PLAN DE AHORRO ENERGÉTICO

El Gobierno mantiene su decreto de ahorro energético pese a que las comunidades del Partido Popular exigen su retirada

Sánchez lamenta tener "una oposición negacionista" y pide al PP "unidad, responsabilidad y solidaridad" en torno a la aplicación del plan de ahorro energético; Madrid anuncia que presentará un recurso ante el Constitucional

Los termostatos a 27 grados, entre las medidas del plan de ahorro energético

EFELos termostatos a 27 grados, entre las medidas del plan de ahorro energético

Las comunidades autónomas gobernadas por el PP han pedido al Gobierno la retirada del capítulo 1 del título 5 del decreto de ahorro energético que atañe a las medidas de ahorro para poder dialogar y permitir a las comunidades ejercer sus competencias. El propio PP ha denunciado que el Real Decreto Ley se ha "se ha elaborado a espaldas de las comunidades, los ayuntamientos y los agentes económicos y sociales" y ha exigido su retirada, algo que ha descartado el Gobierno a través de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. Poco después, el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una comparecencia de prensa desde Lanzarote, donde está de vacaciones, ha pedido al Partido Poular "unidad, responsabilidad y solidaridad" en torno a la aplicación del plan de ahorro energético, después de lamentar que sea una "oposición negacionista".

"Las leyes se cumplen y es lo que tienen que hacer todas las administraciones públicas", ha señalado Sánchez en una comparecencia ante los medios de comunicación, junto al presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, en la sede del Cabildo de Lanzarote. Este mismo lunes, la Comunidad de Madrid ha anunciado que presentará un recurso de inconstitucionalidad al real decreto del plan energético del Gobierno de España al considerar que se están "poniendo en cuestión las competencias propias" de la Comunidad, en concreto, las ligadas al comercio.

Frente a esto y ante las críticas del resto de comunidades gobernadas por el PP, Sánchez ha insistido en pedir "unidad para con Europa, responsabilidad y solidaridad". "Sé que es predicar en el desierto porque sufrimos una oposición negacionista en todos los ámbitos", ha lamentado.

Sobre la solicitud del líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, de convocar una Conferencia de Presidentes para abordar este plan de ahorro energético, Sánchez no ha aclarado su posición, pero ha defendido que el Gobierno ha estado en contacto con comunidades, grupos políticos y el sector privado antes de la aprobación del real decreto en Consejo de Ministros.

Además, ha destacado que justo este lunes Gobierno y comunidades autónomas han mantenido una reunión de la conferencia sectorial con presencia de los responsables de energía e industria de las distintas administraciones.

El presidente ha recordado que este plan se enmarca en el acuerdo en el seno de la Comisión Europea de que todos los países deben ahorrar un 15% de energía, aunque en el caso de España es de un 7%, tras intensas negociaciones. "Tenemos que cumplir con la ley y tenemos que cumplir con los acuerdos que hemos logrado en Bruselas", ha subrayado el presidente.

"Ahorrar energía significa hacer frente al chantaje de Putin y significa también ahorrar dinero y factura", ha remarcado, al tiempo que ha apelado a enfrentar con ello la emergencia climática que se está percibiendo más intensamente en estos meses de verano.

El presidente también ha hecho referencia al mecanismo impulsado junto con Portugal para limitar el aumento del precio del gas, que ya ha limitado el alza del importe en la península ibérica y blindará a ambos países en próximos meses de otoño e invierno, que serán los más "difíciles", según Sánchez.

Además, el jefe del Ejecutivo también ha reclamado "unidad" a nivel europeo para que en las próximas semanas se pueda alcanzar en Bruselas un acuerdo para reformar el mercado eléctrico y se pueda desacoplar la evolución del precio del gas al de la electricidad. También desde España se aboga por fijar un precio máximo a los derechos de emisión de dióxido de carbono (CO2).

Ribera reirera que no habrá retirada del decreto

Antes de la comparecencia ante los medios de Pedro Sánchez y tras la reunión telemática mantenida con los máximos responsables autonómicos de Energía, Industria y Comercio, la ministra Teresa Ribera ya había asegurado la retirada "no es la intención del Gobierno", por lo que medidas como el límite al termostato entrarán en funcionamiento este miércoles.

En opinión de la vicepresidenta tercera del Ejecutivo se trata de iniciativas de carácter inmediato, en la línea de las recomendaciones planteadas por la Unión Europea por asegurar el suministro energético de cara al próximo invierno.

Las cinco comunidades autónomas que se oponen a la aplicación del real decreto-ley concentran el 46 % de la población española, casi 22 millones de habitantes.

