La OTAN defenderá Ceuta y Melilla, (a cambio de la ‘entrega’ del Sáhara) según dice Moncloa y espera Sánchez

Si eso se confirma sería el logro político de Sánchez en la Cumbre de Madrid y explicaría la cesión de la soberanía del Sáhara Occidental a Marruecos.

robles y albares

La OTAN defenderá Ceuta y Melilla, a cambio de la ‘entrega’ del Sáhara a Marruecos por Pedro Sánchez 

El reconocimiento y la garantía de defensa automática de Ceuta y Melilla por parte de la OTAN, de manera expresa o indirectamente admitidas, seria el logro político del presidente Pedro Sánchez en la Cumbre en de la OTAN en Madrid, como lo filtraron ayer fuentes de La Moncloa.

Sobre todo si esta decisión se incluye en el documento final de la Cumbre y en el llamado ‘concepto estratégico’ de la Alianza, donde se podría decir algo así como que la OTAN ‘garantiza la soberanía e integridad territorial’ de todos los Estados miembros de la Alianza Atlántica, lo que se supone que incluye a Ceuta y Melilla, que estaban expresamente excluidas en anteriores declaraciones de la Alianza.

Asunto de especial interés para España que está por confirmar porque ayer el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg enfrió algo la noticia que había filtrado Moncloa diciendo que este asunto es una ‘cuestión política’ que necesita el ‘consenso’ de los aliados. 

Y que constituiría un triunfo diplomático y estratégico de España, con el que se podría explicar ahora el reconocimiento que Pedro Sánchez hizo hace unos meses de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental. Tras lo que  Sánchez hizo unas veladas declaraciones afirmando que en el acuerdo con Rabat se incluía un reconocimiento de la soberanía española de Ceuta y de Melilla, lo que no aparecía en la ‘carta’ al Rey de Marruecos. 

De esa manera España, con la mediación de los Estados Unidos, reconocía el Sáhara marroquí, en línea con lo que ya habían hecho Francia y Alemania, a cambio de que la OTAN garantizara la defensa ‘automática’ de Ceuta y Melilla como un parte de nuestro territorio y soberanía nacional.

Algo que España, desde que ingresó en la OTAN hace ahora 40 años con el gobierno de Leopoldo Calvo Sotelo, no había logrado. Porque el ‘concepto estratégico’ de la Alianza Atlántica cubría el espacio de sus países europeos y norteamericanos y ‘las islas situadas al norte del trópico de cáncer’, lo que incluía las Islas Canarias y las Azores, pero dejaba fuera del marco ‘aliado’ a Ceuta y Melilla como plazas del norte de África.

Lo que ahora se acabará si el documento final de la Cumbre de la OTAN reconoce Ceuta y Melilla como parte del territorio y de la soberanía nacional española, y garantiza su defensa automática en caso de agresión o atentado contra la soberanía de este territorio español, como ocurrió con la fallida invasión de Ceuta organizada por el Gobierno de Marruecos.

De ahí la importancia de este paso en favor de España por parte de la OTAN porque Ceuta y Melilla eran los puntos más débiles y amenazados de la defensa del territorio nacional español, que no cubrían la OTAN ni tampoco el Tratado bilateral de Defensa con los EEUU. Aunque sí, indirectamente, el artículo 5 del Tratado de la Unión Europea donde se hacía mención a una respuesta ‘solidaria’ frente a cualquier ataque a un territorio europeo. Y Ceuta y Melilla si están reconocidas y forman parte de la UE.

De confirmarse esta importante decisión de la Cumbre OTAN de Madrid, a la política exterior española solo le faltaría conseguir un acuerdo en Gibraltar como lo sería el de la doble nacionalidad en torno al Peñón. Lo que podría encontrar una solución ahora que el Reino Unido abandonó la UE, lo que daña fiscal y comercialmente a las empresas y los habitantes de Gibraltar.

Sobre el autor de esta publicación