El Rey emérito se da un baño de multitudes en el Club Náutico de Sanxenxo

Juan Carlos I, que siguió la regata desde una lancha, ha sido recibido por una multitud de personas que lo han aplaudido y vitoreado al grito de "viva el Rey", en medio de una gran expectación

el rey emérito a su llegada al club náutico de sanxenxo

EFEel rey emérito a su llegada al club náutico de sanxenxo

El Rey emérito, Juan Carlos I, llegó este viernes al Real Club Náutico de Sanxenxo en medio de una gran expectación para participar en las regatas del trofeo InterRías de la clase 6m que arrancaron esta tarde, aunque finalmente siguió la competición desde una lancha de apoyo del 'Bribón'. Juan Carlos I ha llegado a las 12.29 horas y ha sido recibido por una multitud de personas que lo han aplaudido y vitoreado al grito de "viva el Rey" y "viva España". El padre de Felipe VI se llevó la mano al corazón y saludó a los asistentes en varias ocasiones, mostrando su felicidad, pero sin hacer declaraciones a la prensa. 

Procedente de una vivienda de su amigo Pedro Campos, en la que se aloja este fin de semana, el Rey emérito ha bajado del vehículo que le trasladaba junto al propio Campos y la infanta Elena, vestido con ropa deportiva y apoyado en un bastón. Tas bajar del coche le ha acompañado un asistente y el alcalde de la localidad pontevedresa, Telmo Martín.

En la puerta del náutico también le esperaba la tripulación del 'Bribón', compuesta por Jane Abascal, Roi Alvarez, Alberto Viejo, Eduardo Marin y Roc McDonald

A su llegada, decenas de personas, muchas portando móviles para inmortalizar el momento, le han aclamado con vivas a un Juan Carlos I muy sonriente y que vestía el polo de la tripulación del 'Bribón, además de un chaleco color crudo, un pantalón rojo y unas deportivas.

Además, ha sido recibido con una bandera de España que ondeaba de uno de los balcones del Club Náutico.

Por su parte, la infanta Elena, ante las preguntas de los medios de comunicación que se han agolpado en la entrada, ha dado "muchas gracias" a todos y ha dicho que está "muy contenta". La hija de Juan Carlos I ha abandonado el lugar sobre las 13.00 horas debido a que tenía que viajar a Sevilla.

Vio la regata desde una lancha

Tras pasar por el Club Náutico, el Rey emérito ha recorrido los escasos metros que separan las instalaciones y el pantalán en el coche de su amigo Campos y ha embarcado en una lancha de apoyo al 'Bribón', de nombre 'Cristina, tras hacerse una foto de familia con la tripulación.

El exmonarca ha salido de las instalaciones del club en torno a las 13.25 horas, tras mantener con la tripulación una reunión previa al arranque de la competición.

Don Juan Carlos, visiblemente emocionado antes de volver a subirse al coche que lo trasladaría al pantalán, se ha estrechado las manos en señal de agradecimiento al apoyo recibido por los allí congregados, que de nuevo le han vitoreado.

rey emérito en el club náutico de sanxenxo

Tras seguir la competición desde una lancha neumática de apoyo, Don Juan Carlos ha atracado en el puerto deportivo en torno a las 18.00 horas de la tarde acompañado de su amigo Pedro Campos.

La prueba del interés que ha generado la presencia de Juan Carlos I es que más de 180 periodistas pertenecientes a 100 medios nacionales e internacionales se han acreditado para el trofeo.

“La expectación es enorme, está a la altura de la Volvo Ocean Race de 2005”, explicaron fuentes del Club Náutico, que el próximo mes de junio será el anfitrión del Mundial de la clase 6mR, que se celebrará entre los días 10 y 18 en aguas de la ría de Pontevedra.

Precisamente, el alcalde de Sanxenxo ha confirmado este viernes la intención de Juan Carlos I de volver al municipio para ese campeonato, que ganó en 2019 en Finlandia. 

Martín ha confirmado que el Rey emérito pretende "defender el título" de campeón del mundo conseguido en 2019 al frente del 'Bribón', por lo que prevé volver a la localidad pontevedresa a mediados de junio.

El Rey don Juan Carlos, tras una cena casera este jueves, ha querido desayunar "fuerte" este viernes, junto a Telmo Martín y Pedro Campos antes de acudir al Club Náutico.

Campos desveló el jueves a la prensa que después de una cena casera, el emérito amanecería con fruta y huevos fritos, por su costumbre de que la primera comida del día sea "fuerte".

Después de 654 días en Abu Dabi, el padre de Felipe VI volvió este jueves a su país para disfrutar de una de sus mayores pasiones, la vela, junto al regatista Campos, quien lo ha acogido en su chalet de la parroquia de Nanín.

Sobre el autor de esta publicación