El ministro Garzón le ha ganado el pulso a Sánchez, Bolaños, Planas, Rodríguez y a García Page y Lambán

La incapacidad de Sánchez de cesar o exigir la dimisión de Alberto Garzón le dan la victoria a Unidas Podemos en el seno del Gobierno de coalición

Garzón Sánchez

EFEGarzón Sánchez

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha ganado la guerra a Sánchez en la polémica de las macrogranjas y la calidad de la carne, así como a sus ministros de la Presidencia, Agricultura y Portavoz, y a los presidentes autonómicos Lamban y García Page. Lo que ha sido posible al rendirse Sánchez y dar la orden de acabar con la polémica de la estabilidad del Gobierno de coalición.

La que estaba calando en el conjunto de la sociedad e incluía riesgo de ruptura total entre el PSOE y UP en vísperas de las elecciones de Castilla y León. Y ello cuando aún están pendientes la convalidación del decreto de la ‘reforma laboral’ -con lo que podría haber amenazado UP- y de otras leyes pendientes como la de la Vivienda.

Y lo que constituye un gran triunfo de Garzón quien y para colmo declaró a El País que que si el Gobierno compra el discurso ‘marco’ de la derecha entonces ‘estará perdido’. Con lo que Garzón ha vuelto a acusar a Sánchez de ponerse al servicio del PP, siguiendo así con la matraca de las macro granjas en los medios. Y, además, Garzón ha iniciado una gira campestre para visitar lo que llama granjas ecológicas.

A lo que, por otra parte, hay que añadir una victoria de la vicepresidenta Yolanda Díaz sobre Sánchez, aunque parece que a Yolanda Díaz le costó sumarse abiertamente a la defensa de Garzón lo que finalmente lo hizo tras las duras advertencias que recibió de Iglesias, Echenique, Asens y de otros ministros y dirigentes de IU y UP.

El debate político y mediático abierto y creciente sobre la crisis en curso de la coalición del Gobierno en vísperas de las elecciones de Castilla y León, ha sido el motivo de la rendición de Sánchez ante Garzón. El que ahora está exultante con el pulso que acaba de ganar al presidente.

Un Sánchez que según algunos ministros y dirigentes del PSOE erró al decir que ‘lamentaba muchísimo’ las declaraciones de su ministro de Consumo, con lo que cayó en la ‘trampa’ que abrieron García Paje y Lamban, durante el Comité Federal del PSOE, cuando ambos gobernantes denunciaron el disparate de Garzón y sus falsedades.

Lo que confirmó el ministro de Agricultura, Luis Planas, al afirmar que las declaraciones de Garzón sobre las granjas de vacuno no se ajustan ‘a la realidad española y que eran bastante desafortunadas’.

Un ministro el de Agricultura, Pesca y Alimentación que se quejó también de que Garzón no le consultará sus polémicas declaraciones antes de hacerlas y al que, ahora y de nuevo, Garzón ha vuelto a desbordar con sus visitas a granjas ganaderas, un sector que depende de Agricultura y no de Consumo.

Pero Sánchez acaba de imponer el silencio entre los ministros y dirigentes del PSOE y ello le impide a Planas el volver a protestar.

Sobre el autor de esta publicación