas' "sí pueden ser consideradas como evidencia de la comisión de hechos delictivos en perjuicio directo de la familia Pujol" y, en concreto, de Pujol Ferrusola, aunque a renglón seguido recuerda que estos presuntos delitos se están investigando en Andorra porque se habrían cometido allí.

De esta forma, el magistrado se alinea completamente con los fiscales anticorrupción Miguel Serrano y César de Rivas, que en un informe del 27 de octubre se opusieron con idénticos argumentos a que el mayor de los hijos de Jordi Pujol se personara como perjudicado en 'Tándem'.

Que se investigue también en España

Por su parte, el abogado del primogénito del clan Pujol ha presentado un recurso de reforma que combate "en exclusiva" lo que interpreta como "la efectiva constatación de actividades delictivas desarrolladas en Andorra por ciudadanos españoles contra Jordi Pujol Ferrusola que, no obstante, el juzgado rechaza investigar porque, según se afirma, ya son objeto de investigación" en el país vecino.

El letrado esgrime que "no existe óbice procesal" para que esos mismos hechos se investiguen también en España, recalcando que el órgano judicial competente para ello es la Audiencia Nacional.

"Muy al contrario, la previsión normativa y su desarrollo jurisprudencial habilitan y obligan a los tribunales de justicia españoles a perseguir los delitos cometidos por españoles fuera del territorio nacional", sostiene.

Hace hincapié en que "solo la absolución o el indulto de los autores" harían imposible la persecución en España, apostillando que no es el caso, y que, si fueran condenados en Andorra, "ello solo implicaría rebajarles proporcionalmente la pena que les corresponda" en nuestro país.

Por todo ello, entiende que "es clara la competencia de la jurisdicción española para perseguir y enjuiciar las conductas delictivas" que habrían tenido lugar en Andorra contra Pujol Ferrusola.

El hijo de Jordi Pujol, que junto a su padre y sus seis hermanos está procesado por la causa sobre el presunto origen ilegal del patrimonio familiar, pidió personarse en 'Tándem' en febrero de 2020 pero desde entonces ha presentado sucesivos escritos reiterando su solicitud inicial hasta obtener este 'no'.

A su juicio, "existen fundados indicios" de que algunos de los imputados y particularmente Villarejo, "actuando al margen de cualquier legalidad y sirviéndose de su condición de funcionario público", "obtuvieron información de carácter íntimo" de Pujol Ferrusola, "ofrecieron ventajas y cobertura económica y policial a distintos testigos para presentar declaraciones moldeadas de signo pretendidamente incriminatorio" y "falsearon documentos de carácter mercantil".

Se refiere así a una conversación entre Villarejo y el ex jefe de la UAI Marcelino Martín-Blas en la que aludirían a "controles" policiales a Pujol Ferrusola; a "tres incursiones" en la casa de su ex mujer ocurridas en 2013; a las denuncias de De la Rosa y Álvarez; y al supuesto concierto entre el comisario y Higini Cierco, propietario de la Banca Privada d'Andorra, para recabar información bancaria sobre los Pujol, que habría quedado recogido en esas 'Notas Informativas'.

Sobre el autor de esta publicación