El Gobierno salva el primer obstáculo de los Presupuestos gracias a los votos de ERC, PNV y Bildu

Los socios del Ejecutivo han aprovechado el debate para advertir a Sánchez de que queda mucho por negociar para apoyar las cuentas

Presupuestos

51654707039_45de014818_k

Presupuestos

El Gobierno de Pedro Sánchez ha superado este jueves el primer obstáculo con el que se han encontrado los Presupuestos de 2022 con la certeza de que aún queda un largo camino por delante en el que tendrá que ceder ante sus socios para aprobarlos de forma definitiva. El Congreso de los Diputados ha rechazado las siete enmiendas a la totalidad presentadas por PP, Vox, Ciudadanos, JxCAT, CUP, Foro Asturias y Coalición Canaria contra el proyecto de Ley de Presupuestos, que continúan su tramitación tras una sesión en la que ERC, PNV y Bildu le han recordado a Sánchez que aún queda mucho que negociar y que su apoyo no es incondicional. Porque si algo han dejado claro esos partidos es que el Gobierno va a tener que seguir haciendo concesiones si quiere aprobar los Presupuestos, algo a lo que la ministra de Hacienda y encargada de defender las cuentas, María Jesús Montero, ha contestado con un "vamos a tener que sudar la camiseta", aunque ha mostrado su disposición al diálogo siendo consciente de que "nunca este Gobierno tiene un cheque en blanco" del resto de partidos. Y es que, a pesar del duelo dialéctico, el debate bronco de este miércoles, en el que los grupos enmendantes clamaron contra un Presupuesto que, aseguraron, amenaza con llevar a España a la ruina, ha sido sustituido este jueves por un ambiente calmado y sosegado pese a las diferencias evidentes entre los grupos.

El Pleno del Congreso ha rechazado las enmiendas, que se han votado de forma conjunta, con 188 votos en contra, 156 a favor y una abstención emitida por error por la diputada de Vox Mercedes Jara. El Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos ha sumado los votos de ERC, Bildu, PNV, PDeCAT, Más País-Equo, Compromís, Nueva Canarias, el BNG, el PRC y Teruel Existe.

A favor de la devolución de las cuentas han votado PP, Vox, Ciudadanos, Junts, CUP, UPN, Foro Asturias y Coalición Canaria. Todas estas formaciones, a excepción de UPN, habían registrado enmienda a la totalidad a las cuentas.

A partir de ahora, el Congreso comenzará la discusión del contenido del proyecto, a través de las enmiendas parciales. Para ello, los grupos tienen hasta este viernes 5 de noviembre para registrar sus aportaciones.

La Comisión de Presupuestos, presidida por la diputada Pilar Garrido (Unidas Podemos) comenzará a cribar las enmiendas y votar las primeras modificaciones al proyecto, primero en ponencia (a puerta cerrada) la semana del 12 de noviembre, y después en Comisión, la semana del 19 de noviembre.

A esas votaciones el Gobierno deberá llegar con los apoyos cerrados, al menos para las votaciones decisivas del proyecto, ya que empezarán a votarse las secciones de las cuentas y el rechazo de una sola de ellas implicaría el final de los Presupuestos.

Tras la comisión, las cuentas se elevarán al Pleno del Congreso, donde cada responsable ministerial deberá defender las cuentas de su Ministerio. Será entre el lunes 22 y el jueves 25 de noviembre, fecha esta en la que está prevista la aprobación de las cuentas y su envío al Senado.

El calendario prevé seis semanas de tramitación en el Congreso y deja cinco para que la Cámara Alta complete su tramitación en tiempo y forma, y que puedan entrar en vigor el 1 de enero.

Eso contando con que el Senado no introdujera ningún cambio, ya que en ese caso las cuentas tendrían que volver al Congreso, para refrendar o no las modificaciones de la Cámara Alta.

Volviendo al debate del Congreso, que se ha alargado durante dos días, éste ha servido para ver que a pesar de este primer apoyo a las cuentas públicas, buena parte de los socios del Gobierno no están satisfechos. En ese sentido, ERC ha lanzado una dura advertencia al Gobierno recordando que su apoyo no está garantizado, siendo el grupo que se ha expresado con mayor contundencia.

