Gobierno y PP con todos los puentes dinamitados

El Ejecutivo no ve posibilidad de reabrir un diálogo constructivo a las puertas de un año electoral. Sánchez, en todo su mandato como presidente, no ha tenido nunca buena relación con el primer partido de la oposición

Gobierno y PP con todos los puentes dinamitados

EFEEl presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, escucha la intervención del líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, durante el pleno del Senado

A las puertas de un año eminentemente electoral, con elecciones municipales y autonómicas el último domingo de mayo de 2023 y, previsiblemente, unas generales en diciembre, se puede concluir tras los acontecimientos de las últimas semanas que los puentes entre el Gobierno y el PP están definitivamente dinamitados.

Así lo piensan fuentes del Ejecutivo que ven escasas posibilidades de reabrir un diálogo constructivo con el primer partido de la oposición y, mucho menos, de poder conseguir acuerdos en determinados temas en lo que resta de legislatura.

Para el Gobierno, la esperanza de que el nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, posibilitara una nueva etapa de relaciones con el Gobierno y dejara atrás la fase de nulo entendimiento que hubo con Pablo Casado ha quedado difuminada.

La lectura del Ejecutivo es que Feijóo ha claudicado ante el sector más de derecha de su partido y, en concreto, a los planteamientos de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; así como de distintos sectores mediáticos y económicos.

La durísima invención del líder popular hace unos días en el Senado contra Sánchez y el Gobierno así lo prueban, aunque rechazase en dicha intervención la presentación de una moción de censura.

Una relación fallida de cuatro años

Lo cierto es que Sánchez, desde que accedió al Gobierno en la pasada legislatura, en junio de 2018, nunca ha tenido buena interlocución con el principal partido de la oposición.

La poca sintonía con Pablo Casado se evidenciaba nada más verle en la escalinata de La Moncloa en los escasos encuentros que ambos mantuvieron. Desde el Gobierno se dice que se intentó, pero que la estrategia del anterior líder popular era de tierra quemada contra Sánchez y su Gobierno, y nunca tuvo intención de llegar a acuerdos de ningún tipo.

Sánchez, además, tampoco hizo demasiados esfuerzos por hacer cambiar de actitud al líder del PP, con el que pasó meses sin hablar ni por teléfono, y mucho menos convocarle a algún encuentro en La Moncloa.

Dicen que el presidente del Gobierno quiso cambiar de verdad ese rumbo con Feijóo e intentó poner buena voluntad en los primeros encuentros y contactos. Incluso, aseguran las citadas fuentes, que Sánchez se mostraba esperanzado en llegar a ciertos pactos que, incluso, le pudieran hacer jugar con la llamada “geometría variable” en el Congreso en determinados asuntos.

Sin embargo, la ruptura inesperada del acuerdo para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha acabado con la voluntad del presidente del Gobierno de buscar nuevos acercamientos. En este sentido, dirigentes que conocen bien a Sánchez, aseguran que el presidente no suele dar una segunda oportunidad cuando cree que le han traicionado o han quebrado su confianza. Y así lo piensa sobre Feijóo.

El PP, por su parte, cree que Sánchez está entregado a Unidas Podemos y a los independentistas que le apoyan en el Congreso, y que tiene nula voluntad política de conseguir Pactos de Estado o llegar a acuerdos con el Partido Popular.

Además, la estrategia política del PP pasa por la denuncia constante de que Sánchez está en manos de los independentistas, lo que hace todavía más impensable la posibilidad de que se sume a algún consenso.

Así, todo indica que el año que queda de legislatura por delante seguirá siendo un choque de trenes entre el Gobierno y la oposición, donde ninguna de las partes va a ahorrar esfuerzos para desgastar políticamente al adversario.

Sobre el autor de esta publicación

Manuel Sánchez | Corresponsal Político

Manuel Sánchez (Cáceres, 1967) es periodista y escritor. Trabajó 22 años en el diario EL MUNDO, primero en información judicial y desde el año 2000 se especializó en información política sobre el PSOE y el Gobierno. Tras un año en eldiario.es, de 2014 a 2021 estuvo en el área política de Publico.es. Es autor de los libros: "Las noticias están en los bares" y "Yolanda Díaz, la dama roja".