García-Gallardo llama "imbécil" a Igea en las Cortes de Castilla y León

Ambos han intercambiado duras acusaciones: mientras que García-Gallardo ha llamado delincuente a Igea, este le ha recordado que solo a él le está investigando la Fiscalía

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo (Vox)

EFEEl vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo (Vox)

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo (Vox), ha llamado "imbécil" al procurador de Cs en las Cortes y exvicepresidente de la Junta, Francisco Igea, por mofarse de su aparición en el programa televisivo "Masterchef" y quejarse en él de un puré.

El rifirrafe entre el vicepresidente y el exvicepresidente ha acontecido este martes durante el debate de una interpelación en la sesión plenaria de las Cortes, cuando, durante la intervención del procurador Igea, el debate se ha interrumpido por el insulto proferido por el miembro de la Junta. "¿Me ha llamado usted imbécil?", ha condenado Igea, quien ha instado al vicepresidente a controlarse: "¿No le han enseñado a usted a contenerse?", le ha preguntado el procurador a García-Gallardo.

 

En este punto, el procurador desde el atril y el vicepresidente desde su escaño han intercambiado, sin la intervención del presidente de la Cámara, acusaciones, ya que, mientras que García-Gallardo ha llamado delincuente a Igea, este le ha recordado que solo a él le está investigando la Fiscalía. "Señor vicepresidente, es usted una vergüenza para este parlamento", ha apostillado sobre este encontronazo Igea.

No es la primera sesión en la que los miembros de la oposición expresan sus quejas durante sus intervenciones en la Cámara por las interrupciones y descalificaciones que, a su juicio, realiza durante los debates el vicepresidente de la Junta.

El ya polémico Gallardo, ha llenado titulares con salidas de tono que han recibido críticas, en alguna ocasión, hasta de sus propias filas y por las que el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha llegado a disculparse.

"Como una persona normal"

"Asco", "indecente" y "vergüenza" son alguna de las reacciones de la lluvia de críticas a Gallardo por su "menosprecio" hacia las personas con discapacidad que protagonizó el pasado mes de mayo. El vicepresidente de la Junta se dirigió a a una procuradora con discapacidad del PSOE. "No la voy a tratar con ninguna condescendencia sus faltas de respeto y le voy a responder como si fuera una persona como todas las demás", dijo Gallardo en el pleno de las Cortes de Castilla y León en respuesta a una pregunta de la procuradora socialista Noelia Frutos, quien se desplaza en una silla de ruedas por su discapacidad física.

La representante socialista le había preguntado "cómo cree que hay que tratar a las mujeres con discapacidad" después de que Gallardo dijera semanas antes que las mujeres no necesitan que se las trate "como discapacitadas" aplicando cuotas en el ámbito laboral.

Estas palabras de García-Gallardo precedieron a la carga que hizo contra lo que calificó de "izquierda hipócrita", que defiende a las personas discapacitadas "que han nacido, pero no a los que no han nacido", en referencia a que, en su opinión, la Ley del Aborto vigente en España permite "triturar a los niños" a los que se les detectan malformaciones o enfermedades de forma temprana.

La contestación trajo una larga lista de críticas de asociaciones y la mayoría de los partidos políticos e incluso el presidente Mañueco se vio obligado a pedir "perdón" por las palabras de su socio político. "Con respecto a las palabras del vicepresidente Gallardo, lo mejor es que le pregunten al vicepresidente Gallardo. Pero como presidente de como presidente de Castilla y León, esta es una tierra de respeto y de tolerancia y si alguna persona o alguna entidad del tipo que sea se ha podido sentir molesta u ofendida por cualquier cosa que haya hecho el Gobierno de Castilla y León, le pido respeto y disculpas y perdón"

La 'banalización del sexo' aumenta la despoblación

Otra de las sonadas polémicas de Gallardo llegó de mano del sexo. En junio del presente año el vicepresidente atribuyó a la 'banalización del sexo' el grave problema de la despoblación. "Cuando se olvida que la finalidad principal del sexo es la procreación, hay personas que se liberan de las cadenas que supone la familia y el matrimonio para dedicar su existencia a satisfacer sus deseos sexuales", llegó a asegurar.

Gallardo se refirió también a la "infantilización de la sociedad, con eternos adolescentes y hombres y mujeres caprichosos que no quieren asumir las cargas implícitas e inmediatas que supone tener un hijo", a la "ideología de género, la demonización de la familia como institución, el señalamiento del matrimonio como una institución jurídica opresora y el alarmismo climático", para generar, de nuevo, una debate público al que restó importancia y por el que, una vez más, Mañueco tuvo que salir al paso para desmarcarse.

El presidente de la Junta dio la cara en aquel momento para justificar que los gobiernos de coalición se sustentan sobre fuerzas políticas distintas" y como tales pueden tener "planteamientos distintos, como es el caso", y que "pueden hacer reflexiones políticas distintas".