La Asociación de Feministas Socialistas pide al PSOE y al Gobierno que vuelva a colocar la agenda feminista en su acción

Más de 200 mujeres de toda España, la mayoría vinculadas a la órbita del partido, denuncian que Sánchez ha dejado aparcada las reivindicaciones de las mujeres. Exigen ya una ley abolicionista de la prostitución. La ex ministra Matilde Fernández cerró el acto

Amelia Valcárcel en una imagen de archivo

EFEAmelia Valcárcel en una imagen de archivo

Con más de 200 mujeres llegadas desde todos los rincones de España, este sábado se constituyó en Madrid la Asociación de Feministas Socialistas, impulsada por importantes mujeres de la órbita del PSOE, que se han unido en esta organización para exigir al partido y al Gobierno, “que vuelvan a colocar la agenda feminista en su acción”, como afirmó la diputada valenciana y miembro de la Ejecutiva del PSPV, Rosa Peris, recogiendo con su frase el objetivo remarcado por todas las intervinientes.

En el acto estuvieron presente las dirigentes feministas vinculadas al PSOE más importantes de las últimas décadas, que sin renegar su simpatías y vinculación con el partido, sí quisieron dar un serio toque de atención tanto a Ferraz como a La Moncloa, al considerar que la “agenda feminista” acordada en el 40º Congreso Federal no se está defendiendo.

La nueva asociación ha recibido el apoyo de otras organizaciones como UGT Madrid y numerosas e históricas asociaciones feministas, algunas de cuyas representantes están en la nueva junta directiva o están apoyando esta iniciativa, como lo demuestra la presencia en el acto de la histórica feminista Ana María Pérez de Campo.

La vicepresidenta de la Asociación, Altamira Gonzalo, aseguró que otro referente histórico del feminismo socialista como Carlota Bustelo, también daba su respaldo a la Asociación. Y cerró el acto la exministra Matilde Fernández que dejó muy claro qué significaba esta nueva asociación y pidió que nadie se sorprenda ni tergiverse: “Las mujeres socialistas desde el principio del siglo XX nos agrupamos dentro y fuera, y nos tenemos que agrupar porque sino no había espacio para nuestra voces”, afirmó.

Pero quien puso los puntos sobre la íes fue la maestra, Amelia Valcárcel, presidenta de la Asociación y una de las impulsoras de esta iniciativa. Dijo que el PSOE sigue siendo el partido en que confían las feministas. “No estamos aquí para blanquear al PSOE, ni para atacar a nuestro partido ¡Cómo lo íbamos a hacer si somos todas de él de una u otra manera! Pero sí estamos para recordar que el feminismo se alió con el socialismo y lo hizo de verdad, no es una cosa táctica para luego tirarla”, advirtió.

Pero fue más allá al asegurar que el objetivo de la Asociación es “que el feminismo esté en la agenda política y social, porque es fundamental. Y vamos a ocupar espacio y a hacer oír nuestra voz.  Estamos aquí porque ninguna política se hace desde la ausencia”, dijo.

Luego explicó los puntos fundamentales que reivindica la Asociación Feministas Socialistas.

“Nos tenemos que oponer a ser tratadas por debajo de la línea de lo que un ser humano merece. Y la prostitución ésta por debajo de la línea de lo que un ser humano merece. Gestar y parir y entregar su criatura por dinero está por debajo de lo que un ser humano se merece. Y ver cuerpos de mujeres en la pornografía violentados está por debajo de lo que un ser humano se merece. Y a esto nos debemos resistir como mujeres. El feminismo transforma la sociedad y estamos aquí para vigilar la libertad”; dijo.

Pero, “la maestra” tampoco obvió el tema más polémico y que más divisiones ha causado en el seno del PSOE, es decir, la oposición de las mujeres feministas del PSOE a la identificación del sexo con género y la demanda de la abolición de género, con el trasfondo de la llamada “ley trans” que respalda Pedro Sánchez.

Valcárcel fue muy clara: “Las niñas y los niños no se hormonan y no se rajan. Ni se les ponen cosas ni se les quitan cosas. Que cada cual se vista como le venga en gana. Este partido ha luchado por el respeto a la homosexualidad en este país, no la tolerancia. El feminismo con ese asunto tiene líneas rojas y pedimos que se abra un debate público. Lo queremos amplio y abierto. No queremos que la publicidad sustituya al debate”, afirmó, y fue la frase más aplaudida por las asistentes.

También reivindicó estas posiciones como propias del PSOE haciendo alusión a las llamadas enmiendas feministas que fueron presentadas y votadas mayoritariamente en el pasado congreso de Valencia y que fueron promovidas en los territorios por muchas que ahora se integran en esta asociación. “Se aprobaron en la inmensa mayoría de las agrupaciones del PSOE”, recordó Valcárcel.

El acto, que algunas presentes identificaron como el “tren de la libertad”, aquel que paró la ley del aborto propuesta por Ruiz Gallardón, concluyó a las dos horas. Mujeres que ocuparon cargo de alta responsabilidad en gobiernos socialistas y en el partido celebraban la constitución de la asociación. El PSOE, como informó el viernes República.com, no quiere comentar nada al respecto. Pero no es difícil concluir que es la mayor división interna en el partido desde que Pedro Sánchez se hizo con las riendas del PSOE y con un poder interno todopoderoso. Y eso que el partido se declaró “feminista” en su último Congreso.