INCENDIOS

La ola de incendios roza las 30.000 hectáreas calcinadas en Galicia y preocupan los fuegos en León y Ávila

El incendio de Ateca, en Zaragoza, avanza tras quemar 14.000 hectáreas; Sánchez vuelve a pedir prudencia y a recordar que el cambio climático "mata"

Bombero en el incendio de Losacio

EUROPA PRESSBombero en el incendio de Losacio

La preocupación por los incendios en España se mantiene este miércoles, sobre todo en León, Ávila y Ateca (Zaragoza), donde se ha llegado a suspender la circulación de trenes entre Madrid, Aragón y Cataluña, debido a que las llamas se habían aproximado a las vías del tren entre Calatayud y Alhama de Aragón. Aunque Renfe ha ya reestablecido el servicio ferroviario, se mantiene cortada la A-2, la N-2 y otras carreteras cercanas.

Los incendios en Ponferrada (León) y Cebreros (Ávila) son los que más preocupan en estos momentos a la Junta de Castilla y León, después de que el viento y la temperatura hayan dado un respiro al grave incendio de Losacio y Tábara, en Zamora, que superará las 20.000 hectáreas según primera estimación.

Los más de 2.000 vecinos de los catorce pueblos que permanecían desalojados, de los treinta y cuatro que hubo que evacuar por el incendio forestal de Losacio (Zamora), han podido regresar a sus casas este miércoles ante la evolución favorable de un incendio ya sin llama, aunque sigue activo.

El fuego de Losacio ya no tiene llama, lo que ha permitido la reapertura de las cuatro carreteras provinciales que han permanecido cortadas la última noche, y también el tramo del AVE Madrid-Galicia comprendido entre Zamora y Otero de Sanabria, que antes debía realizarse en transporte alternativo por carretera.

En Salamanca, la bajada de las temperaturas en la zona suroeste, con un aumento de la humedad, está ayudando a controlar los fuegos de esa provincia que todavía siguen activos, como los de los términos municipales de Monsagro y Candelario, con más de 10.000 hectáreas calcinadas por el momento en ambos fuegos.

En León, los vecinos de la localidad de Salas de la Ribera, en el municipio de Puente de Domingo Flórez, han podido regresar a sus casas tras ser desalojados este a causa de la amenaza que representaba el incendio declarado en Riodolas (Orense) hace seis días, que cruzó la barrera natural del río Sil y llegó a León.

No obstante, siguen evacuados a causa de este incendio, que se mantiene en nivel 2 de peligrosidad, en una escala progresiva de cero a tres, los vecinos de San Pedro de Trones, la mayor parte de los cuales han regresado a sus primeras viviendas, unos pocos han pasado la noche en el hotel de Puente y once han dormido en el albergue municipal, en el que Cruz Roja ha habilitado varias camas.

Desde la Junta de Castilla y León, el director general de Patrimonio Natural y Política Forestal, José Ángel Arranz, ha informado en una rueda de prensa que el de León es el foco con mayor actividad en estos momentos, ya que el viento ha empujado este incendio originado en Galicia a Castilla y León.

En Ávila, los vientos cambiantes en la zona de Cebreros, al este de la provincia, están complicando las labores de extinción del fuego que surgió el pasado sábado en el suelo urbano de la localidad, al parecer por una colilla mal apagada, y que ya ha calcinado más de 3.500 hectáreas con los más de 2.100 vecinos de El Hoyo de Pinares desalojados desde el lunes.

Galicia

La ola de incendios que desde hace poco menos de una semana afecta a Galicia roza ya las 30.000 hectáreas de terreno calcinadas, de las cuales la mayor parte --más de 20.000-- se corresponden a los dos fuegos de mayor tamaño, el de Folgoso do Courel y A Pobra do Brollón, en Lugo, y el de Valdeorras (Ourense).

Según la última información de la Consellería de Medio Rural, Galicia tiene en estos momentos siete grandes incendios activos, de los cuales cinco superan las 1.000 hectáreas de terreno y afectan a dos zonas concretas: O Courel y Valdeorras.

Por provincias, la de Ourense tiene activos 5 fuegos, mientras que la de Lugo tiene dos. En el cómputo global --incluyendo los ya extinguidos-- en Lugo han ardido algo más de 12.000 hectáreas y en Ourense unas 17.000.

De los incendios sin control ahora mismo, dos son los que más preocupan, el de Folgoso do Courel y A Pobra de Brollón --resultado de la unión de cuatro focos previos--, que afecta a 10.000 hectáreas, y el originado en Carballeda de Valdeorras (Ourense), que ya ha quemado unas 10.500 y se extiende hacia León afectando al Parque Natural da Serra da Enciña da Lastra.

