Los aforamientos y la resaca del debate en TVE marcan la jornada electoral

La resaca del segundo debate televisivo protagonizado por los candidatos con representación parlamentaria (PSOE, PP e IU), que fue seguido anoche en TVE por 540.000 espectadores, y la polémica sobre la eliminación de los aforamientos han marcado la jornada de la campaña de las elecciones andaluzas.

andalucia-500

Restan cuatro días para que la campaña finalice y los candidatos incrementan su actividad mirando al viernes, el último día para pedir el voto e intentar convencer al 41 por ciento de indecisos que recogen las encuestas.

La jornada ha estado marcada por la resaca del debate televisivo y, en buena medida, por la propuesta lanzada en el plató por el candidato del PP-A, Juanma Moreno, de eliminar el aforamiento de los 109 diputados del Parlamento andaluz en la próxima legislatura.

En su primera comparecencia del día, la candidata socialista, Susana Díaz, ha apoyado esta propuesta y ha instado a Moreno a que llame al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para hacerlo en toda España.

"Lo que no entiendo es por qué se negó Rajoy hace un mes, por qué (María Dolores de) Cospedal votó en contra, y ahora, un mes después, el PP andaluz dice que sí", ha señalado en declaraciones a los periodistas en Utrera (Sevilla), donde ha instado al PP andaluz a que "llame a Rajoy y, antes del domingo, que quede zanjado (este asunto) en toda España".

En su respuesta, Moreno ha denunciado que Díaz está buscando "coartadas" para no eliminar el aforamiento, porque "no le gusta hablar de Andalucía ni siquiera asumir su responsabilidad en Andalucía".

A nivel nacional, ha recordado, habría "que cambiar prácticamente la Constitución", mientras que en su comunidad "solamente hay que cambiar el Estatuto de Autonomía".

Mucho más gráfico ha sido el candidato de UPyD, Martín de la Herrán, que ha asegurado que la propuesta de Moreno suena a "cachondeo" viniendo de este partido, con "lo que tiene encima", y ha sostenido que, al igual que otros partidos, el PP "nos ha copiado".

Sobre el debate, Susana Díaz ha dicho estar "contenta" y "satisfecha" de su intervención y ha avisado de que no le va a "callar nadie" cuando "mientan" o se "metan" con Andalucía.

Para Juanma Moreno, el debate demostró que hay "dos estilos diferentes": el suyo, basado en la "humildad", y el de la socialista, con una actitud "soberbia y altiva" que solo busca "la pelea con todos".

El candidato de IU, Antonio Maíllo, ha opinado que el debate fue "un poco bronco" por parte de Díaz y Moreno y cree que "siempre hay que tener buenas formas".

Durante un acto público en El Ejido (Almería), la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha dado por ganador a Moreno y ha recordado: "Se lo dije, señora Díaz; tuvo una semana para prepararlo".

A juicio de Cayo Lara, coordinador general de IU, Maíllo puso "seriedad y alternativas", mientras Martín de la Herrán (UPyD) considera que los grandes perdedores del debate son los andaluces.

Los candidatos de los llamados partidos emergentes han optado por los descartes. La de Podemos, Teresa Rodríguez, ha garantizado que no será consejera de un Gobierno presidido por Susana Díaz, porque sale a ganar.

El de Ciudadanos, Juan Marín, ha advertido de que será "prácticamente imposible" que su partido alcance un acuerdo con alguna de las formaciones del panorama político andaluz.

La jornada ha contado también en la Fundación Rafael Alberti de El Puerto de Santa María (Cádiz) con la firma de casi 40 artistas del Manifiesto por la Cultura de IU, entre ellos los cantantes Joaquín Sabina y Miguel Ríos, los escritores José Caballero Bonald, Almudena Grandes, Luis García Montero y el dramaturgo Salvador Távora.

Sobre el autor de esta publicación