Las marchas del 8-M por la igualdad y los derechos de las mujeres toman las calles en todo el país

Las calles de las principales ciudades de todo el país se han llenado a rebosar de manifestantes que este 8 de marzo han querido expresar sus reivindicaciones para lograr la igualdad efectiva de las mujeres. Un año más, el 8-M ha demostrado la fortaleza del movimiento feminista pese a las divisiones y las polémicas que se han producido antes y durante los actos de este día, y que muy probablemente sigan coleando después. Un año más, Ciudadanos ha protagonizado el incidente más sonado en la manifestación de Madrid. El PP, pese a sumarse a las manifestaciones a diferencia de lo que hizo el año pasado, no ha impedido que algunas de sus dirigentes más destacadas criticaran la movilización y la propia esencia de la lucha que la inspira. El PSOE y Unidas Podemos han llegado a este día tras la intensa polémica vivida por la ley de libertades sexuales.

Las manifestaciones multitudinarias de Madrid -120.000 personas, según Delegación del Gobierno- y Barcelona -50.000, según la Guardia Urbana- han cerrado este 8M, marcado por el tono festivo y reivindicativo como en años anteriores, pero en el que en esta ocasión el protagonista ha sido especialmente el grito de las mujeres por su libertad sexual.

El Gobierno no ha tenido pancarta propia, pero sí los partidos que lo integran: así, el lema del PSOE ha sido “Mujeres libres, mujeres iguales” y el de Unidas Podemos, “Unidas, libres y feministas”. Han acudido por parte de los socialistas las vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo; la vicepresenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño; el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska; la titular de Educación, Isabel Celaá; la de Exteriores, Arancha González Laya, y la de Política Territorial, Carolina Darias. También la presidenta del Senado, Pilar Llop y la mujer del presidente, Begoña Gómez. Han representado a Unidas Podemos la ministra de Igualdad, Irene Montero; el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y el ministro de Consumo, Alberto Garzón. Estos dos últimos han preferido permanecer en un segundo plano y dejar todo el protagonismo a Montero y otras representantes del partido y miembros del Ejecutivo: Beatriz Gimeno, Victoria Rosell, Sofía Castañón o Idioma Villanueva.

Socialistas y podemitas han acudido por separado tras la polémica por la ley del 'solo sí es sí' que ha quedado en suspenso -habrá que ver en los próximos días si puede darse por cerrada o no- tras los reproches de los ministros del PSOE sobre la "chapuza" que había hecho Igualdad con su anteproyecto y las acusaciones de "machismo" lanzadas por el partido morado contra sus socios de Gobierno.

Preguntada al respecto, Montero ha dicho este domingo que estaban "predicando con el ejemplo" y que es un día para hablar de "alianza feminista" y de la importancia de que estén" todas y todos, especialmente todas, unidas defendiendo la libertad, la igualdad de las mujeres". "España va a ser un país mejor si es un país feminista", ha insistido sin querer entrar en más consideraciones sobre el enfrentamiento. "Algunas llevamos muchos años en el 8 de marzo, cuando apenas nadie sabía qué significaba, cuando no había grandes manifestaciones, cuando casi nadie estaba, en el movimiento feminista ya estábamos. Así que el PSOE sale ahora a las calles de Madrid para acompañar al movimiento feminista que es lo que hemos hecho en 42 años de democracia", ha subrayado Calvo.

Sin pancarta, pero con un manifiesto propio titulado “Mujer por encima de todo”, políticos del PP sí han acudido este año a la manifestación, entre ellos, la vicepresidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, y la vicesecretaria de Política Social, Cuca Gamarra. También ha habido ausencias destacadas como la de la portavoz del partido en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, y la de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Preguntada por ello, Gamarra ha dicho que no existen diferencias, sino “libertad” y “pluralidad” para que cada cual tome sus decisiones.

Antes de que arrancara la manifestación, la dirigente popular ha reivindicado la presencia de su partido con el objetivo de “sumar” y por la necesidad de lanzar un mensaje de “un feminismo sin etiquetas”, que es el eufemismo que suele utilizar la derecha cuando quiere no quedarse al margen de un movimiento de tanto peso como el feminista pero despojándolo de su carácter progresista. “Que no se etiquete a las mujeres, es una conquista que tenemos que conseguir toda una sociedad, tiene que haber ese feminismo inclusivo que busca sumar a todas e invitar a los hombres a esta causa social para transformar a la sociedad”, ha enfatizado Gamarra.

