Sesión de control al Gobierno

Irene Montero provoca la ira del PP, al que acusa de "promover la cultura de la violación"

Meritxell Batet ha reprendido a la ministra al considerar "inadecuadas" sus palabras y ha pedido respeto y contención en el lenguaje en el Pleno

Irene Montero provoca la ira del PP, al que acusa de "promover la cultura de la violación"

EFELos diputados de la bancada del PP protestan durante la intervención de la ministra de Igualdad, Irene Montero

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha acusado este miércoles al PP de "promover la cultura de la violación que pone en cuestión la credibilidad de las víctimas" en referencia a sendas campañas en las comunidades de Madrid y Galicia dirigidas a la mujer para evitar agresiones sexuales. Montero se ha expresado de esta manera durante la sesión de control al Gobierno en la que la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet, le ha advertido de que esa expresión no era la adecuada y ha pedido respeto y contención en el lenguaje en el Pleno.

Ha sido en una respuesta a la pregunta del PP sobre la ley del solo sí es sí, en la que diputada de ese grupo Belén Hoyo ha considerado que Montero debería dimitir porque "está regalando" reducciones de condena y excarcelaciones. "¿Es consciente de la gravedad de lo que está pasando? ¿se ha puesto en la piel de las víctimas?", le ha espetado a Montero.

La ministra ha tomado la palabra para defender la norma y ha enumerado varias de sus medidas más importantes para defender a las víctimas y reconocer sus derechos y reparación, tanto los del 8 % de las que presentan denuncia, como los del 92 % que no recurre a las administraciones y se mantienen en silencio por temor a no ser creídas.

En este punto, Montero ha hecho referencia a las campañas de sensibilización de las comunidades de Madrid y Galicia, gobernadas por el PP, en las que, a su juicio, se responsabiliza a las mujeres de las posibles agresiones que puedan sufrir con eslóganes como "vigila tu copa" o "no debería pasar pero pasa".

"Ustedes promueven la cultura de la violación, que pone en cuestión la credibilidad de las víctimas", ha aseverado la ministra ante las sonoras protestas de la bancada del PP.

La presidenta de la Congreso ha pedido silencio a sus señorías en varias ocasiones y se ha dirigido a Montero para afirmar que la expresión que ha utilizado "no es adecuada en términos parlamentarios" y ha pedido respeto en las expresiones y contención en el lenguaje.

Cuca Gamarra carga contra Montero

Por su parte, la portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra, ha pedido la palabra para "dejar muy claro" que es "altamente ofensivo" que una dirigente política que es responsable de las políticas de igualdad haya vertido esas afirmaciones contra un partido que "ha luchado y va a seguir luchando por la igualdad en este país".

Así, ha pedido a Montero que "asuma sus responsabilidades y sea más responsable, por lo menos, por respeto a las víctimas de las agresiones sexuales".

Desde Vox, la diputada Inés Cañizares ha pedido también la dimisión de la ministra a la que ha acusado de "esconderse" y no asumir la responsabilidad de las rebajas de condenas a agresores sexuales tras la entrada en vigor de la ley, de la que ha dicho que "ejerce violencia institucional contra las mujeres".

La ministra ha insistido en su defensa de la norma y ha afirmado que en el Parlamento y en la sociedad son más quienes quieren "más feminismo, más derechos y más democracia".

"A pesar de todas sus estrategias de violencia política vamos a seguir aquí legislando por los derechos de las mujeres", ha aseverado.

Tras lo ocurrido, el exvicepresidente Pablo Iglesias ha criticado que "no querer ver" en campañas institucionales desplegadas por el PP "la cultura de la violación es no tener ojos en la cara o ser muy miserable". "No debería pasar pero pasa... Así que no salgas a correr por la noche, no te pongas un top, no bebas, no vuelvas a casa sola que te pueden violar. No querer ver en estas campañas institucionales del PP la cultura de la violación es no tener ojos en la cara o ser muy miserable", ha lanzado Iglesias en las redes sociales.

En la misma línea, la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, ha defendido a Montero. "No debería pasar, pero pasa. Sí, cuando culpas a la víctima de la agresión sexual porque llevaba mallas e iba a correr por la noche estás promoviendo la cultura de la violación. Lo hace el PP y bien claro se lo ha dicho la ministra de igualdad. Muy bien Irene Montero", ha subrayado.

La polémica sobre las rebajas de las condenas a algunos agresores sexuales tras la aprobación de la ley ha centrado buena parte de la sesión de control al Gobierno y también el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha salido en defensa de la misma.

