El PSOE andaluz, en la encrucijada

Juan Espadas divide al partido con sus listas excluyendo a todos los “susanistas” y sigue sin ser un activo electoral según las encuestas. Hay un gran malestar interno. Preocupación en Ferraz por la traslación de los resultados a nivel nacional

El PSOE andaluz, en la encrucijada

El PSOE andaluz, en la encrucijada

El PSOE andaluz, en la encrucijadaEl PSOE andaluz afronta por primera vez unas elecciones en Andalucía desde la oposición y ese no es su principal problema. Todas las encuestas le dan un mal resultado, el liderazgo de Juan Espadas está lejos de consolidarse y ser un activo electoral; y la configuración de las listas ha dividido más al partido internamente.

Aunque no se dice públicamente, las perspectivas que hay en Ferraz y en parte del PSOE andaluz no son buenas, lo que no impedirá que vuelquen en la campaña por lo mucho que está en juego, no sólo en Andalucía, sino por sus posteriores lecturas a nivel nacional.

Los sondeos, de momento, pintan mal. Y no sólo no hay ni una encuesta que dé al PSOE como el partido más votado -lo que sí consiguió Susana Díaz en 2018-, sino que hay estudios que colocan a la candidatura de Espadas con el peor resultado de la historia de los socialistas en estas elecciones. Prácticamente, todos.

Luego, la candidatura de Espadas no termina de cuajar. Algunas fuentes lo ven “demasiado sevillano” y hasta lamentan haberle apartado de la Alcaldía de Sevilla donde estaba más que consolidado y tenía todas las papeletas para repetir en el cargo.

Espadas sigue siendo poco conocido según los sondeos y al no tener ni la visibilidad que le pudiera dar el Parlamento andaluz, su presencia pública se ha tenido que circunscribir a actos del partido.

Pero a todo esto se le une la purga que ha hecho en las listas el candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta. La renovación supone más del 70% pero toda ella a costa de la gente de la ex secretaria general del PSOE, Susana Díaz.

No irán en las candidaturas ex consejeros como Javier Carnero, Antonio Ramírez de Arellano o María José Sánchez Rubio. Ni mujeres tan significativas en el PSOE-A como Soledad Pérez. Tampoco serán diputados el ex consejero de Presidencia, Manuel Jiménez Barrios; o el ex secretario de Organización del PSOE, Juan Cornejo.

De momento, por cerrar filas, se guarda silencio. Pero el malestar interno que hay en buena parte del PSOE andaluz por lo que consideran una purga en toda regla es un clamor. En este sentido, recuerdan que en las primarias entre Juan Espadas y Susana Díaz la ex presidenta de la Junta de Andalucía logró casi el 40% de los votos y ganó en varias provincias. Y, según fuentes consultadas, esto no se puede despreciar como, según dicen, ha hecho Espadas.

Y, a todo esto, se une que un mal resultado tendrá su traslación a nivel nacional que, si se cumplen los pronósticos de los sondeos, será utilizado por el PP para instalarse previsiblemente en un mensaje para pedir un adelanto electoral.

De hecho, tras las elecciones andaluzas no habrá una nueva cita con las urnas hasta el último domingo de mayo de 2023. Es decir, casi un año. Siempre y cuando Sánchez no anticipe las generales, lo que no parece probable.

Con estas mimbres, hay más que preocupación en las filas socialistas, por el resultado electoral, por el impulso que puede significar para Alberto Núñez Feijóo como nuevo líder del PP y por lo que pase el día después en el propio PSOE andaluz porque, con toda seguridad, habrá tormenta.

Y nadie puede olvidar que la federación andaluza es la más importante del PSOE, que cuenta con más de 45.000 afiliados, y que toda posibilidad de que los socialistas sigan en La Moncloa pasa obligatoriamente por conseguir un buen resultado en esta tierra.

Sobre el autor de esta publicación

Luis Villajos

Luis Villajos (Madrid, 1982) es subdirector de Republica.com. Lleva desde 2011, casi desde su fundación, trabajando en este diario. Su paso por diferentes puestos hasta el actual le confieren una amplia visión del funcionamiento de la redacción. Está especializado en información política, aunque también le interesan la actualidad internacional y los temas de denuncia social.