Sánchez se desmarca de Garzón y apremia al PP y al resto de partidos a convalidar la reforma laboral

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este viernes que el PSOE "cumple" con el sector ganadero con las acciones llevadas en estos dos años de legislatura, aunque no ha mencionado al ministro de Consumo, Alberto Garzón, tras la polémica generada por sus declaraciones. Por otro lado, Sánchez ha reclamado el apoyo de todos los grupos parlamentarios, mencionando expresamente al PP, para convalidar en el Congreso el decreto de la reforma laboral, "un buen acuerdo para España". Presidentes autonómicos y dirigentes del PSOE sí han cuestionado este viernes las palabras de Garzón, entre ellos el más contundente ha sido el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien ha vinculado su "error" a su poca "carga de trabajo". Unidas Podemos, por su parte, ha cerrado filas con Garzón y ha acusado a los socialistas de "deslealtad".

Sánchez

Sánchez

SánchezDurante su intervención este viernes en el Comité Federal del PSOE, Sánchez ha asegurado, sin mencionar a Garzón, que el Ejecutivo cumple con el sector primario, con los agricultores y ganaderos aprobando la Política Agraria Común (PAC) y con el reparto a todos los gobiernos autonómicos. Además, Sánchez ha destacado la aprobación de la Ley de Cadena Alimentaria, impulsada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que entró en vigor a mediados del mes de diciembre.

Esta ley tiene el objetivo de establecer unos precios más justos para todos los operadores, especialmente los productores y prohíbe la destrucción de valor. De esta forma, cada operador de la cadena alimentaria debe pagar al operador inmediatamente anterior un precio igual o superior al coste de producción asumido. Por lo tanto, los costes de producción se constituyen como la base de la negociación de los contratos escritos.

Sánchez por el contrario no ha hecho ninguna mención en su discurso al ministro de Consumo, después de la polémica generada por sus declaraciones sobre la calidad de la carne que exporta España y sus críticas a la ganadería intensiva y las macrogranjas. En una entrevista en el diario británico The Guardian, Garzón afirmó que es peor la carne de macrogranja que la de ganadería extensiva y que en España se maltrata a los animales.

En un primer momento, desde el Gobierno desautorizaron a Garzón y señalaron que eran declaraciones a título personal, aunque el ministro se reafirmó en sus palabras y reiteró que hablaba como miembro del Ejecutivo.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha dicho este viernes que la opinión de Garzón, sobre la calidad de la carne española y la producción de la ganadería es "respetable", pero la "única" postura que "importa" es la del Gobierno, que se ha posicionado "claramente" en defensa del sector.

Por su parte, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha defendido también la "altísima calidad" de sector ganadero en España, un país que está a la "vanguardia". "Tenemos un sector ganadero con una altísima calidad profesional y de producción ganadera, somos un país que estamos a la vanguardia en cuanto a profesionalidad y calidad", ha respondido Grande-Marlaska al ser cuestionado por este asunto durante la rueda de prensa de balance provisional de Tráfico del año 2021.

Apoyo a la reforma laboral

Por otro lado, el presidente del Gobierno ha reclamado este viernes el apoyo de todos los grupos  parlamentarios para convalidar en el Congreso de los Diputados el decreto de la reforma laboral, incidiendo en que no caben las imposiciones y todos deben ceder en algo para facilitar lo que es "un buen acuerdo para España".

"Pido formalmente el apoyo de todos los grupos parlamentarios a la convalidación de la reforma laboral", ha dicho Sánchez, incidiendo en que el acuerdo entre sindicatos y empresarios y entre los agentes sociales y el Gobierno "es un acuerdo de país". "Cada grupo tendrá alguna objeción, es evidente", ha reconocido, subrayando que también las tienen la patronal, los sindicatos y el Gobierno. Pero, ha advertido, "no habrá acuerdo si todos no cedemos en algo" porque lo contrario sería "imposición", que fue lo que hubo con el PP durante sus ocho años de gobierno.

En opinión de Sánchez, si la oposición no respalda la reforma laboral, deberá explicar "si se resiste a defender los intereses de los empresarios y de los trabajadores" y "qué pone por encima de los intereses de España". "Pedimos a todas las fuerzas políticas que se sumen al acuerdo, que arrimen el hombro, porque hay argumentos y razones de sobra para defender este acuerdo", ha insistido, procediendo a continuación a repasar algunas de esas razones.

En este sentido, ha sostenido que el acuerdo alcanzado "representa a la amplia mayoría de los españoles, muy por encima de sus ideologías" y que sitúa en el centro del modelo laboral español la negociación colectiva "y por tanto el diálogo y el acuerdo entre empresarios y trabajadores y sobre todo la dignificación de las condiciones laborales".