"El Gobierno es respetuoso con el Estado autonómico y ha aprobado aquellas medidas que, en su competencia básica, permiten impulsar la garantía de confort térmico", ha explicado Ribera, consciente de que Moncloa "no puede sustituir la competencia de las comunidades".

En cualquier caso, ha salido "contenta" de una reunión que ha trascendido en "tono cordial", a pesar de las expresiones "altisonantes" que algunas Administraciones habían empleado en los días anteriores "en público".

"No ha habido ninguna comunidad que haya dicho que no va a cumplir", ha aclarado la ministra, que ha admitido que sí que ha habido "algunos comentarios" que alegaban que las medidas sólo eran exigibles a la Administración Pública y no a los actores privados. Ante ello, el Gobierno ha esgrimido que son necesarias para cumplir con el compromiso adquirido con Bruselas de ahorrar un 7 % en el consumo de gas.

"Las hemos tomado porque tienen un menor impacto que otras que afecten a la vida privada, al confort térmico de nuestros hogares, o a la industria", ha añadido Ribera.

La postura de las comunidades del PP

Previamente a la rueda de prensa del presidente y de la ministra, en un receso de la conferencia sectorial convocada para analizar con los consejeros autonómicos los detalles del plan de ahorro y "despejar dudas" sobre el alcance y aplicación de las medidas que entran el miércoles en vigor, el consejero de Industria y Energía de la Junta de Andalucía, Jorge Paradela, adelantaba que las regiones gobernadas por el PP se oponían al plan y pedían la retirada del capítulo 1 del título 5 del decreto; de lo contrario, no apoyarán el decreto.

Paradela explicaba que piden al Gobierno "acordar el qué pero que deje actuar a las comunidades autónomas en el cómo" ejecutar el ahorro energético en virtud de sus competencias autonómicas, y ha alegado además que la "Unión Europea no impone a los Estados un plan de ahorro de energía pero el Gobierno español sí lo impone a las regiones sin discutirlo ni negociarlo".

Ha precisado que no demandan la retirada completa del decreto sino de las medidas energéticas recogidas en la norma para ejecutar el ahorro con el objetivo de que el Ejecutivo de Pedro Sánchez negocie con las comunidades cómo conseguir un ahorro desde "las competencias autonómicas que son de desarrollo energético".

El llamado "Plan de choque de ahorro y gestión energética en climatización" prevé, entre otras medidas, el ajuste de los termostatos en edificios administrativos, espacios comerciales y culturales, estaciones de tren y autobuses y aeropuertos.

Según el consejero, el asunto tiene tanta importancia que justificaría una reunión de la conferencia de presidentes.

Ha dejado claro que la Junta "apoya sin fisuras la idea de reducir el consumo", pero ha mostrado su malestar por no haberlo dialogado con las comunidades ni con los sectores afectados y hacerlo como una imposición cuando la UE no lo ha hecho así.

"Nos hubiera gustado ejercer nuestras competencias y un proceso consultivo y dialogado sobre cuánto tenemos que ahorrar y las regiones pudieran elegir cómo adaptarse en función de las características" de cada territorio, ha señalado.

Además, ha añadido que la UE ha planteado a los Estados plazos hasta el 31 de marzo mientras que el Gobierno lo ha fijado en el 31 de octubre y ha establecido un "régimen sancionador extremadamente punitivo".

Asimismo, ha apuntado que en su planteamiento de ahorro energético el Gobierno no aborda la raíz del problema como es el precio de la energía y ha destacado que "la economía y las familias son sabias porque ajustan su consumo con la factura de la luz más alta de la historia, de casi el doble que hace un año".

Por ello, ha indicado que a la Junta le gustaría trabajar para desarrollar su potencial en energías renovables con más infraestructuras de transporte y de evacuación y también por la vía de los incentivos.

"A espaldas de las comunidades"

El vicesecretario de Organización del PP, Miguel Tellado, exigía casi de forma paralela al consejero de Andalicía la retirada también de dicho decreto: "Se ha elaborado a espaldas de las comunidades, los ayuntamientos y los agentes económicos y sociales", aunque ha dado "autonomía" a sus Ejecutivos regionales para recurrirlo si así lo consideran.

En una rueda de prensa desde la sede nacional del PP, Tellado se ha pronunciado de esta manera sobre la reunión que ha mantenido el Gobierno con las comunidades autónomas para abordar el plan de ahorro energético, denunciando que este decreto es fruto de "una improvisación".

"El Gobierno está a tiempo de mejorar el plan, y si está dispuesto a escucharnos, contemplaríamos la posibilidad de apoyarlo", ha proclamado el dirigente 'popular'.