En el ecuador de la campaña andaluza… todo sigue igual

El PP se perfila como claro ganador, aunque a la baja; el PSOE confía en un empuje final que le permita salvar los muebles; Vox sigue siendo una incógnita y la izquierda está anclada. Moreno Bonilla ha conseguido una campaña plana, y Espadas no es capaz de movilizar lo suficiente.

Juanma Moreno

EFEJuanma Moreno

Pasado el ecuador de la campaña andaluza, poco parece moverse de cara a las expectativas electorales de cada partido de cara a la votación del próximo domingo, 19 de junio. Ni lo reflejan los últimos sondeos, ni el ambiente electoral ni ningún acontecimiento que haya hecho girar la situación política.

Esta última semana queda un segundo debate electoral el lunes, la intensificación de actos y el desembarco de los líderes nacionales en la campaña, aunque más en unos partidos que en otros. Moreno Bonilla quiere tirará lo justo de Feijóo; Sánchez sí se implicará más en apoyar a Espadas así como otros miembros del Gobierno; Vox intensificará sus mítines donde no faltará Santiago Abascal; y Yolanda Díaz se implicará algo más en apoyo de Por Andalucía. Todo acaba el viernes.

El PP, cómodo en campaña

El PP se ve claro ganador de los comicios con un porcentaje de voto bastante superior al 30% según todas las encuestas  -lo que le situaría más diez puntos por encima del 20,8% que logró en 2018- y lo colocaría con toda seguridad por encima de los 45 escaños, aunque lejos de los 55 que requieren para la mayoría absoluta.

Si el presidente de la Junta y candidato del PP, Juanma Moreno Bonilla, quería una campaña plana, sin grandes estridencias y pocos debates de fondo se está saliendo con la suya. Superó el debate del pasado lunes en TVE sin demasiados apuros y, tal vez, el mayor error que cometió fue declararse el “hombre de moda” para presentarse como víctima de “un todos contra él”, que no fue tal.

Pero Moreno Bonilla no se salió de su guión esta primera semana electoral. Sigue manteniendo que Vox no entrará en el Gobierno y hasta mantiene esa amenaza, poco creíble, de que si no le dan las cuentas convocará de nuevo elecciones. Mezcla su discursos de moderación con el andalucismo y, aunque algunos de los últimos sondeos le dan a la baja, pocos cuestionan que será el candidato más votado.

El PSOE dice que va a más

En el PSOE dicen que van de menos a más en la campaña, y que todavía no está dicha la última palabra. La frase acuñada por Susana Díaz de que “el PSOE es mucho PSOE” es la que argumentan ahora los dirigentes andaluces para asegurar que tendrán mejores resultados que lo que le otorgan los sondeos.

No obstante, los dirigentes más realistas dan por hecho que no volverán a ser el partido más votado como ocurrió en 2018 y las expectativas están en mantener ese 28% de los votos que logró Díaz y que su traducción en diputados pueda ser decisiva para impedir un Gobierno del PP y Vox.

Espadas

Su candidato Juan Espadas, ha intensificado sus discursos y su campaña, tanto contra Moreno Bonilla como contra Vox, dando por hecho que ambos partidos gobernarán juntos si alcanzan la mayoría absoluta, lo que sigue siendo el eje central de su discurso.

El candidato socialista está recibiendo todo el apoyo desde Ferraz, y tanto Sánchez como gran parte de su Gobierno y de la dirección del partido se está volcando en acudir a sus actos de campaña. Pero el PSOE está muy lejos de la movilización que tuvo en otras elecciones. La mejor prueba de ello es que el mítico acto en el velódromo de Dos Hermanas donde se congregaban más de 17.000 personas no se hará en esta campaña. El debate de este lunes puede ser la última bala que le quede a Espadas para cambiar el escenario político que se avecina.

Vox, la incógnita

Macarena Olona sigue con su campaña a su más propio estilo. Dicen los cronistas andaluces que el primer gran acto el día de la apertura de la carrera electoral lo hizo Vox, aunque después de este acto ha optado por actos sectoriales y no exponerse mucho.

En el debate, Olona estuvo todo el tiempo provocando con sus planteamientos más extremos, pero tampoco le salió la jugada de protagonizar el debate.

Tras la polémica por su empadronamiento en Salobreña y tras conocerse que no renuncia a su acta de diputada hasta saber el 19-J el resultado de las elecciones, su popularidad ha bajado en Andalucía.

No obstante, según politólogos y sociólogos consultados por República.com el resultado de Vox es una incógnita y pueden ser la gran sorpresa de las elecciones con un resultado espectacular -hay encuestas que apuntan que en algunas provincias donde puede superar al PSOE en intención de voto- o puede ser el primer freno a su ascenso imparable desde que, en 2018, irrumpió por primera vez en un Parlamento autonómico y, precisamente, en Andalucía.

Ciudadanos, al borde de la desaparición

El candidato de Ciudadanos y ex vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, se atreve a decir que hay un cambio en los sondeos y que el partido naranja va a ser la “gran sorpresa” el 19-J. Su discurso es tener los diputados suficientes para reeditar el Gobierno con el PP y evitar a Vox.

Sin embargo, en la mayoría de las últimas encuestas conocidas no llega ni al 4% de los votos, y hay que recordar que para tener representación en el Parlamento andaluz hay que superar el 3%. Además, en la mayoría de las provincias se da por hecho que no sacará ni un solo diputado. 

Marín se aferra en su discurso a que daría más estabilidad un Gobierno con Ciudadanos que con Vox, y repite también que cualquier otra fórmula sólo crearía incertidumbre, Otra cosa es que sume.

La izquierda, anclada

Todas las encuestas conceden entre el 13% y 15% de los votos sumando los sufragios de Por Andalucía y Adelante Andalucía, pero son porcentajes similares al inicio de la campaña e, incluso, algo a la baja. La coalición de izquierda se mueve entre el 8% y el 10%; y el partido de Teresa Rodríguez entre el 4% y el 5%. Ni la suma de ambos se acerca en la horquilla más alta al 16,2% que obtuvo la izquierda hace cuatro años.

Por Andalucía

Además, esta división la penaliza también en número de diputados, que están lejos de poder alcanzar una mayoría absoluta con el PSOE, ni contando con el hipotético mejor resultado que obtengan los socialistas.

Teresa Rodríguez salió bien parada del debate de TVE y Yolanda Díaz va a reforzar su presencia en la recta final de la campaña en apoyo de Inmaculada Nieto. Sin embargo, salvo un vuelvo final o sorpresa, parece que este voto de izquierda está muy fijado y nada indica que se vaya a mover ni al alza ni a la baja en esta última semana.

Sobre el autor de esta publicación

Manuel Sánchez | Corresponsal Político

Manuel Sánchez (Cáceres, 1967) es periodista y escritor. Trabajó 22 años en el diario EL MUNDO, primero en información judicial y desde el año 2000 se especializó en información política sobre el PSOE y el Gobierno. Tras un año en eldiario.es, de 2014 a 2021 estuvo en el área política de Publico.es. Es autor de los libros: "Las noticias están en los bares" y "Yolanda Díaz, la dama roja".