El volcán de La Palma registra el periodo más largo de inactividad desde el inicio de la erupción

La señal del tremor ha desaparecido por completo desde las 21.00 horas del lunes, el intervalo más largo desde el comienzo el 19 de septiembre

EFE187c820e9ebcce66737c4c6084e17d9fc6cf8029w

La actividad eruptiva del volcán de La Palma ha disminuido este martes hasta "prácticamente desaparecer" y ha permanecido en este estado hasta la mañana de este martes, en la que sólo es visible una "escasa y débil" actividad fumaroliana.

"No podemos decir que nos encontremos ante lo que usted quiere y yo más que usted: que esto se acabe", ha contestado Miguel Ángel Morcuende, portavoz del comité técnico del Plan de emergencia volcánica de Canarias (Pevolca) ante la petición de los medios para que interpretara los indicadores favorables de las últimas horas.

El tremor del volcán, un indicador del movimiento de la lava bajo la superficie, ya ha cesado en otras ocasiones, pero luego ha sido seguido por un nuevo intervalo de actividad. En este caso, se trata del intervalo más largo sin tremor desde el comienzo de la erupción, el 19 de septiembre pasado.

También hace dos días la situación parecía calmada y sin embargo el lunes, entre las 17.45 y las 19.00 horas hubo "una importante fase explosiva" con eyección de ceniza y caída de bombas lávicas, antes de desaparecer la actividad, que ha quedado en "una débil actividad fumaroliana", ha detallado Morcuende.

Por eso, "la impresión puede ser una y la realidad puede ser otra", así que la actitud del comité científico del Pevolca es "de prudencia, tranquilidad y espera. En principio esto va razonablemente bien pero nada más", ha indicado el portavoz.

Para ilustrar esta incertidumbre sobre la evolución de la erupción, Miguel Ángel Morcuende también ha apuntado que en los últimos pulsos eruptivos del volcán hace dos días llegó a preocupar el ancho de la salida de la lava, de 200 metros, aunque luego se frenó la emisión.

A partir del último episodio de emisión de piroclastos y la formación de una importante columna de ceniza en la tarde del lunes fue cuando se vio que el tremor, un indicador del movimiento subterráneo de lava, comenzó a disminuir.

Desde las ocho de la tarde bajó la señal y dos horas después ya solo se percibía "ruido de fondo", que sigue en este momento, es decir el ruido que se escucha "cuando no hay actividad".

Esta remisión del tremor está acompañada por una sismicidad baja en niveles intermedios y muy baja en niveles profundos, por una estabilidad en la deformación del terreno y por un aporte de lava muy debilitado que en todo caso procede de tubos lávicos en cotas bajas, puesto que no hay emisiones en el cono.

Los pequeños aportes de lava se dirigen al frente de la colada 9, por el suroeste de la erupción, con pequeños derrames por encima de la montaña de Cogote, explico Morcuende, quien ha matizado que hay aún mucho calor residual.

Uno de los indicadores sobre la evolución volcánica no acompaña al resto, la emisión de dióxido de azufre en el penacho, que se mantienen en niveles altos (de entre 1.000 y 29.999 toneladas diarias) si bien se mantiene una tendencia descendente desde el máximo del 23 de septiembre.

Con respecto al lunes, cuando fue preciso un confinamiento domiciliario en todo el valle de Aridane, la presencia de dióxido de azufre en las zonas pobladas ha mejorado hasta niveles buenos.

Las partículas menores de 10 micras (PM10) se mantiene en niveles buenos en todas las estaciones excepto en la de Los Llanos de Aridane, donde ha ido empeorando la calidad a lo largo de la mañana hasta el nivel desfavorable.

La dispersión del penacho volcánico hacia el este y sureste mantiene el escenario desfavorable para la operatividad aérea, una situación que permanecerá al menos 24 horas, según las previsiones meteorológicas.

Las coladas ocupan 1.195 hectáreas, con una anchura máxima de 3.350 metros, y no hay nuevas mediciones de la superficie sobre el mar de los dos deltas lávicos, que suman 48,2 hectáreas, de acuerdo con los últimos cálculos.

Las edificaciones destruidas son 1.628, según el recuento del Catastro y 3.063 construcciones, entre destruidas (2.910) y afectadas (153) según el sistema de satélites europeo Copernicus.

En los tres hoteles dispuestos para albergar a personas desalojadas hay 551 personas, y otras 43 personas dependientes están en instalaciones sociosanitarias.

Sobre el autor de esta publicación