EL GOVERN, AL BORDE DE LA RUPTURA

Illa, ante la crisis pandémica independentista

El líder del PSC sopesa con la misma calma que afrontó la Covid-19 qué papel va a jugar en el desmoronamiento del Gobierno de Cataluña. No apoyará una caída de Pere Aragonés, pero tampoco forjará una alianza estable con ERC. Su discurso es ser útil a los catalanes

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, y el jefe de la oposición, Salvador Illa, durante la última sesión del debate de política general en el Parlament

El líder del PSC y portavoz en el Parlament de Cataluña, Salvador Illa, pidió en la segunda sesión del Debate de Política General al Gobierno de la Generalitat, “respuestas y certezas”. Y no pasaron muchas horas para que descubriera que el Gobierno catalán no tenía respuestas ni certezas.

Pero Illa no pasó de ahí e hizo un discurso que ha sido y quiere ser su seña de identidad política: ser útil a los catalanes y alejarse del ruido.

El ex ministro de Sanidad que combatió la Covid-19 parece afrontar la crisis pandémica del independentismo catalán con las mismas armas: sentido común, tranquilidad, mucho trabajo por detrás y esperar a jugar sus cartas.

Ya dijo que él no apoyaba una moción de confianza contra el president de la Generalitat, Pere Aragonés, que apoyaban los socios de Gobierno de ERC. Y marcó su mensaje a los dos partidos que sostienen el Gobierno: “Están pensando sólo en ellos mismos y malgastando el tiempo de los catalanes”.

Fuentes del PSC aseguraron a República.com que, aunque fuese posible con sus votos, no está en los planes de Salvador Illa hacer caer al Gobierno de Aragonés. E, incluso, no es descartable que los votos de los socialistas catalanes -el partido que ganó las últimas elecciones- contribuyan a dar una cierta estabilidad, aunque Junt per Cat abandone el Gobierno. Lo que sí está descartado es que el PSC entre en un Ejecutivo con los republicanos catalanes.

En el PSC, además, se da por hecho que se mantenga el actual Gobierno de coalición o no, el interés de los partidos independentistas es seguir en la Generalitat, al menos, hasta las elecciones municipales del último domingo de mayor de 2023. “No va a dejar la ventaja que les da está en el Gobierno de la Generalitat de cara a estas elecciones”, afirmó un destacado dirigente del PSC.

Por ello, Illa mide sus tiempos y sus pasos. Y, además, pasa por una situación de afianzamiento de su liderazgo en Cataluña, según opinan hasta sus adversarios. “Illa ni el PSC van a dilapidar el capital electoral que tuvieron en las últimas elecciones como hizo Inés Arrimadas y Ciudadanos”, indicó el citado dirigente catalán.

De hecho, Illa se está recorriendo todo el territorio catalán en actos de todo tipo, tanto sectoriales como de partido, y el poder de convocatoria está sorprendiendo a sus rivales políticos.

De momento, Illa y el PSC velan armas a ver cómo se resuelve la penúltima crisis del Gobierno de la Generalitat y, en función de su resultado, se tomarán las decisiones políticas que correspondan.

El propio Illa, gran conocedor de la política catalana, sabe que en el mundo independentista las decisiones son imprevisibles y, además, siempre le ha desconcertado el rumbo que toma el partido republicano. “ERC cada vez que puede equivocarse, se equivoca”, afirmó en una ocasión… y lo mantiene.

Sobre el autor de esta publicación

Manuel Sánchez | Corresponsal Político

Manuel Sánchez (Cáceres, 1967) es periodista y escritor. Trabajó 22 años en el diario EL MUNDO, primero en información judicial y desde el año 2000 se especializó en información política sobre el PSOE y el Gobierno. Tras un año en eldiario.es, de 2014 a 2021 estuvo en el área política de Publico.es. Es autor de los libros: "Las noticias están en los bares" y "Yolanda Díaz, la dama roja".