Prisión sin fianza para Jordi Pujol Ferrusola por ocultar casi 30 millones desde 2012

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha decretado el ingreso en prisión incondicional sin fianza de Jordi Pujol Ferrusola, el primogénito del expresidente catalán, tras conocerse que ocultó 30 millones de euros a la justicia desde que se sabía investigado. De la Mata ha adoptado esta decisión a petición de la Fiscalía Anticorrupción, la Abogacía del Estado y la acusación que ejerce Podemos que han pedido prisión sin fianza para él por riesgo de destrucción de pruebas y reiteración delictiva.

pujol-448

636287197786973184w

Pujol Ferrusola ya declaró ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 en febrero de 2016 y fue entonces cuando, a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, le retiró el pasaporte, le prohibió salir del país y le impuso comparecencias periódicas. Los delitos por los que está imputado desde entonces son los de blanqueo continuado de capitales, fraude fiscal y falsedad documental.

La prisión provisional, según explica el magistrado, "tiene como primera finalidad evitar la ocultación, alteración o destrucción de las fuentes de pruebas", y "se ha materializado el peligro fundado y concreto de ocultación de fuentes de prueba" que ya apreció De la Mata en la última declaración de febrero de 2016.

Por otra parte, la medida busca "conjurar el riesgo de reiteración delictiva" y resulta proporcionada a la gravedad de los hechos". "Resulta estrictamente necesaria, sin que tenga, desde luego, finalidad punitiva alguna o se imponga para causar perjuicio personal o profesional al investigado", añade.

Según recuerda el juez en su auto, la investigación desplegada tiene por objeto la comprobación de la posible participación de los implicados, entre los que se encuentra Jordi Pujol Ferrusola "en hechos supuestamente constitutivos de delitos graves". Cita concretamente falsedad documental, blanqueo de capitales, delito contra la Hacienda Pública y organización criminal.

Además, añade que la gravedad de las conductas investigadas en este caso exige garantizar que el Juzgado pueda realizar un control más efectivo "visto que el practicado hasta ahora ha resultado insuficiente". De hecho, apunta a que Pujol Ferrusola sigue moviendo dinero a través de sociedades radicadas en México, Estados Unidos y Argentina, entre otros.

La familia Pujol, investigada en tres causas

La justicia española investiga a la familia Pujol-Ferrusola en tres causas, dos en la Audiencia Nacional y en el juzgado de instrucción número 8 de Barcelona. En estos procedimientos están imputados el expresidente de Cataluña Jordi Pujol, su esposa, Marta Ferrusola, y sus siete hijos: Jordi, Marta, Josep, Pere, Oriol, Mireia y Oleguer.

La Audiencia Nacional investiga el origen de la fortuna que el expresidente de la Generalitat confesó que había mantenido oculta en el extranjero durante más de 30 años.

La investigación comenzó en un juzgado de Barcelona pero este se inhibió a favor del titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, el juez José de la Mata, que ya investigaba por presunto fraude fiscal y blanqueo al primogénito del clan, Jordi Pujol Ferrusola. En esta causa están imputados Jordi Pujol, Marta Ferrusola y todos sus hijos menos Oriol.

Además, el juez titular del juzgado de instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, investiga al menor de los hermanos, Oleguer Pujol, en un sumario por presunto blanqueo y fraude. En una pieza separada figuran también Jordi, Josep y Pere por presunta corrupción.

Mientras, el juzgado de instrucción número 8 de Barcelona sigue el caso sobre Oriol Pujol, ex secretario general de Convergència, el cual es investigado en el caso de las ITV por presunto cohecho y tráfico de influencias.

El primero del clan Pujol en prisión

Hasta el momento, Jordi y Oleguer eran los únicos con medidas cautelares, pero se limitaban a comparecencias periódicas en el juzgado, retirada del pasaporte y prohibición de salir de España.

La investigación a toda la familia nació a raíz de Jordi Pujol Ferrusola, a quien se imputa falsedad documental, blanqueo y delito fiscal como "gestor" y "distribuidor" del dinero de Andorra.

Todo empezó en 2013 a raíz de la denuncia de su exnovia, que relató viajes que hizo con él al Principado con mochilas llenas de billetes de 500 euros. El juez afirma que urdió un entramado societario internacional para blanquear dinero y que nunca ha sabido justificar de dónde salió la fortuna familiar de Andorra que manejó. Jordi Pujol hijo defiende que cobró millones por trabajos no constatados en base a su labor de "comisionista" en diferentes negocios.

El otro hermano sobre el que pesan medidas cautelares es Oleguer, benjamín de los Pujol, investigado por blanquear supuestamente el dinero de la familia en operaciones inmobiliarias, como la venta de oficinas del Santander en 2007 por 2.330 millones de euros.

La Fiscalía pidió prisión para él, pero el juez expuso que el hecho de que moviera millones a Miami en diciembre de 2015, cuando ya tenía las cuentas bloqueadas, no era prueba suficiente para encarcelarle.

Josep, Pere, Marta y Mireia también están imputados por mover y blanquear ese dinero, en tanto que Oriol, exdiputado de CiU y ex secretario general de CDC, ha sido el último en ser imputado en la Audiencia Nacional.

Pero además se enfrenta a 5 años y 2 meses de cárcel en Barcelona por su supuesta implicación en la trama de las ITV en Cataluña. La Fiscalía considera que se valió de su poder político para favorecer a un empresario, amigo íntimo, que le pagó comisiones a través de su esposa.

En el origen de todo, Jordi Pujol i Soley, presidente de la Generalitat de 1980 a 2003, que en julio de 2014 anunció en un comunicado que su familia había regularizado días antes unos fondos en el extranjero relacionados con la herencia de su padre, y pidió "perdón" por el "error" cometido en la gestión de ese legado. En la Audiencia Nacional, se aferró a la versión de la herencia para justificar la fortuna del clan familiar en Andorra, como ya hizo en el juzgado de Barcelona y en la comisión de investigación del Parlament catalán.

Y su mujer, Marta Ferrusola, que tiene el mismo recorrido judicial que su marido, siempre se ha acogido a su derecho a no declarar.

Sobre el autor de esta publicación