El Rey convoca una tercera ronda de consultas y Sánchez dinamita el posible pacto con el PP

El Rey celebrará nuevas consultas políticas los días 25 y 26 del presente mes para comprobar si puede proponer un candidato a la Presidencia del Gobierno o procede a la disolución de las Cortes y a la convocatoria de elecciones generales. En un comunicado, la Casa del Rey explica que el presidente del Congreso, Patxi López, hará llegar a don Felipe el próximo día 21 la relación de representantes designados por los grupos políticos parlamentarios que acudirán a la Zarzuela con este fin.

rey-lopez-1188

Tras el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez, que se debatió a principios de marzo y que no salió adelante tras dos votaciones fallidas, Felipe VI optó por no iniciar una nueva ronda de audiencias. Ahora, esta tercera ronda se contempla por la mayoría de las fuerzas políticas como un simple trámite para constatar la falta de acuerdo para desencallar el bloqueo político. El PP no ha podido atraer a ningún partido para intentar la investidura de Mariano Rajoy y el PSOE, que logró un pacto con Ciudadanos, no ha podido sumar a Podemos. Y no parece que esa situación vaya a cambiar por mucho que Sánchez alterne los elogios con las arremetidas airadas contra el partido morado para tratar de que cambie de postura. Podemos ha dicho que no puede adherirse al pacto entre los socialistas y el partido de Albert Rivera si no se aceptan algunas de sus propuestas. Y Ciudadanos insiste en que no piensa alterar lo que está puesto negro sobre blanco y rubricado.

Si el pacto de “los partidos del cambio” choca con los vetos y exclusiones de dos de las partes concernidas y el pacto “a la valenciana” es imposible por los límites que impone la resolución del Comité Federal del PSOE -un Gobierno del PSOE, Podemos, IU y Compromís solo superaría los votos en contra de la derecha con el apoyo de los nacionalistas- solo queda una opción: la gran coalición entre el PP, los socialistas y Ciudadanos. Esa sería la salida por la que estaría apostando el jefe del Estado al anunciar una tercera ronda de consultas con los partidos. Raimundo Castro informa de que Felipe VI no propondrá a ningún candidato a la presidencia si quien se postule no le garantiza que cuenta con mayoría absoluta. Es decir, no se repetirá la agonía de una primera votación sin ninguna expectativa de éxito seguida de una segunda votación, la que solo requiere mayoría simple para investir al presidente, que dependa de la volubilidad de los grupos parlamentarios y que finalmente también fracase. Esa es la experiencia que ya hemos vivido y no parece que el Rey quiera que se repita.

Aunque en la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces el presidente del Congreso, Patxi López, ha subrayado que será el monarca quien decida lo que tenga a bien, ha admitido que “lo que dice el sentido común es que sólo se proponga (como candidato a la investidura) a alguien que acredite que cuenta con la mayoría absoluta” para salir elegido presidente.

Pues bien, con este panorama por delante Pedro Sánchez trata a la desesperada de conseguir que Podemos se sume a su pacto con Ciudadanos y viceversa, que Ciudadanos acepte negociar con la formación morada. Para ello, ha lanzado este martes un mensaje a Pablo Iglesias y a Albert Rivera pidiéndoles que renuncien a sus vetos y líneas rojas. Todo ello después de que su portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, dijera el lunes que “Pablo Iglesias no es de fiar”, al tiempo que profería toda una sarta de descalificaciones contra los potenciales socios del PSOE por haberse levantado de la mesa “a tres” sin haber esperado la respuesta al documento de 20 propuestas que entregó el pasado jueves.

No obstante, eso no es nada comparado con el nuevo ataque que su líder ha lanzado ante el Grupo Parlamentario Socialista contra el PP y Mariano Rajoy. Sánchez ha dinamitado cualquier posibilidad de acercamiento a ese partido cuando ha asegurado que está en la mano de Iglesias acabar con "el gobierno de la vergüenza" de Rajoy. Incluso ha denunciado la “degradación moral" del Ejecutivo en funciones, antes de recordar la corrupción que lo salpica y proclamar que el PP debe pasar a la oposición para “regenerarse y limpiarse”. El líder socialista ha dicho todo esto nada más empezar a hablar ante sus diputados con gesto malhumorado y un tono que, inevitablemente, recordaba al que utilizó en su cara a cara con Rajoy durante la campaña electoral cuando llamó “indecente” al líder popular.

Así las cosas, no parece que las consultas del Rey vayan a servir para algo que no sea constatar la necesidad de convocar unas nuevas elecciones. De todas formas, hay que esperar al día 26 que es cuando acudirán a La Zarzuela los dos únicos candidatos con alguna posibilidad de ser propuestos, Sánchez y Rajoy. El procedimiento queda recogido en el comunicado de la Casa del Rey:

1. S.M. el Rey, de acuerdo con lo establecido en el artículo 99.4 de la Constitución, ha comunicado en el día de hoy al Sr. Presidente del Congreso su decisión de celebrar nuevas consultas los días 25 y 26 de abril.

2. La finalidad de las consultas es constatar si, de la disposición que le trasladen los representantes de los grupos políticos con representación parlamentaria, S.M. el Rey puede proponer un candidato a la Presidencia del Gobierno que cuente con los apoyos necesarios para que el Congreso de los Diputados, en su caso, le otorgue su confianza; o, en ausencia de una propuesta de candidato, proceder a la disolución de ambas Cámaras y a la convocatoria de nuevas elecciones generales en el momento que constitucionalmente corresponda y con el refrendo del Presidente del Congreso.

3. S.M. el Rey y el Sr. Presidente del Congreso han acordado que el día 21 de abril el Sr. Presidente hará llegar a Su Majestad el Rey la relación de los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria y ese mismo día se le comunicarán al Sr. Presidente las fechas y horas en las que serán recibidos, lo que oportunamente les será notificado por el Congreso de los Diputados el día 22 de abril.

4. En el caso de que las consultas concluyeran con una propuesta de candidato a la Presidencia del Gobierno, el Sr. Presidente del Congreso, con arreglo al Reglamento de la Cámara, procedería a convocar el Pleno del Congreso de los Diputados para el debate de investidura.

5. Si las consultas concluyesen sin una propuesta de candidato, S.M. el Rey procedería, en los términos previstos en el artículo 99.5 de la Constitución, a la disolución de las Cámaras y a la convocatoria de nuevas elecciones generales con el refrendo del Presidente del Congreso.

Si las consultas concluyeran con una propuesta de candidato, Patxi López, con arreglo al Reglamento de la Cámara, procedería a convocar el pleno del Congreso para un nuevo debate de investidura. Con ese fin, habría de convocar el día 27 a la Mesa y a la Junta de Portavoces para poder celebrar el pleno el jueves 28 o el viernes 29, de modo que la primera votación tuviera lugar, como muy tarde, el sábado 30. Ello permitiría que se celebrara una segunda votación el día 2 de mayo, justo a tiempo antes de que concluya el plazo establecido para convocar nuevas elecciones generales si no prospera la investidura. En todo caso, habilitar para la celebración de un pleno del Congreso el sábado 30 y el día 2, festivo en la Comunidad de Madrid, requeriría un acuerdo previo de la Junta de Portavoces de la Cámara.

Si se convocan nuevos comicios generales, la convocatoria se publicaría en el Boletín Oficial del Estado el 3 de mayo, para que las elecciones se celebraran el domingo 26 de junio, 54 días después.

Sobre el autor de esta publicación