La guerra fiscal

El Gobierno marca distancias con la rebaja fiscal de Puig y advierte: "Bajar impuestos se traduce en recortes"

Moncloa alega aún así que hay diferencias entre la medida del presidente valenciano con la propuesta por el PP

La ministra portavoz, Isabel Rodríguez

EUROPA PRESSLa ministra portavoz, Isabel Rodríguez

La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha eludido responder este martes expresamente si el Gobierno está de acuerdo o no con la decisión del presidente valenciano, Ximo Puig, de deflactar la tarifa del IRPF para rentas inferiores a 60.000 euros. Pero de manera genérica sí ha pedido un "discurso responsable" a todas las CCAA porque cada vez que se reducen ingresos, "está el debate de qué recortar".

Así lo ha afirmado durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en la que ha evitado concretar la posición del Gobierno, pese a que los periodistas la han preguntado en varias ocasiones si respalda la decisión de Ximo Puig y si el Gobierno va a tomar una decisión similar.

Rodríguez ha insistido en que la política fiscal del Gobierno es la de la "justicia social" para que esta crisis "no la paguen los de siempre" y ese será, ha dicho, el enfoque del paquete fiscal que prepara el Ejecutivo con el fin de que los que más tienen más contribuyan y que no se produzcan "regalos fiscales" de la clase media y trabajadora a los más ricos.

Ha añadido también que el paquete de medidas en el que trabaja Hacienda, que se baraja presentar el jueves de esta semana, "va a paliar el problema de raíz", es decir, evitar que la "inflación siga subiendo".

Pero dicho esto, ha dejado claro que la política fiscal no se puede diseñar "en abstracto" porque cada vez que se toma una decisión en materia fiscal y se reducen ingresos hay que plantearse "dónde se reducen y a quién afecta esa reducción".

En este sentido, ha precisado que el Gobierno "respeta a las CCAA", pero ha pedido a todas que tengan un "discurso responsable", aunque lo ha hecho de manera genérica y sin mencionar expresamente el anuncio realizado esta mañana por Ximo Puig de deflactar la tarifa del IRPF a las rentas de menos de 60.000 euros.

No obstante, fuentes del Ejecutivo han tratado de diferenciar la medida anunciada por Ximo Puig de la propuesta de deflactación de la tarifa del IRPF realizada por el Partido Popular. Incluso, desde el Gobierno se afirma que el presidente valenciano tiene toda la legitimidad para hacer lo que considere oportuno.

En cualquier caso, la portavoz ha insistido en que cada vez que se habla de reducir ingresos, hay que tener en cuenta que son recursos que después se van a necesitar para contratar más maestros, sanitarios, para ayudar a las personas más desfavorecidas o para la dependencia.

"Cada vez que hablamos de rebajar está el debate de qué recortar", ha exclamado para acto seguido precisar que "este es un Gobierno que no quiere recortar derechos y prestaciones a las personas que más lo necesitan en este momento de dificultad".

Por lo tanto, ha recalcado que esa será la política fiscal que el Gobierno está "ultimando con absoluto rigor y coherencia con la política europea".

Además, ha argumentado que España tiene que ser "coherente" con sus políticas porque ha pedido ayuda a Europa y va a recibir 140.000 millones de euros.

Feijoo pide al PSOE que "se aclare"

Por su parte, el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha dicho este martes que "el Partido Socialista debería ponerse de acuerdo consigo mismo", en relación al anuncio de Puig.

"El panorama de nuestro país es que se descalifica al PP por hacer una propuesta, cuando el Partido Socialista la vota en Euskadi, la aprueba en Valencia y Podemos la pide en la Asamblea de Madrid", ha señalado el líder de los populares en una conferencia en el Cercle d'Economia de Mallorca.

Feijóo ha recordado también las propuestas realizadas por el PP de pactos para hacer frente a la crisis energética y a las subidas de precios, con medidas para incentivar el ahorro, una simplificación fiscal de los impuestos de la energía y extender la bajada del IVA de la luz y del gas hasta que finalice el invierno.

Contra la "espiral inflacionista", que supone pérdida del poder adquisitivo para los hogares, pero un aumento de la recaudación del IVA para el estado que ha cifrado en unos 1.000 millones, Feijóo plantea una reducción del IRPF a rentas por debajo de 40.000 euros y una bajada también del IVA a productos básicos, del 10 al 4 %.

La falta de respuesta del Gobierno a estas propuestas del PP, Feijóo ha dicho que el presidente, Pedro Sánchez, "tiene la libertad condicionada a la tiranía de las minorías que lo sostienen" y ha defendido que las comunidades que han bajado los impuestos lo han hecho en el ámbito de sus competencias constitucionales y estatutarias.

Ha recalcado que "la propuesta de rebajar impuestos no es de sedición sino de constitución" y ha criticado que la reacción del Gobierno haya sido "desempolvar el centralismo".

Feijóo considera que "la política fiscal es el talón de Aquiles del Gobierno" y ha rechazado que le pidan que "ponga orden" entre los líderes autonómicos del PP, algo que considera propio de una "mentalidad autoritaria" que no comparte. Ha asegurado que lo que espera de los presidentes autonómicos del PP es "que sean fieles a los intereses de sus ciudadanos".