El INE confirma la subida del IPC al 10,8% en julio, su nivel más alto desde 1984

La inflación subyacente escaló hasta el 6,1%, su valor más alto desde enero de 1993

El IPC, en máximos

EUROPA PRESSEl IPC, en máximos

El Índice de Precios de Consumo (IPC) cayó un 0,3% en julio en relación al mes anterior, aunque disparó su tasa interanual hasta el 10,8% puntos, su nivel más alto desde septiembre de 1984 y seis décimas por encima de la registrada en junio, según los datos definitivos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El organismo confirma así el dato que avanzó a finales del mes pasado, aunque ha elevado una décima el aumento mensual adelantado.

Con el repunte de julio, la inflación encadena dos meses consecutivos por encima del 10%, después de que en junio se situara en el 10,2%.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha asegurado que el Gobierno espera que el índice de precios de consumo (IPC) "empiece a bajar la curva" a partir del mes de septiembre. Así lo ha afirmado Maroto en una entrevista en Antena 3 donde también ha apuntado que, de no ser por las medidas del Gobierno, "el IPC hubiera subido 3,5 puntos más", y ha celebrado que la bajada del precio del carburantes registrada en julio "es una buena noticia para las familias y los transportistas".

La titular de Industria también ha defendido que el Gobierno ha tomado "medidas muy importantes" como la bonificación con 100 euros a los estudiantes becados o el mantenimiento de la bonificación de 20 céntimos al litro de carburante para combatir el alza de precios.

Los alimentos, en su nivel más alto desde 1994

Según el INE, la escalada del IPC interanual hasta el 10,8% en julio se debe, principalmente, a las subidas de los precios de las viviendas, el vestido y calzado, y a los alimentos y bebidas no alcohólicas.

La vivienda aumentó su variación anual cuatro puntos, hasta el 23%, a causa del encarecimiento de los precios de la electricidad y, en menor medida, del gas. En comparación con los datos de junio, la vivienda se ha incrementado un 2,6%.

El vestido y el calzado se incrementaron más de dos puntos y medio respecto a junio, y la variación anual alcanza el 5%.

Por su parte, los alimentos y bebidas no alcohólicas alcanzaron el nivel más alto desde el comienzo de la serie histórica, en enero de 1994, con una tasa que se disparó al 13,5%, seis décimas superior a la del mes pasado.

El INE explica que este encarecimiento de los alimentos y las bebidas no alcohólicas se debe al comportamiento de los precios de la carne y la leche, quesos y huevos, del pan y cereales, y de las legumbres y hortalizas.

Los transportes registraron una caída de tres puntos respecto a junio, gracias al descenso del precio los carburantes y lubricantes, y la tasa anual quedó en julio el 16,2%, por el descenso del precio los carburantes y lubricantes.

La subyacente escala al 6,1%

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó en julio seis décimas, hasta el 6,1%, su valor más alto desde enero de 1993.

En el séptimo mes de 2022, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el 10,7%, siete décimas por encima de los datos de junio.

La variación mensual del IPCA mostró un descenso del 0,6%, según los datos del INE.