La agonía de la Atención Primaria: de seguir sin adoptar medidas, desaparecerá en 2030

Los médicos aseguran que hay un déficit de 4.720 médicos y 1.304 pediatras, por lo que podría desaparecer en menos de 10 años

Imagen de archivo de una huelga en la Atención Primaria de Madrid

EFEImagen de archivo de una huelga en la Atención Primaria de Madrid

El Foro de Atención Primaria, conformado por las ocho grandes entidades de este nivel asistencial, ha advertido este miércoles de que, de seguir sin adoptarse medidas que mitiguen sus altos niveles de precariedad y saturación, y con un déficit de 4.720 médicos y 1.304 pediatras, podría desaparecer en 2030.

Así lo han avisado la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap); el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM); la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM); la Organización Médica Colegial de España (OMC); la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN); de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC); de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP).

"Hay que cortar esta hemorragia ya, aún estamos a tiempo", ha clamado Concepción Sánchez Pina, presidenta de la AEPap, quien ha subrayado que estos trabajadores no necesitan más documentos, sino inversión. "No nos valen más declaraciones de intenciones: o se actúa ya o la atención primaria caerá", ha añadido.

Así, la doctora ha criticado que el Plan de Acción de Atención Primaria 2022-2023 presentado por el Gobierno no concrete, por ejemplo, cómo se van a fidelizar médicos y pediatras.

Tampoco cómo se van a cubrir las jubilaciones en los próximos 5-6 años, cuando el 23,5 % de los pediatras y el 33,2 % de los médicos de familia -es decir, uno de cada cuatro y un tercio, respectivamente- superan los 60 años de edad.

De los 42.000 médicos que trabajan en atención primaria, solo el 14 % tiene menos de 40 años, lo que supone un problema de relevo generacional importante.

En total, este nivel asistencial adolece de un déficit de 4.720 médicos y 1.304 pediatras, cuando paliarlo apenas supondría 280 millones de euros, según los cálculos que ha expuesto Hermenegildo Marcos, representante nacional de médicos de Atención Primaria Rural del CGCOM.

El Ministerio de Sanidad ha ofertado este año 8.188 plazas de Formación Sanitaria Especializada, de las que 2.336 han sido para medicina de familia, 494 de ellas de pediatría, pero las autoridades continúan sin hacer nada para hacer más atractiva esta especialidad.

"La atención primaria ha sido maltratada por las instituciones y hasta por las propias universidades", ha lamentado la presidenta del CEEM, Luciana Nechifor, quien ha apelado a la necesidad de que se aumente su peso en los currículos formativos de grado universitario para hacerla más notoria para los estudiantes, aunque no se podrán atraer si no se erradica la precariedad laboral y asistencial.

Todo ello se lo ha expuesto el Foro desde el pasado mes de abril en "varios emails" al Ministerio de Sanidad, del que no han obtenido aún respuesta, lo cual les hace pensar en "una falta de interés por lo que está ocurriendo", ha señalado María Fernández, presidenta de semFYC.

La atención primaria, ha recordado, "lleva contra las cuerdas muchos años" pero, "como sigamos así, en 2030 nos vamos a quedar sin ella", ha advertido la doctora, quien ha abogado, entre otras cosas, por la necesidad de recuperar una calidad asistencial y desburocratizar unas consultas a las que la pandemia de covid-19 ha terminado de rematar.

Nuestro Sistema de Salud está claramente en peligro. Habrá una deriva de sanitarios hacia la atención privada o hacia otros países", ha alertado Tomás Cobo, presidente del CGCOM.

Hasta el 20 de abril, en que la Atención Primaria celebrará su día, el Foro va a desarrollar la campaña #Defendamoslaprimaria, en la que, a través de una serie de mensajes en las redes sociales, van a dibujar un escenario de lo que pasaría si no existiera este nivel asistencial. El aumento de la mortalidad por cáncer, la falta de una visión global del paciente o el colapso de los hospitales serían solo algunas de sus consecuencias.

Sobre el autor de esta publicación