Iglesias dinamita Unidas Podemos y Montero rompe el feminismo mientras crece la alianza entre Sánchez y Díaz

Con los PGE aprobados, al Presidente Sánchez no le importa sino que le conviene que UP rompa el Gobierno que él ahora pretende reformar

Iglesias dinamita Unidas Podemos y Montero rompe el feminismo mientras crece la alianza entre Sánchez y Díaz

montero

Aprobados los PGE de 2023, el impuesto a la Banca y las energéticas y la reforma del delito de Sedición, el presidente Pedro Sánchez, que ahora se se adornará con la presidencia de la Internacional Socialista (o más bien ‘bolivariana, donde prácticamente no están Reino Unido, Alemania, Italia y Francia) ha dado por concluida la legislatura.

Pero, si UP se aviene a retirar sus exigencias en las leyes Trans, Vivienda y ‘mordaza’, todavía podría Sánchez ampliar su cuenta de resultados antes de lanzarse a la campaña electoral de las municipales y autonómicas a partir de enero de 2023.

Y nada le importa a Sánchez que Pablo Iglesias quiera romper el Gobierno (lo que ahora le convendría electoralmente al PSOE) para relanzar Podemos contra Yolanda Díaz y su plataforma Sumar. Porque la relación de Iglesias con Sánchez está tan rota como su relación con Yolanda Díaz, a la que Iglesias pretende sustituir por una Irene Montero desprestigiada por sus errores en la Ley del ‘sí es sí’ que ha acabado rompiendo la unidad de las feministas.

Como se vio en las manifestaciones feministas del pasado viernes en Madrid donde en la más numerosa y con presencia de varias ministras se exhibieron pancartas pidiendo la ‘dimisión de Irene Montero’ por el fiasco de su Ley del ‘sí es sí’. Cuyas lagunas y errores están favoreciendo la puesta en libertad y rebajas de condenas a abusadores y agresores sexuales ahí incluidos varios violadores de mujeres y menores.

De lo que se desprende que Iglesias y Montero están dinamitando UP y rompiendo el feminismo y cabalgan hacia la auto destrucción de Podemos en beneficio del PSOE y de la plataforma Sumar. Los que, por otra parte, están tejiendo una nueva alianza en la izquierda. Mientras Podemos enfila, como ocurre en Cs, la senda de su decadencia y de los llamados ‘nuevos partidos’ que surgieron en 2014, de la mano de Iglesias y Albert Rivera y de los que poco o nada quedará.

El estrepitoso fracaso de la Ley del ‘si es sí’, lo están certificando los jueces aplicando esta nueva ley en beneficio de los reos que tienen derecho a que se les aplique la Ley que les es más propicia, como lo confirmará el Tribunal Supremo. Lo constituye un duro varapalo para la pretensión de Iglesias de colocar a Montero como líder de UP y lo que les obligará a reformar esa caótica Ley.

Una Irene Montero que habla de campaña y ‘violencia política’ contra ella con un victimismo impostado que han desactivado las feministas del PSOE. Cuando en realidad la única ‘violencia política’ la ha ejercido ella llamando ‘machistas’ a los jueces y el propio Iglesias tildando a Díaz de ‘miserable, cobarde y estúpida’.

Sobre todo una vez que Sánchez, tras aprobar los PGE, ya no está obligado a proteger a Montero en el Gobierno mientras que Carmen Calvo, desde su liderazgo feminista en el PSOE, se está vengando de Montero que fue quien forzó su salida del Gobierno. Y que ahora ya no podrá impedir la reforma de su proyecto, también demencial, de Ley Trans, que amenaza a los menores por la ausencia de controles médicos, jurídicos y paternales.

Lo que lleva a Iglesias y a Montero a un precipicio político como se va a evidenciar en las elecciones municipales de mayo, donde Díaz apoyará a Errejon y a Colau en sus candidaturas de Madrid y Barcelona, en la espera de lanzar la plataforma Sumar para las elecciones generales de fin de año. Una cita donde tampoco se descartan acuerdos puntuales entre el PSOE y Sumar.