Madrid

Feijóo y Ayuso mandan un mensaje a Tezanos con un baño de selfies en la Plaza Mayor: "El verdadero CIS"

Con tantas fotografías y saludos, los dos líderes populares no han podido apenas visitar los puestos ni comerse un tradicional bocata de calamares

Feijóo y Ayuso mandan un mensaje a Tezanos con un baño de selfies en la Plaza Mayor: "El verdadero CIS"

PP de MadridPP

Es víspera de Nochebuena en la plaza Mayor de Madrid y mientras las familias y los turistas curioseaban los puestos navideños, el líder del PP y la presidenta de la Comunidad de Madrid han optado por darse un baño de selfis para celebrar las fiestas dejándose querer por los madrileños. Alberto Núñez Feijóo e Isabel Díaz Ayuso, o "el del PP" y "la Ayuso", como resaltaban quienes se topaban por sorpresa con ellos y les pedían una foto tras otra; tantas que no han podido apenas visitar la plaza, mirar los puestos, comerse un tradicional bocata de calamares y, ni mucho menos, tomarse un "'relaxing cup of' café con leche en la plaza Mayor".

En el equipo de la presidenta madrileña mostraban su satisfacción por su evidente popularidad entre los madrileños, el "verdadero CIS", un día después de que este barómetro otorgara al PSOE la posibilidad de gobernar junto a Más Madrid y Unidas Podemos en la Comunidad de Madrid.

A este lugar han accedido por la calle del 7 de julio en torno a las 12.30 de este viernes y una hora después apenas se habían movido unos metros. Decenas de familias se paraban a saludarles. Sobre todo a ella, a "Isabel", a la que reconocían los niños y adolescentes como "la jefa de Madrid". Le han lanzado vivas, le han llamado guapa. Aparecerá en los Tiktok y "stories" de turno.

Con Feijóo buscaban posar sobre todo sus padres y abuelos, que le explicaban a los más pequeños que él era "el del PP". "Venga, que te quedan cuatro días para estar en la Moncloa", le ha animado un hombre que a cambio se ha llevado una palmada de agradecimiento.

Se han fotografiado por separado y también juntos, cuando lo permitía la nube de seguidores de la presidenta, los autodenominados "ayusers", llenos en esta ocasión de parafernalia de Navidad, con los gorros de peluche ganando por goleada a los de Papá Noel.

También los ha habido que han espetado un "Me cago en la leche, vámonos", para no quedar inmortalizados junto a Feijóo, y los de "¿Yo?, ¿una foto con esa tía? Vamos, vamos", de una señora. Aunque han sido los menos, porque muchos se han parado a saludar, posar y desear felices fiestas.

Y pese a la fecha, solo ha habido un conato de villancico, el que no se ha arrancado a cantar un grupo de niños de la Elipa frente a un restaurante de la calle Postas, donde han lanzado dos vivas a Ayuso, un viva a Feijóo y otro viva a Galicia mientras se agitaba una pandereta.

Aunque no había convocatoria de prensa, el paseo de los dos dirigentes que marcan el actual rumbo del Partido Popular ha estado rodeado de cámaras y fotógrafos, que sumaban aún más expectación.

El de esta víspera de Nochebuena no es el primer baño de masas que se da Feijóo, que como líder del PP acostumbra a pasear por los territorios que visita para mostrar su apoyo popular, aunque el de hoy ha sido en territorio Ayuso.

Tras una hora y media de paseo oliendo de fondo los calamares, Feijóo y Ayuso han encontrado hueco en un restaurante argentino para comer juntos algo rápido porque mañana es Nochebuena y toca viajar a casa por Navidad..., aunque la política no dé respiro y la precampaña haya arrancado ya.