Rufián: "La soberbia es mala consejera"

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha avisado al Ejecutivo, especialmente a su parte socialista, que los 13 votos de su formación son imprescindibles no sólo para la aprobación de los Presupuestos de 2022 sino también para que el Ejecutivo pueda agotar la legislatura. "Y no sé si les queda más gasolina en los motores para tanto viaje", ha deslizado, en un duro tono con el que se ha defendido de las críticas de Junts y la CUP por negociar las cuentas del Estado.

Rufián ha cargado contra la "soberbia" del Gobierno y le ha advertido de que todavía "depende de los mismos para las mismas cosas". Durante el debate de enmiendas a la totalidad a los Presupuestos, Rufián ha señalado que, aunque finalmente su grupo no presentó veto -"estuvimos a cinco minutos de la enmienda a la totalidad", ha advertido- el apoyo final al texto dependerá de un acuerdo para "convertir estos Presupuestos en algo un poquito mejor".

"La soberbia en política y en la vida es mala consejera", ha señalado, y aunque ahora el Gobierno vive "un momento álgido", tienen que tener en cuenta que "comienzan a tener a mucha gente muy cabreada". El diputado independentista ha advertido al Gobierno de que, aunque el PSOE vive un "momento alfa" tras su congreso último Congreso Federal, lo cierto es que el Ejecutivo "comienza a tener a mucha gente demasiado cabreada". Por eso, les ha recomendado que "calculen bien sus fuerzas" y la gasolina con la que cuentan para no tener que adelantar elecciones.

En este contexto, ha avisado de que no se puede gobernar contando sólo con el "miedo" que genera la alternativa de la derecha y la ultraderecha. "Ese temor no es lo que nos debería hacer a nosotros aceptar todo lo que nos plantean, ese temor debería ser lo que les hiciera a ustedes pactarlo todo con nosotros", ha explicado.

El PNV dice que falta "un buen trecho"

Por su parte, el PNV ha asegurado que aún falta "un buen trecho" para acordar los Presupuestos, pero espera que su voto en contra de las enmiendas de totalidad presentadas por distintos grupos parlamentarios suponga un punto de partida para discutir las "discrepancias" con el Gobierno y abordar la agenda vasca "con más profundidad".

Así lo ha puesto de manifiesto la portavoz económica del PNV en el Congreso, Idoia Sagastizabal, durante su intervención, en la que ha expresado sus dudas sobre la volatilidad del cuadro macro de los Presupuestos y su preocupación por que éstos fíen el crecimiento económico de la economía española se fíe a la ejecución de los fondos europeos.

Pero también se ha quejado de que el proyecto presupuestario del Gobierno no deje "en un buen lugar" a Euskadi en cuanto a inversiones ni en cuanto a las cifras de ejecución, o de los retrasos en la ejecución de infraestructuras como la 'Y vasca'.

Aún con todo, la nacionalista vasca ha defendido que son necesarios unos Presupuestos "expansivos" e "inversores", una tarea "difícil" porque supone lograr el consenso entre distintos grupos parlamentarios en un Congreso en el que el Gobierno no tiene la mayoría absoluta.

Bildu habla de "falta de ambición"

Más tarde, el portavoz económico de EH Bildu en el Congreso, Oskar Matute, ha exigido al Gobierno que "derogue" todos los aspectos lesivos para los trabajadores de la legislación laboral aprobada por el PP y le ha avisado de que, si apuesta por una mera reforma parcial de la misma, no sólo perderá el apoyo de los grupos de izquierda que le sostienen, sino también las elecciones, y será el "único responsable de que gobierne la derecha".

Este ha sido el principal mensaje enviado por Matute durante su intervención, en la que ha mostrado su disposición a seguir negociando con el Ejecutivo para sellar un "buen acuerdo" que permita a Bildu apoyarlos también para su aprobación definitiva.

Ese apoyo final, ha avisado, no está hoy por hoy asegurado, y el Gobierno se tendrá que "ganar" sus votos. Ellos, ha enfatizado, serán "razonables", pero también "exigentes", para lograr un acuerdo que mejore las condiciones sociales y laborales de la ciudadanía vasca y de la clase trabajadora de todo el Estado.

"Esa y no otra es nuestra meta en esta negociación", ha indicado en respuesta a quienes, basándose en palabras del líder de Bildu, Arnaldo Otegi, dan por hecho que la coalición apoyará la cuentas también en su votación final a cambio de la excarcelación de presos de ETA.

Matute aprecia en las cuentas "falta ambición para revertir recortes derechos" a los trabajadores y cree que no sientan las bases para romper con el actual modelo productivo. En este contexto, ha avisado de que "no caben medias tintas" y ha exigido "convertir lo extraordinario en norma", como el llamado 'escudo social' para blindar de forma permanente el derecho a la vivienda y a los suministros básicos.