Estos dos incendios tienen, además, activada la Situación 2 por la proximidad a viviendas. En concreto, a los núcleos de Parada dos Montes e Carballal (Folgoso) y Busto (A Pobra do Brollón); así como al de Candeda, en Carballeda. En León, el incendio de Valdeorras motivó también el desalojo de dos núcleos en Puente Domingo Flórez.

Paralelamente, en el municipio de Folgoso do Courel hay activo otro fuego, iniciado en la parroquia de Seceda y que ha quemado unas 1.100 hectáreas, con la Situación 2 activada por su proximidad al núcleo Gamiz.

Fuera de las provincias de Ourense y Lugo, Medio Rural informa de dos fuegos en la provincia de Pontevedra: en el municipio de Rodeiro, parroquia de Guillar, que está controlado y arrasa 200 hectáreas; así como el de Covelo, parroquia de O Piñeiro, que ha sido extinguido esta tarde tras quemar 37 hectáreas.

La Xunta recuerda que está a disposición de la ciudadanía el número de teléfono gratuito 085, al que se debe llamar en caso de detectar algún fuego forestal, y existe un teléfono anónimo y gratuito para denunciar cualquier actividad delictiva incendiaria de la que se tenga sospecha o conocimiento: 900 815 085.

Zaragoza

Preocupante es el incendio de Ateca, que según el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha arrasado ya unas 14.000 hectáreas tras declararse el pasado lunes en el municipio zaragozano, en la Comarca de Calatayud.

El fuego ha obligado a desalojar las localidades de Moros, Villalengua, Alhama de Aragón, Castejón de las Armas, Bubierca y Contamina, así como la residencia de mayores de Villarroya de la Sierra.

En estos momentos, preocupan las localidades de Cetina, Embid de Ariza, Villarroya de la Sierra y Torrijo de la Cañada, que podrían confinarse o desalojarse preventivamente en función de la evolución del incendio, cuya previsión para este miércoles no es buena.

Lambán ha presidido, a primera hora de este miércoles, la reunión del Centro de Coordinación Operativa Integrada, en Zaragoza, para analizar la situación del incendio, que obligó a suspender la circulación de trenes entre Madrid, Aragón y Cataluña, ya restablecida.

Sánchez vuelve a pedir prudencia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha vuelto a pedir prudencia a la ciudadanía ante las sucesivas olas de calor y los incendios forestales que asolan España, además de recordar que "el cambio climático mata" a los que todavía niegan esta realidad.

"Vivimos días muy duros, muy difíciles, por los incendios que se han cobrado dos vidas humanas y una gran cantidad de bosques, fincas, hogares... memorias y recuerdos emocionales", ha manifestado en la inauguración del acondicionamiento de una carretera a su paso por el Puerto de Querol, en Morella (Castellón), antes de desplazarse a la zona afectada por el incendio de Ateca en Aragón.

Sánchez, tras mostrar su solidaridad a los vecinos afectados y al presidente aragonés, Javier Lambán, quien no ha podido asistir al acto, ha vuelto a asegurar que el Gobierno está "volcado" en las tareas de extinción junto al resto de administraciones, como trasladó en los últimos días en sus visitas a los incendios en Extremadura y Galicia.

Ha destacado el esfuerzo de los efectivos que combaten el fuego en primera línea y ha pedido cautela a la población porque los incendios "ya se han cobrado la vida de más de 500 personas en nuestro país". "Hay quienes continúan negando la emergencia climática, quienes piensan que es un problema de futuro cuando es del presente, desgraciadamente porque muchos en el pasado no lo consideraron un problema", ha constatado.

Por eso ha garantizado que para el Gobierno es una prioridad y ha reiterado su petición de que la lucha contra la emergencia climática se convierta en una "política de estado" para todas las administraciones, ya que "afecta al día a día y trasciende las legislaturas y la orientación ideológicas".

"Solo siendo sostenibles combatiremos el cambio climático", ha reivindicado", y ha lamentado las 70.000 hectáreas perdidas que suponen este año casi el doble de la media de la pasa década.

También la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ha asegurado que el Gobierno está "en vilo" por los incendios y comparte la ansiedad por esta terrible devastación.

Y el 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, ha trasladado el apoyo de la Comunitat Valenciana a los "amigos de Aragón" y ha recalcado que están dispuestos a colaborar "en cualquier momento y sitio" en la lucha contra las llamas.

Sobre el autor de esta publicación