"La ley del solo sí es sí piensa en las víctimas y cuando se tramitó en el Congreso lo único que escuché fue que la presunción de inocencia se rompía para el agresor", le ha espetado el ministro a la diputada del PP Macarena Montesinos, que ha denunciado el "dolor indescriptible" que esta ley está provocando en las víctimas.

Grande-Marlaska, que ha ironizado con que este partido lleva cuatro años y medio pidiendo su dimisión, sin éxito ha pedido al PP que no "cree alarma".

"Parece que están disfrutando", ha lamentado el titular de Interior, que ha considerado que la lucha contra los delitos que afectan a la libertad sexual en los que las mujeres son las principales víctimas "debe ser una política de Estado".

Podemos carga contra Batet

Varios cargos y diputados de Podemos en el Congreso han recriminado a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que llamara al orden a Irene Montero tras acusar al PP de "promover la cultura de la violación" y haya decidido retirar esa referencia del acta del Pleno, al justificar que es un término acuñado con la ONU y que aprecian en campañas institucionales lanzadas en Madrid y Galicia.

Ante este episodio, Batet ha reprochado a Montero que las expresiones usadas en su intervención no son "adecuadas en términos parlamentarios dirigidas a un grupo parlamentario", en una situación, la de que la presidencia de la Cámara baja reprenda a un representante del Gobierno, que es excepcional.

Sobre la polémica, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha indicado en declaraciones a Cuatro, recogidas por Europa Press, que la "cultura de la violación" es una definición de la ONU que se refiere a comportamientos sociológicos que "revictimiza a las víctimas" de agresiones sexuales y que esas campañas del PP es un comportamiento "de manual" con el significado de este término.

Por tanto, ha apoyado a Montero dado que por "lógica aristotélica" si el PP realiza dichas campañas, es "verdad" que fomentan esas actitudes y ha calificado de "inaudito" que Batet "no sepa este concepto" y lo haya retirado del diario de sesiones del Congreso.

No es la primera vez que el espacio confederal critica a Batet, con quien la relación se ha erosionado considerablemente tras la retirada del escaño al exdiputado Alberto Rodríguez. Y es que el martes denunció un "vacío de autoridad" y "poder", ante los comportamientos de Vox contra las formaciones progresistas.

A su vez, la diputada morada Isabel Franco ha tildado de "inaceptable" que la presidenta de la cámara retire las palabras de la ministra de Igualdad, porque se refiere a un concepto de la ONU (cultura de la violación) y que detectan en "campañas del PP de Galicia y Madrid". "Con ello colabora con la extrema derecha en la violencia política y la cultura de la violación", ha lanzado a través de las redes sociales.

Su compañero de bancada Pedro Honrubia también ha censurado la actitud de Batet, que "ni se inmuta" cuando diputados del PP llaman "inútil" a Montero en la tribuna, pero llama al orden a la ministra por decir que las campañas del PP, que ponen el "foco en las víctimas" de agresiones sexuales, es "cultura de la violación". "Vergüenza", ha espetado.

"Cultura de la violación es un término que utiliza la ONU y no cabe retirar esas palabras de la ministra del Diario de Sesiones del Congreso. Ya no es que consientan a unos grupos parlamentarios que insultan con impunidad. Es que retrocedemos en los consensos", ha criticado la portavoz adjunta de Unidas Podemos, Sofía Castañón.

Respecto a si la formación está sola tras no apoyar la ministra de Justicia estas afirmaciones y tildarlas de "desafortunadas" por parte del portavoz republicano Gabriel Rufián, Echenique ha respondido que no y han dicho que están acompañados por la "ONU y el movimiento feminista".

En esta línea, la secretaria de Organización de Podemos, Lilith Verstrynge, ha apuntado que cuando se culpa a la "víctima" y "justificas" al agresor, la estás promoviendo; mientras que la secretaria de Estado de Igualdad, Ángela Rodríguez 'Pam', ha censurado que hay "sentencias judiciales, campañas institucionales y guiones de TV que se escriben con sesgos machistas". "Todo abunda en la cultura de la violación que a su vez es caldo de cultivo de la violencia. Negarlo es parte del problema, es normalizar el machismo. Amigos, daos cuenta", ha recalcado.

Por su parte, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, también ha denunciado la cultura de la violación con un mensaje en el que cita un artículo publicado en la web ONU Mujeres titulado: 'Dieciséis maneras de enfrentarte a la cultura de la violación'.