Feijóo rechaza salir a las calles a protestar contra Sánchez pero pide unir el voto en el PP

El líder gallego pide llenar las urnas, no las calles en un mitin en el que Ayuso vuelve a criticar a Sánchez por "arruinar" España

Feijóo rechaza salir a las calles a protestar contra Sánchez pero pide unir el voto en el PP

EFEFeijóo y Ayuso en un acto en Madrid

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha acusado este sábado al PSOE y de ser "servil" con el independentismo y "cruel" con los constitucionalistas y ha reprochado al Gobierno que en una semana haya perdonado la sedición "a los delincuentes" y haya pactado que la Guardia Civil "no esté" en Navarra.

Feijóo se ha expresado de esta manera durante el acto organizado por los populares con el nombre de "En defensa de un gran país", en el que también han intervenido la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida en el Polideportivo Antonio Magariños.

Y ha empezado sus discurso con la advertencia de que no se trataba de un mitin más sino para defender España y la convivencia, tras lo que ha recordado parte de su intervención el pasado martes en el Senado cuando interpeló al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Así, ha insistido en que en los últimos quince días, el Gobierno y sus socios, además de llamar "fachas" a los jueces por aplicar las leyes que aprueba, han "mentido" respecto de lo ocurrido en verano en la valla de Melilla y "han reformado a la una menos cuarto de la madrugada" el Código Penal para que "desaparezca" el delito de sedición.

Y, por si fuera poco, ha añadido el presidente del PP, el Gobierno ha pactado con Bildu "que la Guardia Civil no esté en la Comunidad Foral" -en relación a la entrega de las competencias de Tráfico a Navarra- tras lo que ha añadido que precisamente Bildu ha conseguido más con Sánchez que durante todos los años de violencia "que ha sometido a España".

"España no puede soportar una legislatura más de todo esto", ha abundado Feijóo, que ha acusado al PSOE de ser "un partido servil con el independentismo y cruel con los constitucionalistas, que en una misma semana perdona la sedición a los delincuentes y saca a la guardia civil de un territorio español", ha insistido el presidente del PP.

Ha acusado a Sánchez de "soberbia" por no admitir errores y ha subrayado que el PP no permitirá que gobiernen aquellos a los que "España les importa un comino".

Por eso, ha dicho saber "perfectamente" cuál es su misión y la del PP, que es contribuir a traer la concordia de una país "que no la conoce ya hace mucho tiempo" y ha asegurado estar preparado para "unir, reunir y coser" lo que está roto en el país.

"Nuestro objetivo no es llenar las calles, es llenar las urnas", ha destacado el líder popular" que ha abogado por sumar el voto del centro derecha y que no esté dividido para que no sigan gobernando "sanchistas, nacionalistas e independentistas".

Por su parte, Díaz Ayuso ha defendido su gestión en la Comunidad, una región, ha dicho, que vive "un momento único" y a la que no le gusta "un pelo ni el nacionalismo ni el terrorismo ni los totalitarismos".

Ha acusado al Gobierno de Sánchez de "arruinar" España y con ironía ha dicho que pregunte a los ciudadanos si quieren "una España de niñes ofendides y enfrentades" al tiempo que se ha referido también a la presencia ayer de miembros del Gobierno en distintas manifestaciones en Madrid por el 25N.

"Había ministras manifestándose contra ministras ¿hay alguien al volante en este país?", ha preguntado la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Y el alcalde de Madrid, en la misma línea, ha considerado que para Pedro Sánchez, la moderación consiste "en situarse entre Junqueras, Puigdemont y Otegi" mientras que para el PP significa "trabajar por y para los españoles y el mejor futuro del país".