El Govern, al borde de la ruptura

Junts exige a Aragonès la restitución de Puigneró para rehacer la crisis del Govern

Traslada un documento con condiciones al president , antes de que el lunes convoque una consulta a sus bases los días 6 y 7 de octubre para decidir si sigue o no en el Gobierno

La presidenta de Junts, Laura Borràs, a su llegada a una reunión en la sede de su partido

EUROPA PRESSLa presidenta de Junts, Laura Borràs, a su llegada a una reunión en la sede de su partido

El documento de condiciones que Junts ha trasladado esta noche al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, incluye la restitución de Jordi Puigneró, destituido el pasado miércoles como vicepresidente del Govern.

Así lo han explicado a Efe fuentes conocedoras del documento, cuyo último punto es precisamente revertir la decisión que tomó Aragonès y que situó a Junts al borde de romper la coalición.

"Restitución del vicepresidente del Govern y conseller de Políticas Digitales y Territorio, Jordi Puigneró", reclama el último punto del documento de condiciones para el acuerdo.

JxCat se dio el jueves  un margen de 72 horas para negociar con ERC, antes de que el lunes convoque una consulta a sus bases los días 6 y 7 de octubre para decidir si sigue o no en el Govern.

El documento de condiciones para la negociación, no obstante, contiene cuestiones difícilmente susceptibles de acuerdo, en especial la restitución de Puigneró, que implicaría desautorizar la decisión que tomó el propio Aragonès al perder la confianza en el vicepresidente porque no le informó con antelación de que Junts podía amenazarle con una cuestión de confianza en el Parlament.

En el documento, Junts se ofrece a retirar su amenaza de pedir que Aragonès se someta a una cuestión de confianza en el Parlament, si se cumplen cuatro condiciones, una de ellas la que se refiere a Puigneró.

Las otras tres condiciones de JxCat hacen referencia a los tres puntos del acuerdo de gobierno cuyo cumplimiento viene exigiendo desde hace semanas: reactivación de un Estado mayor del procés, unidad de acción en Madrid y negociación de amnistía y autodeterminación en la mesa de diálogo con el Estado.

En concreto, sobre la primera, reclama poner en práctica el espacio de coordinación, consenso y dirección estratégica del independentismo -inspirado en el Estado Mayor que organizó en la sombra el 1-O y que recoge en estos términos el acuerdo de Govern- y celebrar su primera reunión de trabajo la semana que viene.

La segunda condición, sobre la mesa de diálogo, es que se acepte la delegación de Junts que decida el propio partido -y no tengan que ser todos necesariamente consellers del Govern, como exige Aragonès-, ceñir la negociación con el Estado a autodeterminación y amnistía y monitorizar los trabajos de la mesa de diálogo.

Y en tercer lugar, Junts exige negociar conjuntamente con ERC los Presupuestos Generales del Estado, coordinar sus grupos en las Cortes y consensuar su posicionamiento en leyes sectoriales.