A favor de un "feminismo plural e inclusivo" se han manifestado también la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, y la portavoz de Ciudadanos en el Senado y líder del partido en Cataluña, Lorena Roldán. Ambas han acudido en representación de su partido junto a Edmundo Bal, César Zafra, Marcos de Quintos, Marta Rivera, Sara Jiménez o Miguel Gutiérrez. Y todos ellos han acabado abandonando la manifestación, después de que un grupo numeroso de mujeres, entre gritos y empujones, les increpara y les gritara "¡Fuera, fuera!". Todo esto ha sucedido al mismo tiempo que varios grupos que han pasado por delante del Ayuntamiento de Madrid increpaban a su alcalde, José Luis Martínez Almeida, gritando "Almeida machista, estás en nuestra lista". En declaraciones a los medios, Villacís ha afirmado que, "en su modelo de feminismo, caben todas" mientras que en el modelo de quienes les increpan "solo caben ellas". "El feminismo es reivindicar respeto y lo peor es caer en el sectarismo, tratar de excluir", ha enfatizado, para reiterar que apuesta por "un feminismo transversal".

A pesar de que Vox, como es habitual, no ha acudido a esta convocatoria, sí lo ha hecho uno de sus afiliados, Bertrand Ndongo, que ha sido increpado por varias manifestantes al grito de "¡Fuera fascistas de nuestros barrios!" mientras él argumentaba: "Apoyan que las niñas lleguen a su casa borrachas y solas". Posteriormente, ha intentado llegar hasta la ministra Irene Montero pero la Policía se lo ha impedido. El polémico lema "Sola y borracha quiero llegar a casa" se ha podido escuchar en todas las marchas moradas que este domingo han recorrido las principales ciudades junto con gritos como "Que no, que no, que no tenemos miedo. Que sí, que sí, que sí tenemos rabia" o "Aquí estamos: ingobernables". Entre los carteles, se han podido leer mensajes como "juntas, diversas, organizadas", "patriarcado y capital son alianza criminal", "somos revuelta feminista" y "liberad vuestro espíritu en llamas".

Pero si una exigencia se ha escuchado este domingo más fuerte ha sido la de las mujeres por vivir su sexualidad en libertad. "No es no, si quieres más flexibilidad apúntate a yoga"; "no viole, señor"; "Yo estoy en edad de merecer respeto"; "no estamos escritas en braille, no necesitas tocarnos para comprendernos", se podían leer en pancartas. "Yo decido sobre mi cuerpo"; "ni del Estado, ni de la Iglesia, ni del marido, ni del patrón. Mi cuerpo es mío y sólo mío, y sólo mía la decisión", han sido otros mensajes coreados.

Este año, en el que no ha habido huelga general feminista, las movilizaciones del 8M han estado marcadas no sólo por la polémica gubernamental en torno a la ley de libertad sexual, sino también por los debates en el feminismo sobre la prostitución y su propio sujeto político. El feminismo discute si debe combatir únicamente la opresión de las mujeres o abrirse y abrazar luchas contra el capitalismo, el racismo, el colonialismo, el fascismo o la lgtbifobia y la defensa del ecologismo. Las posturas, como movimiento numeroso que es, son variadas. Las feministas inclusivas piden acudir este domingo a las manifestaciones con un pañuelo rosa precisamente para mostrar su apoyo a las mujeres transexuales.

Paralelamente, en Barcelona, miles de personas han iniciado otra marcha desde la plaza Universitat para reivindicar la igualdad real entre hombres y mujeres. La cabecera de la manifestación, formada íntegramente por mujeres, la ha presidido una pancarta que decía "Autoorganización y revueltas feministas contra la precariedad y las fronteras. Juntas y diversas por una vida digna". En las primeras filas, en las que predominaba el color morado, también se han podido leer otros carteles con lemas como "Nos paramos para que el mundo funcione", "los hombres reales son feministas", "me querré por encima de todas las cosas" y "tu silencio solo le protege a él". Minutos antes de que empezara la marcha, un grupo de batucada ha entonado el cántico feminista chileno "El violador eres tú", que se hizo viral en todo el mundo a finales del año pasado, después de las protestas del 25 de noviembre en Chile contra la violencia machista.

