El Constitucional dice que con el segundo estado de alarma "quedó cancelado el régimen de control" al Gobierno

En la sentencia de 113 folios, los magistrados del tribunal han estimado el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por la formación de Abascal contra el decreto del Gobierno de Pedro Sánchez

Tribunal Constitucional

Tribunal Constitucional plusvalía

El Tribunal Constitucional ha concluido que con el Real Decreto por el que se estableció el segundo estado de alarma durante la pandemia quedó "cancelado" el "régimen de control" que, "en garantía de los derechos de todos", corresponde al Congreso de los Diputados. El pasado 27 de octubre, el órgano de garantías adelantó el fallo --seis votos contra cuatro-- por el que consideró inconstitucional la medida adoptada por el Ejecutivo por tener un carácter no razonable o infundado.

En la sentencia de 113 folios, los magistrados del tribunal han estimado el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por Vox contra el decreto del Gobierno de Pedro Sánchez.

La sentencia, de la que ha sido ponente el conservador Antonio Narváez, declara la inconstitucionalidad de la prórroga de los seis meses y el nombramiento de autoridades competentes delegadas en las comunidades autónomas, es decir, la denominada cogobernanza.

En cambio, la sentencia avala el toque de queda decretado en horario nocturno, los cierres perimetrales así como la limitación de aforos en espacios públicos y privados como en lugares de culto.

El segundo estado de alarma estuvo vigente desde el 9 de noviembre al 9 de mayo, una prórroga de seis meses que "se realizó de un modo por entero inconsistente con el sentido constitucional que es propio del acto de autorización y sin coherencia alguna, incluso, con las razones que el Gobierno hizo valer para instar la prórroga finalmente concedida”.

Los magistrados destacan que el Congreso estableció ese plazo sin certeza alguna acerca de qué medidas iban a ser aplicadas, cuándo y por cuánto tiempo serían efectivas en unas partes u otras del territorio. Y subrayan que la prórroga fue autorizada cuando las restricciones incluidas en la solicitud no iban a ser aplicadas inmediatamente por el Gobierno, pues se supeditaba su puesta en práctica a lo que los presidentes autonómicos así lo decidieran, por lo que aquella autorización se dio sin saber qué medidas se iban a aplicar para combatir la pandemia.

Por ello, lo que merece censura constitucional no es la duración de la prórroga, por sí sola y sin más, sino el carácter no razonable o infundado, visto el Acuerdo adoptado por el Parlamento en su conjunto, de la decisión por la que se fijó tal plazo.

En cuanto a la cogobernanza, la sentencia declara que esta decisión del Gobierno, avalada por el Congreso, contraviene la regulación de los estados de crisis y las competencias. Al respecto, indica que sus efectos jurídicos tampoco eran conciliables con las relaciones institucionales entre el Gobierno y las comunidades autónomas, porque el primero acordó inicialmente la delegación sin reserva alguna de instrucciones, supervisión efectiva y eventual avocación del propio Gobierno, sin que el Congreso hiciera objeción alguna a esta forma de proceder.

Para el tribunal, el Congreso quedó privado primero, y se desapoderó después, de su potestad para fiscalizar y supervisar la actuación de las autoridades gubernativas durante la prórroga.

La sentencia subraya que "quedó así cancelado el régimen de control que, en garantía de los derechos de todos, corresponde al Congreso de los Diputados bajo el estado de alarma. Control parlamentario que está al servicio, también, de la formación de una opinión pública activa y vigilante y que no puede en modo alguno soslayarse durante un estado constitucional en crisis".

En cuanto a las restricciones acordadas por las administraciones el tribunal avala el 'toque de queda' nocturno por ser "una medida adecuada para combatir aquella evolución negativa de la pandemia, pues se hizo frente a una situación de riesgo que había sido detectada como favorecedora de los contagios, la de los encuentros sociales producidos en aquellas horas de la noche".

Además, “es proporcionada a la consecución de un fin constitucionalmente legítimo y de interés general para la comunidad social como era el de la preservación de la vida”.

La sentencia señala que, al contrario del confinamiento general del primer estado de alarma, ese confinamiento nocturno del segundo limitó pero no suspendió ningún derecho fundamental

Igualmente, el tribunal avala los cierres perimetrales por ser una medida "adecuada" y "necesaria para hacer frente a las constatadas mutaciones del virus y a su creciente propagación, como también al previsible incremento de la presión asistencial y hospitalaria", unos argumentos que aplica para apoyar las limitaciones de aforos en espacios públicos y privados así como en lugares de culto.

Cuatro votos particulares

La resolución cuenta con votos particulares contrarios del presidente Juan José González Rivas, y los magistrados Juan Antonio Xiol, Cándido Conde-Pumpido y María Luisa Balaguer.

El texto supone un nuevo revés para el Ejecutivo que ya en julio vio como el tribunal de garantías declaraba la inconstitucionalidad de algunos aspectos del primer estado de alarma y más tarde, a primeros de octubre, declaraba también que no se ajustaban a la Constitución los acuerdo de la Mesa del Congreso por los que se paralizaban los plazos parlamentarios durante el primer estado de alarma.

Sobre el autor de esta publicación