Se trata, ha abundado el también secretario general del PSOE, de "una reforma ambiciosa" que va a permitir abordar y atajar dos de los principales males del mercado de trabajo, la precariedad y el alto desempleo en comparación con otros países. En este sentido, ha destacado que "se va a penalizar la contratación de baja duración y se va a incentivar la contratación indefinida". También se van a perfeccionar los ERTE, "uno de los grandes descubrimiento" durante la gestión de la pandemia, para convertirlos en "ERTE estructurales" que sirvan de "alternativa al despido como forma de flexibilidad interna".

Asimismo, ha añadido, se van a impulsar los contratos de formación, "una de las grandes tareas pendientes" del mercado laboral español y, lo más importante, "recuperamos la negociación colectiva, situándola en el corazón del nuevo modelo de las relaciones laborales".

La reforma propuesta, ha puntualizado, "responde a las exigencias que reiteradamente Europa ha venido subrayando de reducir la temporalidad, de potenciar la contratación indefinida, de usar mecanismos de flexibilidad interna en lugar del despido y de mejorar la formación de los trabajadores y de reducir el desajuste entre la oferta y la demanda".

Críticas a Garzón desde el PSOE

Desde el PSOE, varios líderes autonómicos y dirigentes sociales sí han criticado las palabras de Garzón y le han pedido una rectificación. Este mismo viernes, el secretario general de los socialistas en Castilla y León y candidato a la elecciones del 13 de febrero, Luis Tudanca, señaló que se había "equivocado" al afirmar que se maltrataba a los animales en las macrogranjas de España.

Más duro fue el presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García Page, que también este lunes a la entrada del Comité Federal, le acusó de "matar moscas con el rabo" como el diablo "cuando no tiene nada que hacer" y le ha pedido que rectifique porque "es de sabios".

En cuanto a si considera que el ministro debería ser cesado, García-Page ha señalado que la decisión depende de Sánchez y que, “basta que le pida la oposición una cosa, para que tenga que hacer lo contrario”. Por ello, ha considerado que el PSOE debe “dejar muy caro que piensa de manera muy distinta” y que su verdadera preocupación es la recuperación económica y la batalla contra el coronavirus.

Además, ha señalado que “no ha habido en la vida unos controles de calidad” como los actuales, por lo que lo importante es pactar con el sector una legislación “equilibrada” y que contemple los intereses ambientales y el desarrollo de la industria.

Por su parte, el candidato del PSOE a la Junta de Andalucía, Juan Espadas, ha asegurado que el sector ganadero es un “sector de primor en el que se crea economía y empleo y del que nos sentimos orgullosos”. Preguntado por Garzón y si cree que debería dimitir, el candidato socialista ha asegurado que pese a que las declaraciones del ministro “probablemente no hayan sido las correctas, el país no está para polémicas que se ceban desde la derecha”.

Días antes, tanto el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, como el de Aragón, Javier Lambán, ambos socialistas, también afearon las palabras de Garzón. Este último llegó a afirmar que quien hace estas declaraciones "no puede ser ministro de España ni un día más".

También el exministro de Sanidad y líder del PSC, Salvador Illa, ha subrayado su convicción de que el sector primario cumple con todas las exigencias de calidad impuestas por la UE y cuenta con su apoyo.

Finalmente, la exvicepresidenta Carmen Clavo también ha rehusado entrar en la polémica y se ha limitado a destacar el “importante trabajo en sostenibilidad ambiental” que está realizando el Gobierno.

UP cierra filas con Garzón

El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso y líder de los comunes en la Cámara Baja, Jaume Asens, ha asegurado este viernes que Garzón "habla como Gobierno y no a título personal", al tiempo que ha pedido a Lambán que rectifique "de forma inmediata" tras pedir su dimisión. "Es una deslealtad gravísima", ha asegurado Asens en una entrevista en RNE, en referencia a las palabras de Lambán, quien dijo que Garzón "no puede ser ministro de España ni un minuto más".

Asens ha pedido valorar las palabras del ministro "a partir de lo que ha dicho" y no "a partir de lo que algunos se han inventado de lo que ha dicho". Así, ha aseverado que Garzón ha dicho la verdad, "lo que dice la Comisión Europea".

En sus palabras, las macrogranjas producen muchos gases de efecto invernadero, se ha "duplicado" la contaminación del agua por tratos en los últimos cuatro años y esto es "un peligro para la salud".

"España se ha convertido en el principal estercolero de purines de Europa", ha asegurado Asens, que ha reprochado que hayan hecho a Garzón un 'No mires arriba', en alusión a la película de Adam Mckay: "Tenemos ante nuestras narices un meteorito un problema creciente y algunos anteponen sus interese electorales a la verdad, como pasa en la película".

Sobre el autor de esta publicación