El himno feminista de Las Tesis fue interpretado el sábado por cientos de mujeres en la Plaza Mayor de Madrid. "El patriarcado es un juez que nos juzga por nacer, y nuestro castigo es la violencia que ya ves", cantaron en torno a 300 mujeres, según las organizadoras del evento, después de que el Ayuntamiento de la capital vetase los ensayos en uno de sus espacios. “Hemos decidido cancelar los ensayos en el espacio porque la canción Un violador en tu camino ataca a los policías y a los jueces”, dijo el miércoles 4 de marzo un portavoz del área de Igualdad del Ayuntamiento después de que los ensayos ya hubieran comenzado en el Espacio de Igualdad Clara Campoamor del distrito madrileño de Villaverde.

Andalucía, las dos Castillas, Murcia, Euskadi... marchas en todo el país

En Andalucía, miles de personas se han manifestado por las calles de las ciudades andaluzas pidiendo "más igualdad, más libertad y más justicia social" y contra "la desigualdad, las discriminaciones y la violencia sexista que siguen padeciendo las mujeres". Y durante la mañana, miles de personas se han manifestado en varias provincias de Castilla y León para demostrar la "fuerza imparable" de este movimiento, para condenar la discriminación hacia la mujer y exigir cambios en aspectos como las condiciones laborales, los cuidados de familiares y niños o el techo de cristal. En concreto, ha habido manifestaciones en Valladolid, Ávila, Palencia, Salamanca y Soria, entre otros.

Asimismo, las calles de Castilla-La Mancha se han 'vestido' de morado este domingo para reivindicar el camino hacia la "generación de la igualdad", la eliminación de diferencias entre géneros o la erradicación de cualquier tipo de violencia y discriminación hacia este colectivo, con manifestaciones en Toledo y otros municipios castellanomanchegos.

En Santander, también miles de personas han participado en la manifestación convocada con motivo de esta efeméride, que ha discurrido durante más de dos horas con ambiente festivo y reivindicativo por las calles del centro de la ciudad, desde Puertochico hasta la Plaza del Ayuntamiento, para avisar, entre otras cosas, de que "el machismo mata más que el coronavirus". En Extremadura, ha destacado la concentración de Mérida, donde centenares de personas, principalmente mujeres, han recorrido este domingo las calles de la ciudad para reivindicar la igualdad real entre hombres y mujeres.

Igualmente, el País Vasco se ha sumado a las manifestaciones matutinas feministas. En Vitoria, una cadena humana ha conectado este domingo dos puntos de la capital alavesa, con la participación de más de 1.000 mujeres, que, con este gesto, han secundado la reivindicación del movimiento feminista en su lucha por las desigualdades sociales, laborales y salariales. También miles de personas se han movilizado por las calles de Bilbao en un ambiente festivo y reivindicativo en defensa de una "igualdad real" y llamamientos continuos a la unidad de la "lucha feminista". Tras una bandera gigante, con el símbolo de la mujer y una pancarta con el lema 'Antolatu indarrak-Batu Borroka feminista" (organizando fuerzas-únete a la lucha feminista), la manifestación ha proseguido su marcha al ritmo de batukadas y entre gritos continuos de 'Gora borroka feminista (Viva la lucha feministA)' y en contra del "machismo".

Asimismo, varios miles de mujeres se han echado este domingo a la calle en Murcia para protestar contra la desigualdad y la precariedad en la primera de las dos manifestaciones que hay en este 8M en la ciudad, la convocada por Asamblea Feminista Región de Murcia que ha sido secundada por cientos de colectivos, asociaciones, partidos políticos y Gobierno regional.

Alrededor de unas 15.000 personas, según la organización, han salido a las calles de Palma para participar en la manifestación de este domingo por la mañana, a las que añadir las miles de personas que se han manifestado en Oviedo para decir "no al patriarcado y al machismo", así como las 8.000 de Pamplona, donde han coreado diferentes consignas como 'Gora borroka feminista' ('Viva la lucha feminista'), 'Ninguna agresión sin respuesta', 'Feminismo inclusivo es el camino' o 'Estamos hasta el culo de tanto machirulo'.

Sobre el autor de esta publicación