Ley Trans

El PSOE, en la encrucijada con la "ley trans": sus enmiendas no convencen a Montero ni a las feministas socialistas

Para la ministra de Igualdad “tocan el corazón” de la norma. Para FeMes mantienen la “autodeterminación de género”. Unidas Podemos presenta otra batería de enmiendas conjuntas con otros grupos que podría decaer si el PSOE suma sus votos a PP y Vox

La ministra de Igualdad, Irene Montero

La ministra de Igualdad, Irene Montero

El PSOE está en una encrucijada con la “ley trans” y no sabe por dónde salir. Sus enmiendas al proyecto de ley han indignado a la ministra de Igualdad, Irene Montero y han aumentado el malestar que reina en la Asociación de Feministas Socialistas (FeMes) que agrupa a destacadas militantes del PSOE en materia de Igualdad.

A esto se le une que Unidas Podemos ha presentado una batería de enmiendas conjuntas con los principales grupos parlamentarios que dan sustento al Gobierno y que, en su mayoría, inciden más en la línea de la ley de fortalecer la libre autodeterminación de género, que rechaza una parte del feminismo del PSOE.

Y, por poner la guinda al pastel socialista, las enmiendas tampoco gustan a una parte del Gobierno ni del Grupo Parlamentario Socialista, que las ven como “un parche” para salir del paso.

La primera que puso pie en pared fue una Irene Montero, empoderada en esta ley, y pidiendo al Grupo Socialista que retirara sus enmiendas. Para la ministra de Igualdad estas enmiendas del PSOE  “tocan el corazón” de la “ley trans”, por lo que insistió en solicitar que no se lleven a la Comisión de Igualdad e implicó en ello a la ex vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.

“Estoy enormemente preocupada por esas enmiendas del PSOE. Así se lo he hecho saber porque, además, han incumplido su compromiso de no tocar el corazón de la ley que yo pacté con Carmen Calvo, referido a la libre determinación de la identidad de género para mayores de 18 años y también para los niños y niñas trans”, afirmó la ministra.

En las antípodas de estos planteamientos está la Asociación Española de Feminista Socialistas (FeMes) quien el martes emitió un comunicado calificando las enmiendas del PSOE como “inaceptables”:

Esta asociación estima como favorable la enmienda del PSOE que exige autorización judicial para el cambio de sexo en menores de 14 y 15 años. Sin embargo, entiende que el resto de enmiendas presentadas “ni alteran ni modifican sustancialmente lo relativo a la autodeterminación de género para adultos y menores, al no introducir el PSOE ningún requisito legal para el tramo de personas mayores de 16 años. No existe ninguna garantía jurídica en este proceso de cambio registral de sexo”, afirman en su comunicado.

Asimismo, esta asociación siguen denunciando que “pasaremos de la opacidad en la elaboración de un proyecto de Ley, sin escuchar a profesionales de la salud y la educación, a familias ya afectadas por el contagio social trans y al movimiento feminista”, lo que, junto con el severo sistema sancionador que incluye la ley, para FeMes supone “una mordaza impuesta a toda la ciudadanía”.

Las enmiendas del Podemos y nueve grupos

Por su parte, Unidas Podemos ha presentado una batería de enmiendas firmadas conjuntamente en su mayoría con Bildu, ERC o PNV y cinco grupos parlamentarios más, que en líneas generales -aunque todas se justifican como de carácter técnico- afianzan los principios de esta ley.

De esta forma, la formación morada reta al PSOE a tumbar estas enmiendas y sumarse a los votos en contra que, previsiblemente, tendrán del PP y Vox. Toda una jugada política que colocaría a los socialistas en una situación incómoda.

Mientras tanto, el PSOE sigue en la inopia, en la disciplina de partido y en no decir lo que piensan una buena parte del Gobierno y una parte del Grupo Parlamentario, según fuentes consultadas que, de momento, no se atreven a hacerlo en público.

El propio Sánchez sigue minimizando el asunto y habla de que él ha conocido divisiones más graves en el PSOE, a la vez que considera que el asunto se puede encauzar y se llegará a un acuerdo.

Sin embargo, algunas dirigentes del partido piensan que Unidas Podemos está colocando una bomba de relojería en “un tema reputacional del PSOE como son las políticas de Igualdad” y que tanto el Gobierno como el partido deben darse cuenta de ello.

La idea más extendida es intentar calmar el debate, ir sin prisas y darle una vuelta a toda la ley. Pero esto contrasta con el empeño de la ministra de Igualdad de que haya una nueva ley antes de final de año. En estos momentos, parece difícil que se cumplan estos plazos.

Sobre el autor de esta publicación

Manuel Sánchez | Corresponsal Político

Manuel Sánchez (Cáceres, 1967) es periodista y escritor. Trabajó 22 años en el diario EL MUNDO, primero en información judicial y desde el año 2000 se especializó en información política sobre el PSOE y el Gobierno. Tras un año en eldiario.es, de 2014 a 2021 estuvo en el área política de Publico.es. Es autor de los libros: "Las noticias están en los bares" y "Yolanda Díaz, la dama roja".