Irene Montero rompe su silencio sobre la tragedia de Melilla y asegura que le resultó difícil no pronunciarse

La ministra de Igualdad asegura que la decisión de no hablar sobre la tragedia migratoria obedecía a una cuestión de respeto al ámbito de comunicación del Gobierno

La ministra Portavoz, Isabel Rodríguez (i), y la ministra de Igualdad, Irene Montero, en una comparecencia posterior a una reunión del Consejo de Ministros

Europa PressLa ministra Portavoz, Isabel Rodríguez (i), y la ministra de Igualdad, Irene Montero, en una comparecencia posterior a una reunión del Consejo de Ministros

La ministra de Igualdad, Irene Montero, se ha pronunciado sobre la tragedia registrada el pasado viernes en el último intento de salto en la valla de Melilla -en la que fallecieron 23 migrantes, según las autoridades marroquíes, una cifra que las ONG elevan a 37- y lo ha hecho un día después de guardar silencio en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros pese a la insistencia de los periodistas por conocer su posición.

Este martes, con motivo de la celebración de un acto sobre el matrimonio igualitario, Montero ha vuelto a comparecer públicamente y ha pedido que se investiguen los hechos.

Ante los múltiples requerimientos por conocer su posición y el motivo por el cual no se pronunció este lunes -cuando la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, contestó en su lugar a cuestiones expresamente dirigidas a la ministra de Igualdad- Montero se ha limitado a asegurar que los medios la van a "tener siempre" para conocer su opinión "y para seguir trabajando con el Gobierno de coalición".

"Siempre van a poder conocer mi opinión", ha insistido en varias ocasiones, ante las numerosas preguntas que los periodistas le han hecho sobre este tema también este martes, a su llegada al acto.

En este sentido, ha asegurado que los hechos ocurridos en la frontera entre Marruecos y Melilla "son insoportables y tremendamente dolorosos" y ha llamado a que estos sucesos se esclarezcan "a través de una investigación independiente".

Además, ha pedido usar "los servicios consulares como apoyo a los familias de los fallecidos", así como para una "correcta identificación" y "repatriación" de las víctimas. En definitiva, ha explicado que esta es la posición de su partido, Podemos.

Aunque no en comparecencia pública, tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros, Montero explicó a los periodistas que la decisión de no pronunciarse obedecía a una cuestión de respeto el ámbito de comunicación del Gobierno. No obstante, preguntada por si le había resultado especialmente difícil no pronunciarse, respondió que sí.

También ha señalado que fuera de esa sala puede hablar con claridad sobre este asunto y ha remarcado que la posición de su espacio político está clara. Finalmente, ha asegurado que los morados no han tenido que esperar hasta este lunes para trasladar al PSOE su posición sobre este tema y que son conscientes de la gravedad del asunto.

Sobre el autor de esta publicación