La Junta de Castilla y León pide disculpas por las palabras de Gallardo sobre la discapacidad

Mañueco pide "perdón" a quien se haya "podido sentir ofendido" y su portavoz dice que la estabilidad del Gobierno no está en riesgo

Mañueco y García-Gallardo

EFEMañueco y García-Gallardo

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (PP), tras ser preguntado por las declaraciones del vicepresidente, Juan García-Gallardo, en el pleno de las Cortes, ha pedido "perdón" a cualquier persona o entidad que se haya "podido sentir molesta u ofendida por cualquier cosa que haya hecho el Gobierno" autonómico.

"Con respecto a las palabras del vicepresidente Gallardo, lo mejor es que le pregunten al vicepresidente Gallardo. Pero como presidente de como presidente de Castilla y León, esta es una tierra de respeto y de tolerancia y si alguna persona o alguna entidad del tipo que sea se ha podido sentir molesta u ofendida por cualquier cosa que haya hecho el Gobierno de Castilla y León, le pido respeto y disculpas y perdón", ha afirmado Fernández Mañueco en declaraciones a los medios antes de participar en Salamanca en la clausura el I Congreso Internacional de Vacuno.

El dirigente autonómico ha añadido que la intención de su Ejecutivo es colaborar "con todas las instituciones", para que Castilla y León "sea una tierra de recuperación económica, progreso social y compromiso con aquellas personas que más lo necesitan".

El portavoz de la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, ha pedido también disculpas a quien se haya "podido sentir ofendido o molesto" ante la respuesta del vicepresidente del Ejecutivo, Juan García-Gallardo (Vox), a una procuradora del PSOE, que tiene una discapacidad, y a quien dijo que la respondería "como si fuera una persona como todas las demás".

Y ha incidido, en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, en que la Junta seguirá trabajando con las personas y colectivos que trabajan con las personas con discapacidad, aunque ha observado, ante las declaraciones de García-Gallardo, que la estabilidad del Gobierno no está en riesgo.

Sobre el autor de esta publicación