Fin del curso político: guerra de Ucrania, inflación, giro populista de Sánchez y la primacía electoral del PP de Feijóo

A lo que se añade la crisis interna de UP entre Yolanda Díaz y Pablo Iglesias y el hundimiento de Cs

cronica

Se acaba un intenso y conflictivo curso político donde la guerra de Ucrania lanzada por Vladimir Putin ha desestabilizado las relaciones internacionales y especialmente en la Unión Europea y despertado y reforzado con Suecia y Finlandia a la OTAN en la Cumbre de Madrid.

Pero a la vez la guerra de Putin ha tenido un duro impacto en las economías de Occidente como consecuencia de la crisis energética provocada y de su duro impacto en la inflación y las economías occidentales donde la de EEUU acaba de entra en ‘recesión’.

La que puede llegar a Europa sí Putin (que ayer le cortó el gas a Letonia, como amenaza, decide en este otoño cerrar el grifo de sus exportaciones de gas a la UE, provocando un gélido invierno y una crisis de abastecimiento de energía que pondría en recesión a la UE y a España incluida, en vísperas del año electoral hispano de 2023.

La guerra de Ucrania (y con China amenazando a Taiwán), va camino de su sexto mes de combates y no hay visos de negociación ni de ‘alto el fuego’ lo que constituye un desastre para Ucrania y otro para la paz europea y para la economía de la UE donde la española, que acaba de llegar al 10,8 % de la inflación, a pesar del espejismo que producen las mejoras del empleo por el turismo y las contrataciones del sector.

En el ámbito de la política española la novedad del curso político que acaba ha estado en la mayoría absoluta lograda por el PP de Juanma Moreno en Andalucía que se ha proyectado por toda España en las encuestas que, tras el relevo de Pablo Casado por Alberto Núñez Feijóo en el PP, han colocado al PP como primer partido nacional y futuro ganados de las elecciones de 2023. Las que comenzarán en la próxima primavera con los comicios locales y autonómicos en 12 Comunidades, y acabarán con elecciones generales a finales de 2023.

Giro hacia la izquierda populista de Sánchez

Este vuelco electoral y de cambio de ‘ciclo político’ ha desatado alarmas en el Palacio de La Moncloa desde donde Pedro Sánchez ha liderado un giro a la izquierda populista y radical, anunciando ‘en el debate de la nación’ más impuestos a la Banca (4,8 %) y las empresas energéticas (1,2 %), lo que va a provocar la restricción del crédito y las inversiones en nuestro país.

Sánchez gira a la izquierda, con el falso discurso de ayudar a ‘las clases medias’, mientras se disparan los precios de la cesta de la compra y de los carburantes, con un discurso radical que Sánchez ha completado con un ataque a los empresarios.

Y con el anuncio de un techo de gastos para los Presupuestos Generales de 2023 de casi 200.000 M de euros, para cubrir el impacto de la inflación en las pensiones, cuando tras la subida de tipos de interés del BCE (para frenar la inflación) se han disparado la deuda y el déficit públicos hasta unos límites hasta ahora insospechados. 

Para completar su giro a la izquierda en pos de la recuperación electoral del PSOE- dice el Presidente que le va a dar las vuelta a las encuestas- Sánchez ha procedido en el reciente Comité Federal del PSOE a una reorganización de la cúpula del Partido Socialista en la que ha colocado a cinco ministros: María Jesús Montero (vicesecretaria general); Pilar Alegría (Portavoz), Felix Bolaños, Isabel Rodríguez y Miquel Iceta.

Pero esta operación de imagen y relanzamiento del PSOE se vio dañada y devaluada por la publicación en el Tribunal Supremo de la sentencia del juicio de los ERES de Andalucía con duras penas para los ex presidentes de la Junta y del PSOE José Antonio Griñán (6 años de prisión e inhabilitación) y Manuel Chaves (inhabilitación). Y prisión para varios de sus ex consejeros y altos cargos. Una sentencia que va a obligar a Sánchez a indultar a Griñán, lo que tendrá un alto coste electoral para el PSOE.

Yolanda Díaz en el alero

A la izquierda del PSOE, en Unidas Podemos, la situación no es mejor por causa del enfrentamiento abierto entre Yolanda Díaz y Pablo Iglesias (que sigue al mando de UP en la sombra) tras haber despreciado Díaz a UP en sus reuniones de Valencia, en las elecciones de Andalucía y en Madrid durante la presentación de la plataforma ‘Sumar’ a la que UP no parece estar dispuesta a sumarse.

Y ello mientras las encuestas han rebajado UP al 10 % de la intención del voto nacional con una pérdida de 10 de los 35 escaños que tienen en este momento. Mientras al PSOE le otorgan menos de 100 diputados y al PPmas de 130.

El PP de Feijóo cree en la victoria

Si se confirman la negras previsiones económicas del próximo otoño el ascenso del PP en el año electoral de 2023 será muy importante porque los ciudadanos, cansados ya del régimen sanchista de concesiones a los nacionalistas de ERC, Bildu y PNV y del nuevo populismo de Sánchez, consideran que el PP puede gestionar mejor la crisis económica como se confirmó en la crisis financiará de 2008 con la caída del Gobierno de Zapatero.

Pero ademas a Feijóo le favorece el hundimiento de Cs el bloqueo de Vox y la ‘moderación’ de su liderazgo que permite el trasvase de los votantes más moderados del PSOE hacia el PP y que discrepan de las concesiones de Sánchez a Bildu (en la Ley de Memoria) y a ERC tras el escándalo de los espionajes con Pegasus desde el CNI al presidente catalán Aragonés.

Concesiones de impuestos y techo de gasto de Sánchez a UP y en materia de soberanía a Bildu y ERC con los que Sánchez pretende garantizarse la estabilidad de su Gobierno y completar la legislatura con los PGE de 2023.

Sobre el autor de esta publicación