Incendios forestales

Estabilizados los incendios en Galicia, León y Sierra de Gata tras arrasar más de 3.000 hectáreas

El fuego ya ha devorado este año más de 162.000 hectáreas en España

Incendio forestal en Chandrexa de Queixa (Ourense)

EFEIncendio forestal en Chandrexa de Queixa (Ourense)

Los incendios que este año han calcinado bosques en casi toda España continúan abrasando miles de hectáreas entre Galicia, Extremadura (preocupa especialmente el norte de la Sierra de Gata, en Cáceres), Castilla y León y Castilla-La Mancha.

La campaña de incendios aún no ha acabado y ya han ardido en España más de 162.000 hectáreas, según el último balance sobre incendios forestales publicado por el Ministerio para la Transición Ecológica, que cuenta hasta 37 grandes fuegos en lo que va de año.

Este jueves, los incendios forestales siguen afectando principalmente a Galicia, aunque a última hora de la tarde se encuentran estabilizados y evolucionan favorablemente, favorecidos en parte por las tormentas caídas el miércoles y, en estos momentos, no hay peligro ya para los núcleos de población.

Las lluvias registradas el miércoles en forma de tormentas, muy esperadas, contribuyeron de forma decisiva a frenar el avance de los fuegos, alguno de gran virulencia y con varios focos, como ocurrió con el caso de Laza, en la parroquia de Camba.

El incendio de Laza, el más grave de estos días tras el de Boiro, en A Coruña, permanece activo aunque "evoluciona favorablemente hacia su estabilización" tras afectar a unas 2.100 hectáreas, según el último balance provisional ofrecido por la Consellería do Medio Rural.

En la actualidad, la Xunta de Galicia ha elevado la superficie a las 2.100 hectáreas tras unir este incendio al registrado en Chandrexa de Queixa, parroquia de Queixa, un dato que es todavía provisional y que el satélite europeo Copernicus eleva a las 3.200 hectáreas en Laza y 424 en el caso de Chandrexa.

En el control de este incendio continúa trabajando sin descanso un amplio dispositivo en el que han participado hasta el momento 33 agentes, 56 brigadas, 32 motobombas, tres palas, doce aviones y catorce helicópteros.

También en la provincia de Ourense permanecen activos otros dos fuegos registrados en Boborás y O Irixo, que han quemado respectivamente 120 y 680 hectáreas. En el caso de Irixo, participan en su control veinte agentes, dos técnicos, 59 brigadas, 43 motobombas, diez aviones y trece helicópteros.

En la actualidad, la Consellería ha solicitado la desactivación de la situación dos en el distrito forestal XI, O Ribeiro-Arenteiro, al remitir el peligro para los núcleos de población.

En estos momentos, la Xunta ha explicado que en ambos incendios "se está avanzando en las líneas de control" para su estabilización.

Por otro lado, la Xunta ha informado de un nuevo incendio registrado en Vilariño de Conso en la parroquia de Sabuguido, que empezó a las 17:39 horas y ha sido dado por controlado a las 18:55, y ha quemado 0,21 hectáreas dentro del parque natural de O Invernadoiro, fuertemente castigado en el último mes por diferentes incendios.

En declaraciones a Efe, el alcalde de Laza, José Ramón Barreal, confirmaba este jueves la evolución favorable de este incendio en las últimas horas y ha aclarado que "aunque sigue activo, afortunadamente no ha habido reproducciones" mientras los medios continúan refrescando la zona.

Pese a su virulencia, finalmente este incendio no provocó riesgo para núcleos habitados y no hubo que proceder a desalojos.

El incendio que afectó a la comarca de Carballiño, con focos en Carballiño, Boborás e Irixo, obligó ayer a interrumpir la circulación ferroviaria entre O Irixo y Lalín por la presencia de varios focos, que han afectado a los trenes que circulan entre Ourense y Santiago de Compostela.

Uno de ellos -el que salía de Ourense a las 15:30 horas- tuvo que ser suspendido. En ambos casos, fuentes presenciales apuntaron al paso de un tren como posible causa de varios de estos focos registrados en el distrito de Carballiño-Ribeiro.

En lo que respecta al resto de Galicia, en la provincia de La Coruña los incendios se encuentran bajo control tras quemar cientos de hectáreas. En concreto, el más grande de As Pontes (105) permanece controlado y el segundo incendio ha sido extinguido, mientras que se mantiene estabilizado el de Boiro, el más grande registrado en las últimas semanas tras afectar a 2.200 hectáreas.

