Nuevas pruebas visuales

Una nueva investigación sobre la tragedia de Melilla desmiente a Marlaska: al menos un inmigrante murió en suelo español

Un consorcio internacional de periodistas, Lighthouse Reports, se suma a la denuncia que ya hizo la BBC, con una reconstrucción de lo sucedido aquel fatídico día y testimonios de guardias civiles que contradicen al ministro

Una nueva investigación sobre la tragedia de Melilla desmiente a Marlaska: al menos un inmigrante murió en suelo español

Cordon policial frente a un grupo de inmigrantes que saltaron la valla de Melilla en junio

Nuevas pruebas visuales vuelven a desmentir la versión oficial que desde hace meses sigue manteniendo el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, sobre la tragedia ocurrida en la frontera de Melilla el 24 de junio. El titular de Interior ha defendido hasta el momento en que en la avalancha, que se cobró al menos la vida de 23 inmigrantes, no hubo ningún fallecido en sueño español.

Una versión que ya desmintió un informe de la BBC al desvelar que estaba probado que sí hubo muertes en el lado español de la frontera melillense entre España y Marruecos. Igual opinan algunos de los diputados de la Comisión de Interior del Congreso que el pasado viernes visualizaron a puerta cerrada las grabaciones de aquel trágico salto a la valla. Unidas Podemos y partidos de la oposición concluyeron que los vídeos contradicen a Marlaska sobre que no hubo "hechos trágicos" del lado español, y no descartan pedir una investigación parlamentaria en la Cámara Baja.

Ahora una nueva investigación vuelve a poner contra las cuerdas al ministro de Interior. Se trata del informe realizado por Lighthouse Reports, un consorcio periodístico internacional formado por, entre otros medios, El País, el francés Le Monde, el británico The Independent y el alemán Der Spiegel.

En la línea con el documental de la BBC, ahora Lighthouse Reports --el mismo consorcio que denunció la violación de derechos humanos por parte de Frontex, la agencia de fronteras de la UE-- se remite a una reconstrucción visual propia que supuestamente demuestra que las personas aplastadas en la frontera no tuvieron asistencia sanitaria y al menos un migrante falleció.

Según la nueva investigación que publica El País junto a otros medios, uno de los 35 testigos entrevistados asegura que una persona murió del lado español, mientras que en las imágenes se ve a los propios agentes marroquíes tomando el pulso y confirmando la muerte.

Esta persona identifica a un amigo como el fallecido que se ve en el vídeo, en el que se muestra a los agentes marroquíes arrastrándolo de su lado de la frontera desde la zona que se ha identificado en la investigación como española.

Un total de 134 subsaharianos de los 2.000 que trataron de cruzar a España el 24-J consiguieron acceder al centro temporal de internamiento de extranjeros y, según el Defensor del Pueblo, otros 470 fueron rechazados en frontera desde el lado español ese día.

La investigación recoge testimonios que apuntan a que hubo muchos migrantes que se desvanecieron tras pasar la última valla que separa ambos países. "Los agentes españoles les ataron las manos y les entregaron a los marroquíes, que les golpearon después, a pesar de la situación de peligro a la que se enfrentaron al ser retornados a Marruecos", según estos testimonios.

En este sentido, la investigación patrocinada por Lighthouse Reports menciona que ha entrevistado a funcionarios españoles, quienes confirman la ubicación "precisa" del lado español de la frontera. Incluyen un vídeo del helicóptero de la Guardia Civil.

Interior se defiende

Tras la publicación de esta investigación, el Ministerio del Interior ha lamentado que carezca de "cualquier base probatoria seria" al señalar que sí hubo muertes del lado español de la frontera.

Fuentes oficiales del Ministerio han lamentado igualmente que "determinados partidos políticos" --sin citar ninguno en concreto-- traten de instrumentalizar una tragedia como la del 24 de junio recurriendo a especulaciones periodísticas". El ministro comparece de nuevo en el Congreso mañana por esta cuestión.

Según Interior, lo que se ha hecho con la información publicada este martes es "difundir hipótesis y conjeturas que carecen de cualquier base probatoria seria".

El Ministerio añade que esta nueva investigación "no desvirtúa en ningún momento la realidad de los hechos", e indica a continuación que "la actuación de la Guardia Civil fue absolutamente proporcional, profesional y ajustada a derecho", como ha sostenido en reiteradas ocasiones Grande-Marlaska.

"El trabajo de la Guardia Civil no tuvo ninguna incidencia en los fallecimientos y ninguna muerte tuvo lugar en territorio nacional", ha enfatizado este departamento ministerial.

PP urge a Marlaska a dimitir

Por su parte, el vicesecretario de Institucional del PP, Esteban González Pons, ha urgido este martes al ministro del Interior a dimitir antes de esta medianoche tras la "flagrante mentira" que ha confirmado esta nueva investigación sobre la tragedia de Melilla. Y ha añadido que si no lo hace, el jefe del Ejecutivo, debe cesarlo este martes para no ser "corresponsable". "Debería tener la vergüenza suficiente como para presentar su dimisión y no ir al Congreso a defender su mentira", ha declarado Pons.

En una rueda de prensa en la sede del PP convocada con carácter de urgencia, González Pons ha afirmado que esos medios internacionales acaban de demostrar que Marlaska y Sánchez "mintieron" al Parlamento y a los españoles porque el 24 de junio se produjeron muertes en territorio español.

"Es muy grave que se oculten heridos y muertes en territorio nacional, que se niegue auxilio y atención a los que están muriendo en nuestro país y que se permita que gendarmes marroquíes entren en España a llevarse a los heridos y a los muertos", ha proclamado.

El eurodiputado del PP ha vuelto a pedir la dimisión del ministro, como lleva haciendo su partido en las últimas semanas --la última vez el pasado viernes tras el visionado de las imágenes a puerta cerrada en el Congreso-- y no ha descartado "ningún escenario", al se preguntado en dos ocasiones si el PP pedirá una comisión de investigación sobre este caso.

Tras asegurar que es "insalvable desde el punto de vista democrático que el presidente del Gobierno y el ministro del Interior sean unos mentirosos", ha recalcado que Marlaska debe asumir su responsabilidad política de "inmediato" sin "esconderse" detrás de la Guardia Civil y evitar la "imagen internacional que en este momento está dando nuestro país". A su entender, esto está afectando al "prestigio internacional" de España.