El Senado aprueba hoy la polémica Ley Celáa que suprime el español como lengua vehicular

La enseñanza concertada, los centros de Educación Especial o la Religión son los otros puntos que más debate han generado

La Lomloe o Ley Celaá será aprobada definitivamente este miércoles en el pleno del Senado y será la octava ley educativa de la democracia. La ministra de Educación, Isabel Celaá, defenderá la norma en la Cámara alta antes de que se pase a debatir y votar los tres vetos presentados a la norma (PP, Ciudadanos y UPN) y las casi 700 enmiendas.

El pleno, que ha comenzado a las 9:00 horas, terminará en principio sobre las 20:00 horas con el resultado de la votación.

La enseñanza concertada, los centros de Educación Especial, el castellano o la Religión son los principales puntos que han causado polémica y que han provocado movilizaciones convocadas desde la plataforma Más Plurales -se distingue por un lazo naranja- con el apoyo de PP, Ciudadanos y Vox.

Previsiblemente no saldrán adelante ni los vetos ni las enmiendas, una vez que la semana pasada la Comisión de Educación las debatiera y decidiera rechazar todas y no incluir ninguna en el texto que llegó desde el Congreso.

Todos los grupos, excepto por PSOE, ERC-Bildu y PNV, presentaron enmiendas, algunas de forma transaccional por cinco grupos (PP, Izquierda Confederal, Grupo Mixto, Ciudadanos y Junts per Catalunya).

A pesar de ello, el Congreso aprobó por mayoría esta reforma educativa, entró en el Senado el pasado 25 de noviembre y está previsto que el Gobierno encuentre el aval también de la Cámara Alta para poder reformar definitivamente la conocida 'Ley Wert'. Una vez aprobada la Ley Celaá, debe ser publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Sin control al Gobierno

Una vez finalizada esta sesión, el Senado ya no volverá a la actividad plenaria hasta el próximo 2 de febrero, que previsiblemente será de control al Ejecutivo de Pedro Sánchez, si bien el Reglamento recoge la posibilidad de convocar una sesión extraordinaria durante el mes de enero, extremo que por ahora se descarta.

De este modo, el Gobierno estará dos meses sin someterse a una sesión de control en el Senado ya que la última que se celebró fue el pasado 1 de diciembre. Los grupos de la Cámara acordaron habilitar los dos últimos plenos del año para la tramitación de los PGE, algo que fue ratificado por unanimidad en una sesión plenaria.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estará más tiempo sin comparecer ante el Senado ya que su última aparición en la Cámara Alta fue el pasado 17 de noviembre en un Pleno marcado por la polémica por los apoyos a los PGE de Bildu y ERC.

Sobre el autor de esta publicación