Alarma social

Interior analiza ya 60 denuncias por pinchazos para saber "qué hay detrás"

Los diferentes cuerpos policiales trabajan coordinados para "concretar y comprobar" si esos pinchazos buscan "la inoculación de sustancias tóxicas" para someter a la víctima y cometer un delito

Interior investiga 60 pinchazos

EPInterior investiga 60 pinchazos

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha elevado a 60 las denuncias que ya analizan las Fuerzas de Seguridad con el objetivo de determinar "qué hay detrás" de los pinchazos: si se trata de un fenómeno de sumisión química para cometer un delito o si lo que se persigue es crear una "sensación de inseguridad".

Grande-Marlaska ha garantizado en una entrevista en el programa 'La hora de La 1', de TVE, que los diferentes cuerpos policiales trabajan coordinados para "concretar y comprobar" si esos pinchazos buscan "la inoculación de sustancias tóxicas" para someter a la víctima y cometer un delito, fundamentalmente de carácter sexual.

Pero también para determinar "si hay otra voluntad detrás, como la de intentar trasladar una situación de inseguridad" y, sobre todo, "amedrentar a un colectivo" con un "discurso absolutamente machista de tratar de sacar al 50 % de la población, a las mujeres del espacio público", ha subrayado el titular de Interior. "Estamos trabajando en hacer un estudio individualizado de estos supuestos para determinar a qué obedecen", ha añadido.

El ministro ha instado a las víctimas, "esencialmente mujeres", para que, ante la "mínima creencia de haber sido objeto de un pinchazo, lo denuncien" y vayan a un centro de salud porque "hay tóxicos que son de muy rápida absorción".

"Esa conducta ya es delictiva", ha enfatizado Grande-Marlaska al recordar que el pinchazo ya constituiría un delito de lesiones con la circunstancia agravante de género. Después, ha dicho, se podrá determinar si ha habido inoculación con otra finalidad específica y si se puede ampliar la imputación.

El ministro ha recordado que la sumisión química no es algo nuevo, y que las Fuerzas de Seguridad trabajan desde hace "mucho tiempo", con modificaciones legislativas para incrementar la respuesta penal.

Las víctimas de pinchazos alzan la voz

El único caso en el que las pruebas posteriores al supuesto pinchazo han arrojado un resultado positivo en sustancias tóxicas (MDMA) es el de una menor de 13 años que denunció los hechos, ocurridos en las fiestas del barrio gijonés de Montevil. El caso se encuentra bajo investigación de la Policía Nacional, que centra las sospechas en un hombre de unos 45 años que pudo ser visto por varios testigos y la víctima cuando le pinchó a la altura del gemelo.

Otras víctimas, algunas de las cuales han presentado sus respectivas denuncias, han alzado la voz en redes sociales, donde han relatado el momento en el que sintieron un pinchazo cuando se encontraban en locales o recintos de ocio a lo largo y ancho del país.

"De repente, mi amiga me agarra fuerte del brazo y dice que le han pinchado. Se gira y consigue ver a un chico con una jeringuilla en la mano y salimos corriendo de allí..." Así narra Cristina la supuesta agresión que sufrió su amiga en una discoteca del Puerto de Santa María, en Cádiz.

Su experiencia, resumida en un hilo de Twitter, ha causado miles de reacciones contra este fenómeno, y su testimonio ya contabiliza más de 25.000 "me gusta" y más de 17.000 "retuits".

Sobre el autor de esta publicación