UP: "La coalición está en plena forma"

El primero en iniciar el debate de este jueves ha sido el diputado del grupo confederal de Unidas Podemos, Jaume Asens, que ha destacado que los Presupuestos demuestran que el Ejecutivo de coalición está en "plena forma", pese a tener discrepancias con el PSOE sobre materias importantes, y ha reivindicado que a la extrema derecha se la frena "gobernando".

También ha mostrado su agradecimiento a socios de investidura y ha centrado el foco sobre todo en ERC y Bildu, formaciones que son independentistas pero que muestran "más sentido de Estado" respecto a quienes agitan la bandera española desde su bancada.

Y es que precisamente ha loado que la política precisamente consiste en llegar a acuerdos con formaciones distintas, dado que con el PSOE tienen diferencias importantes, y ha señalado que "no es lo mismo" la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, que la titular de Economía, Nadia Calviño.

Por tanto, ha proclamado que estos Presupuestos son el "mejor ejemplo de que la coalición está en plena forma, pues están de acuerdo "en lo fundamental", en la necesidad de "avanzar" frente a partidos que "renuncian a la política", donde encuadra a Junts y su actitud "poco coherente" al situarse junto a PP, Vox y Ciudadanos.

De esta forma, el presidente del grupo parlamentario confederal ha replicado que el consejero de Economía catalán, Jaume Giró, está haciendo sus números con los fondos que vendrán de las cuentas públicas estatales, pues sabe que los presupuestos catalanes serán "poco viables" sin esa aportación.

El PSOE pide a Casado que asuma su lugar en la oposición

Por su parte, el portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez, ha afeado este jueves al líder del PP, Pablo Casado, su estrategia de "confrontación" con el Gobierno de Pedro Sánchez y le ha pedido "compromiso y responsabilidad", avisándole de que aún le queda "una larga travesía en el desierto de la oposición".

Gómez ha dedicado al Partido Popular casi toda su intervención y ha pedido a Casado que asuma su derrota en las urnas en las elecciones de 2019 y adopte un papel de oposición "constructiva" al Ejecutivo de coalición.

El portavoz socialista ha acusado al líder de los 'populares' de "desinformación" y "falta de rigor" en los datos expuestos y le ha reprochado que se dedicara a "hablar mal de España" en Europa durante la negociación de los fondos europeos. "Son irresponsables hasta límites insospechados y España no se merece esa irresponsabilidad", ha lamentado.

En este sentido, ha acusado al PP de "falta de sentido de Estado" por su "dinámica de confrontación extrema" y ha avisado de que la ciudadanía "espera mucho más" de este partido. "Respeten la voluntad de la ciudadanía y asuman de una vez que están en la oposición", ha pedido no sin dejar de citar la sentencia sobre la operación Gürtel que motivó la moción de censura de Sánchez contra Mariano Rajoy.

Gómez ha recriminado también a Casado que hable de ETA -"Hoy sigue muy viva porque necesitan hablar de ETA para hacer oposición"- o de los apoyos de ERC (burlándose del "fracaso" de la campaña de recogida de firmas contra los indultos) y en cambio no presente "ni una sola propuesta" para mejorar los Presupuestos.

"Cuando asimilen y asuman que están en la oposición y hagan una labor constructiva tendrán un sentido de Estado que hoy no tienen", ha insistido poniendo en duda que eso sea posible bajo el liderazgo de Casado y haciendo alusión a los "problemas internos" que ocupan el tiempo del PP.

Para finalizar el debate, la ministra Montero, consciente de las exigencias de sus socios, ha asegurado que "el proyecto de Presupuestos no agota la capacidad legislativa del Gobierno ni la legislatura", ya que muchas "aspiraciones" de los partidos tendrán que incluirse en otras leyes como la reforma laboral, la ley audiovisual o la concursal.

En su última intervención, Montero ha animado al resto de grupos parlamentarios a participar en la construcción de un "proyecto colectivo" de país que avance en el "progreso, la igualdad de oportunidades y la justicia social", porque en ese objetivo "no sobra nadie".

En cambio, ha considerado que "decir que no a estas cuentas significa boicotear" la construcción de ese nuevo país, porque "cuantos más instrumentos para perseguir esa recuperación justa mucho mejor".

Sobre el autor de esta publicación