INCENDIOS FORESTALES

El fuego ha devorado casi 60.000 hectáreas en España durante la segunda ola de calor

El viento complica los fuegos que ya han devastado casi 20.000 hectáreas en Galicia, mientras Castilla y León está aún pendiente de los fuegos de Ávila y de Zamora

EFEUn camión de bomberos circula por una zona arrasada por las llamas en la población de El Pont de Vilomara, en la comarca del Bages

El fuego declarado durante esta segunda ola de calor del verano ha calcinado casi 60.000 hectáreas de superficie en seis comunidades autónomas donde permanecen aún declarados varios incendios.

El viento está complicando la extinción de los incendios que ya han devastado casi 20.000 hectáreas en Galicia, mientras Castilla y León está aún pendiente de los fuegos de Ávila y de Zamora, y nuevos incendios se activan en Zaragoza y en Guadalajara, región amenazada por un alto índice de propagación de las llamas.

Los incendios de Losacio (Zamora) y Cebreros (Ávila), los dos que más preocupan de los 25 fuegos aún no extinguidos en Castilla y León, han presentado una buena evolución en las últimas horas, aunque la comunidad está en alerta por el viento de la tarde, según ha informado la Junta de Castilla y León.

El fuego de Zamora, en el que el domingo perdieron la vida dos personas -un bombero y un ganadero que pastoreaba su rebaño ovino-, continúa activo y suma 34 poblaciones desalojadas, si bien los residentes de 20 de estos municipios han podido este martes regresar a sus hogares gracias a la mejora en el control de las llamas.

En Ávila, la población de Hoyo de Pinares tuvo que ser evacuada en la noche del lunes a causa del avance del incendio de Cebreros, que ahora avanza hacia Madrid aunque sin "riesgo potencial" de saltar a la comunidad vecina de forma "inminente", según el director general de Patrimonio Natural y Política Forestal de la Junta de Castilla y León, Ángel Arranz.

El Gobierno autonómico ha precisado que las reactivaciones de esos dos incendios -el de Zamora y el de Ávila-, que eran esperadas, están siendo sofocadas con los medios aéreos que participan en el operativo de extinción.

Algunas de las carreteras que habían sido cortadas por precaución por el fuego han sido reabiertas, mientras en la línea de Ave Madrid-Galicia los viajeros deben realizar el tramo entre Zamora y Sanabria por carretera.

Galicia, por su parte, lleva casi 20.000 hectáreas quemadas por los 16 incendios que han castigado especialmente a Ourense y a Lugo, provincia en la que ya han ardido al menos 6.920 hectáreas.

En esta comunidad los fuegos más peligrosos son el de Carballeda de Valdeorras (Ourense), donde el viento ha complicado las tareas de extinción, y el de la zona lucense de Folgoso, donde en lugares como la Sierra de O Courel, un emblemático "pulmón verde" gallego, se han quemado casas en al menos tres aldeas.

Los cuatro incendios que afectan a la parroquia de Vilamor, en el municipio de Folgoso do Courel, y Saa, en A Pobra do Brollón, se han juntado en uno solo y en su extinción trabajan 16 técnicos, 96 agentes forestales, 149 brigadas, 89 motobombas, 3 excavadoras, 18 aviones, 20 helicópteros y una Unidad Técnica de Apoyo.

En Cataluña, por otro lado, los bomberos han dado por estabilizado el incendio que desde ayer afecta a Àger y Camarasa (Lleida) y el de la comarca barcelonesa del Bages, fuegos que juntos han arrasado cerca de 1.800 hectáreas en la comunidad.

La estabilización de este incendio permite a los cerca de 200 vecinos de Bages que habían sido evacuados volver a sus casas acompañados y levantar el confinamiento que afectaba a unas 4.500 personas.

Extremadura también puede celebrar que su Plan de Lucha contra Incendios Forestales (Infoex) ha declarado controlado el incendio que se inició esta misma tarde en Villanueva de la Vera (Cáceres), después de que esta mañana se dieran por controlados también los fuegos de Casas de Miravete y Ladrillar (Las Hurdes) y por estabilizado el de Jerte, que han calcinado 6.271 hectáreas en total.

Nuevos incendios

En Aragón, el incendio declarado el lunes en el municipio de Ateca (Zaragoza) se ha reactivado y ahora está "fuera de la capacidad de extinción", con rachas de viento superiores a los 50 km/h, subiendo "muy rápidamente" por la ladera hacia la localidad de Moros, de unos 400 habitantes, que ha tenido que ser desalojada esta tarde por precaución.

El fuego ha subido al nivel 2 del Plan Especial de Protección Civil de Emergencias y a obligado a solicitar el apoyo de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

También está en nivel 2 el incendio declarado este martes en Valdepeñas de la Sierra (Guadalajara) en vista de la posible afección a bienes de naturaleza no forestal y la potencial afección por humo a la población, que ha sido confinada.

El Sistema de Información de Incendios Forestales de la Consejería de Desarrollo Sostenible ha informado de que ocho medios aéreos y trece terrestres, con 83 personas, trabajan en la extinción de este fuego en Valdepeñas de la Sierra, que se ha detectado a las 14.27 horas a través de un aviso en el 112 y que afecta a una zona forestal con matorral.

El Plan Infocam, del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios Forestales de Castilla-La Mancha, ha señalado que para este martes el índice de propagación de incendios forestales es muy alto en toda la región.

El seguro agrícola cubre los daños en las explotaciones agrarias y ganaderas que se vean afectadas por incendios, según ha recordado este martes el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Mientras el Partido Popular ha pedido al Gobierno más implicación del ejército para combatir los incendios, los especialistas del Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional, con sede en Valencia, han reivindicado el papel de la actividad agrosilvopastoral para prevenir los incendios en el futuro.

Desde esta entidad han señalado el abandono del mundo rural -con la consecuente dejación de la gestión forestal, la superficie agraria y la ganadería extensiva- como uno de los principales problemas en la prevención de los incendios forestales.

Sobre el autor de esta publicación