Preocupación en Sierra de Gata

Por otro lado, los medios de extinción en el incendio de Sierra de Gata han logrado estabilizarlo tras más de 30 horas de trabajo tanto desde el aire como sobre el terreno, aunque el operativo terrestre seguirá en la zona durante esta próxima noche.

Fuentes de la Junta de Extremadura han anunciado que el primer paso para hacer frente al incendio, la estabilización del mismo, ya se ha logrado, si bien han anunciado que en estas próximas horas seguirán con su labor cuatro retenes, agentes del medio natural y técnicos, con el apoyo de camiones y material pesado. A pesar de ello, el Plan de Lucha contra los incendios forestales de Extremadura (Infoex) mantiene el nivel 2 de peligrosidad.

El incendio comenzó en la tarde este pasado miércoles en una zona de pinar del término municipal de Santibáñez el Alto, pero la virulencia de las llamas extendió el fuego hacia Torre de Don Miguel. Ante esta situación se ordenó el desalojo preventivo de la localidad de Torre de Don Miguel, de unos 500 habitantes, de los que alrededor de un centenar han sido realojados en el polideportivo de Moraleja, municipio situado a unos 23 kilómetros.

De momento, la Junta de Extremadura no prevé que los vecinos puedan volver este jueves a sus casas.

Estabilizado el incendio de Boca de Huérgano

Las lluvias registradas han ayudado a estabilizar el incendio forestal de Boca de Huérgano (León), sobre todo en el foco sur, subiendo tanto hacia este como oeste, y controlando las llamas en más de la mitad de los 20 kilómetros del perímetro del incendio.

El Centro de Coordinación Operativa Integrado (CECOPI) de León se ha reunido este jueves para actualizar y conocer la evolución favorable del incendio lo que ha ayudado a liberar a los medios aéreos de esa zona y dejando en manos de los siete helicópteros de los que se dispone la extinción aérea.

La delegada de la Junta en León, Ester Muñoz, ha explicado que las previsiones es centrar los trabajos de extinción en la zona norte, perimetrando las llamas que bajan de norte a sur y distribuyendo los medios para rematar la línea.

Durante este jueves los técnicos prevén que las llamas bajen por la ladera hacia el norte, atacándolas cuando lleguen a la zona más baja, ya que las llamas en la cima son más complicadas de extinguir debido a la difícil orografía, por lo que su extinción como en los focos de la zona oeste se dejan a las brigadas helitransportadas.

Muñoz también ha adelantado que se mantienen las restricciones de acceso al incendio por las pistas desde los pueblos y se mantiene por precaución el nivel 2, en una escala de 0 a 3 de menor a mayor intensidad, mientras que las restricciones a la navegación en el pantano de Riaño se han levantado.

En la mañana de este jueves el operativo de extinción está compuesto por cuatro cuadrillas de tierra, dos autobombas, siete helicópteros, cinco brigadas helitransportadas de la Junta y el Miteco, dos técnicos, siete agentes medioambientales, medio centenar de militares dela UME y un puesto de mando instalado en la localidad de Barniedo.

En Salamanca, mientras, dos helicópteros, efectivos de una brigada de lucha contra incendios forestales ELIF de las bases salmantinas de Guadramiro y El Bodón, así como los bomberos de Lumbrales, siguen trabajando en la extinción de las llamas del incendio de La Fregeneda, en Las Arribes del Duero, que afecta a más de 400 hectáreas.

Las llamas se detectaron sobre las 14.30 horas del miércoles en una parte agrícola y llegaron a una pendiente a la que es muy complicado acceder, por lo que el fuego progresó "rápidamente", ha detallado el director técnico de la extinción del incendio, José Almodóvar, quien ha explicado que la mayor dificultad que se presenta es la topografía, una de las más complejas de la región.

El incendio de Cuenca, por su parte, ha afectado ya a al menos 250 hectáreas y estará previsiblemente controlado en la tarde de este jueves si se mantienen las condiciones meteorológicas actuales, según ha adelantado la delegada del Gobierno regional en esta provincia, María Ángeles Martínez, quien ha pedido ser "cautos y precavidos" ante el anuncio.