La cumbre de la OTAN en Madrid peligra si Podemos continúa instalado en el Gobierno de Pedro Sánchez

Los aliados desconfían de las dudas de Sánchez sobre la guerra de Ucrania y de la presencia ministros comunistas de UP en el Gobierno de España

NATO-B

La Cumbre de la OTAN de Madrid prevista para los días 29 y 30 de junio con motivo del 40 aniversario del ingreso de España en la Alianza Atlántica está en peligro. En primer lugar porque nadie sabe lo qué ocurrirá en Ucrania y en Europa de aquí a finales de junio; y en segundo lugar porque la presencia de los ministros de Podemos en el Gobierno de España constituye un posible y lógico obstáculo para la celebración de la Cumbre atlántica en España. .

No en vano las ministras de UP Ione Belarra e Irene Montero se han opuesto a que España envíe ‘armas ofensivas’ a Ucrania, han criticado a la OTAN con el eslogan de ‘No a la guerra’, e incluso varios de sus dirigentes criticaron las sanciones que acordaron los países de Unión Europea a Rusia diciendo que debían limitarse a los oligarcas.

Y todo ello sin perder de vista que el propio presidente Pedro Sánchez se opuso, el pasado lunes día 28 de febrero a que España enviara directamente ‘armas ofensivas’ a Ucrania aceptando las presiones internas de UP en su Gobierno, como lo declaró en una entrevista en TVE, aunque si se mostró  favorable al envío de armas a Ucrania a través de de un fondo de la UE.

Lo que dejaba a España en evidencia, en el grupo de los 7 países de la UE que no habían enviado armas a Ucrania frente a los 20 que sí lo hicieron.

Pero el día 1 de marzo, retumbó en el Parlamento Europeo un gran discurso de Josep Borrell, Alto Comisionado de la Seguridad y de la Política Exterior de la UE, en el que dijo: ‘nadie puede poner en el mismo pie de igualdad al agredido y al agresor. Y nos acordaremos de aquellos que en este momento solemne no estén a nuestro lado’.

Y las palabras de Borrell, intencionadamente pronunciadas en castellano, estallaron en el seno de la OTAN y en España como un señalamiento directo al Gobierno de Pedro Sánchez.

Y el presidente Sánchez se vio obligado a una rectificación urgente que hizo pública el miércoles día 2 en el Congreso de los Diputados, anunciando que España también enviaría armas a Ucrania, pero con el cobarde matiz de que esas armas se entregarían ‘a la resistencia’ de Ucrania  no fuera a ser que está nueva decisión les incomodara a los ministros de UP y a Putin.

Al dictador ruso a quien los dirigentes de Podemos han estado protegiendo con el falso argumento del ‘no a la guerra’ y diciendo que el envío de armas a Ucrania empeoraba la posibilidad de las negociaciones de paz (sic).

Lo que es el colmo de la desvergüenza de UP, partido en franca decadencia al que la guerra de Ucrania va a dinamitar porque la inmensa mayoría de los españoles (salvo personajes tan pintorescos como Juan Manuel de ‘Pravda’ en ABC o Sánchez Dragó) están en contra de Putin y de su criminal ataque a Ucrania.

¿Por qué Sánchez no cesa a los ministros de UP o por qué no dimiten?

Todos estos hechos ocurridos en el Gobierno de España los conocen con detalle en la alta dirección de la OTAN, así como en las cancillerías de las primeras naciones de la UE. Y sobre todo en los EEUU y son el motivo por el que España y Pedro Sánchez han sido excluidos de las consultas llevadas a cabo por el presidente Joe Biden, una vez que en la administración de USA y en sus servicios de inteligencia se tiene la impresión de que el Gobierno de España ‘no es de fiar’.

Y ni siquiera la ‘matizada’ declaración de Sánchez para el envío a armas ha Ucrania habrá cambiado la opinión que en USA y en la OTAN se tiene del Gobierno social comunista de España. Donde la vicepresidenta Yolanda Díaz militante del PCE fue la que empujó a Sánchez -‘el rojo’- a no enviar armas a Ucrania.

Aunque luego ella, el ministro Joan Subirats, de ECP, y el inefable Alberto Garzón (líder de IU el partido que promovió una manifestación contra la OTAN en Madrid) se callaron y aceptaron el cambio de posición de Sánchez.

El que criticaron abiertamente las ministras Belarra e I. Montero calificando el vuelco de Sánchez de ‘error’ como lo anunció en el Congreso el portavoz de UP Pablo Echenique.

Pero si UP está en contra y critica abiertamente la decisión de Sánchez entonces ¿por qué el presidente Sánchez no expulsa del Gobierno a los ministros de UP? Pues porque Sánchez -‘el rojo’- también comparte la posición de UP y tuvo que cambiar de posición ante la clara advertencia de Borrell y el malestar creado en la OTAN y la UE.

Y porque Sánchez ya sabe que está en peligro la Cumbre de la OTAN en Madrid y teme la suspensión y su traslado a otra capital europea o a su sede oficial de Bruselas como seguramente lo desea el presidente Joe Biden.

Y ¿por qué Belarra e I. Montero y los demás ministros nombrados por UP no dimiten y se van del Gobierno? Pues porque no tienen donde ir, porque en sus ministerios tienen colocados a muchos dirigentes de UP, y porque es  posible que al embajador de Rusia y de Putin en Madrid le interese que los ministros de UP sigan sentados en el Consejo de Ministros y con las orejas bien abiertas sobre lo que sobre la guerra y la OTAN se pueda decir ahí.

Sobre el autor de esta publicación