La gran incógnita electoral

La clave está en Yolanda

Nadie duda que la decisión de Díaz sobre si se presenta y puede aglutinar a la izquierda serán las claves en las próximas elecciones generales. En el PP inquieta esa unión y para el PSOE es la esperanza que permita reeditar el Gobierno de coalición. Díaz mide sus tiempos, anunciará antes su postura y se someterá a primarias

La clave está en Yolanda

EFELa vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

Todos la miran, la escrutan, la alaban y la critican. Está en el foco político casi a diario pero, sobre todo, en el foco electoral de cara a 2023. Y las preguntas en todos los foros políticos, incluidos los de la derecha, son constantes. “¿Se presentará a  las elecciones generales?” “¿Irá en coalición con Podemos? ¿Se fracturará la izquierda a la izquierda del PSOE? ¿La dejarán hacer su proyecto político como ella lo tiene planificado?”. Y, a día de hoy, se podría decir que la respuesta está en el aire.

Por el futuro político de Yolanda Díaz preguntan hasta los del PP, es la esperanza del PSOE, el tormento de Podemos, la alegría de Izquierda Unida y del PC, y el salvavidas de otras fuerzas de izquierdas.

La encuesta publicada por El País y La Ser relativa a que una candidatura conjunta de la izquierda liderada por Yolanda Díaz podría sumar hasta 57 diputados ha entusiasmado y preocupado por igual en distintos partidos. Y cada cual hace sus cábalas.

En el PP, inquieta. Son conscientes que buena parte de sus perspectivas electorales pasan porque el Gobierno de coalición no vuelva a sumar, y eso a la vez pasa porque la izquierda vaya dividida, y están convencidos de que así será.

En el PSOE es todo lo contrario. Pedro Sánchez en el corrillo del Día de la Constitución no ocultó que desea la unidad de las fuerzas de izquierda y lo expresó de forma clara al admitir que sólo será posible, después de las próximas elecciones generales, un nuevo Gobierno de coalición si hay dicha unidad, “porque lo contrario va a ser un Gobierno de PP y Vox”.

Y en Podemos, en Izquierda Unida y en el Partido Comunista (PC) las sensaciones son muy diferentes. La formación morada quiere coalición, su sitio y que se le reconozca su protagonismo en la última década política de este país. Mientras Izquierda Unida y el PC ponen a disposición de Yolanda Díaz su estructura territorial -que es mayor que la de Podemos- y todo el empuje que le puedan dar a la futurible candidata.

Otras fuerzas de izquierda como Más País, Compromís, En Común y otras formaciones de izquierdas territoriales, también ven con buenos ojos a Díaz, aunque queda tiempo para configurar los acuerdos, pero reman a favor.

Yolanda, y sus tiempos

Yolanda Díaz, por su parte, está más intranquila de lo que parece, más comedida de lo que quisiera y, cada vez, más segura de sí misma.

Los actos del llamado “proceso de escucha” que está emprendiendo por todo el país le cargan las pilas frente a las puyas, ágoras y maledicencias de la Villa y Corte. Está llenando actos por toda la geografía española con apenas recursos de convocatoria y con un equipo muy limitado.

Ella misma está casi asustada por la buena acogida que está teniendo y, en este sentido, no ve esas diferencias que hay en la cúpula con Podemos con ella, ya que en buena parte de sus actos asisten militantes y dirigentes de esta formación.

Yolanda Díaz presentó Sumar en un acto en El Matadero de Madrid

Yolanda Díaz presentó Sumar en un acto en El Matadero de Madrid

Ahora, según dijo en el corrillo del Congreso durante la recepción del Día de la Constitución puede cambiar sus planes. Adelantar primero la decisión si se presenta o no, y luego concluir su programa político que quiere elaborar con sus equipos a raíz de este proceso de escucha.

Pero, si da ese paso antes, no lo hará sin pasar su candidatura por un proceso de primarias y todavía queda por saber cómo se hará dicho proceso, quiénes podrán votar y con qué condiciones se presentará para ser candidata a la Presidencia del Gobierno y en qué coalición, partido o formato.

Las cuentas electorales

Pero más allá de todo lo que depare el futuro, desde La Moncloa y desde el PP lo que se echan son cuentas electorales. Y ahí, todos coinciden, en que la clave está en Yolanda.

En el PSOE se da por hecho que, en el peor de los casos, es difícil que caiga por debajo de los cien diputados y en estas perspectivas peores se maneja una horquilla entre 100 y 110 diputados, frente a los 120 escaños que tiene ahora.

Por ello, los socialistas son los máximos interesados en una izquierda a su izquierda fuerte, y ya no le valen los 35 escaños que sacó en las últimas elecciones generales. Los estudios que manejan en La Moncloa es que una candidatura unida en torno a Yolanda Diaz podría alcanzar no los 57 que le dan la encuestas publicadas, pero sí estar en torno a los 45 diputados, y en los restos quitar más de uno a Vox. Y ahí está la clave… en Yolanda. Los 155 diputados con los que ha gobernado, los volverían a repetir y juego estaría la aritmética parlamentaria.

En todo caso, como dicen los más sensatos y veteranos en cuitas electorales queda mucho tiempo y mucho partido por jugar. Como se acababa un libro sobre la biografía de Yolanda Díaz, “esa historia está todavía por escribir”.

Sobre el autor de esta publicación

Manuel Sánchez | Corresponsal Político

Manuel Sánchez (Cáceres, 1967) es periodista y escritor. Trabajó 22 años en el diario EL MUNDO, primero en información judicial y desde el año 2000 se especializó en información política sobre el PSOE y el Gobierno. Tras un año en eldiario.es, de 2014 a 2021 estuvo en el área política de Publico.es. Es autor de los libros: "Las noticias están en los bares" y "Yolanda Díaz, la dama roja".