El Consejo de Ministros aprueba el uso obligatorio de mascarillas en exteriores en medio de las críticas y el desconcierto de las comunidades

Los presidentes autonómicos reclaman más fondos y cobertura legal para frenar la sexta ola

consejo ministros mascarillas

EFEconsejo ministros mascarillas

El Consejo de Ministros extraordinario ha aprobado esta jueves el decreto ley que recupera la obligatoriedad de llevar mascarilla para personas mayores de 6 años en exteriores desde este viernes para contribuir a bloquear el contagio masivo que llevado a España a situarse en zona de riesgo muy alto con una incidencia de 784 casos por cada 100.000 habitantes a las puertas de Navidad. Una incidencia que amenaza con perturbar de nuevo la vida de los ciudadanos, como así parecía que iba a ser cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciaba una Conferencia de Presidentes autonómicos a solo 48 horas de Nochebuena para tomar medidas que pongan freno a la ya más que evidente 'sexta ola' de Covid-19.

El Gobierno insiste de nuevo en la vacunación como principal escudo, más desde la aparición de Ómicron, variante contra la que una tercera dosis ha demostrado ser eficaz según los expertos. Además como segunda línea principal a seguir señala a un refuerzo de una Atención Primaria "tensionada" con la contratación de personal médico y de enfermería jubilados o prejubilados para centros públicos y privados que ayuden a aliviar el colapso que sufre ante una nueva avalancha de contagios. Anuncia también que reforzará los centros de vacunación con 150 dispositivos móviles desplegados por el país.

La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha mandado un "mensaje de precaución" en las fiestas navideñas debido al aumento de los contagios de COVID-19 ligados a la aparición de la variante ómicron. "Reiterar el mensaje de precaución ante estas fiestas navideñas, hay que aplicar la experiencia personal. Todos sabemos cómo combatir el virus. Ejercicio de precaución y de serenidad ante esta situación", ha resaltado en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros extraordinario de este jueves.

Ante el alza de casos, la portavoz del Ejecutivo ha insistido en que la "medida más importante" contra Ómicron es la vacunación, que "ha sido la fórmula del éxito". "Acelerarla va a ser la medida más importante que vamos a implementar en los próximos meses, con más recursos humanos para atender la presión en la Atención Primaria", ha apuntado.

En la misma línea, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha vuelto a realizar "una llamada a la cautela, la prudencia y la cultura de los cuidados, especialmente en estos momentos de encuentro con los seres queridos". Así, ha reconocido a la ciudadanía por el "comportamiento ejemplar". El Gobierno empatiza con sus anhelos y entiende los sacrificios, pero es importante que sigamos cuidándonos", ha reclamado.

La ministra ha insistido, no obstante, en que "no estamos en la misma situación que en las navidades pasadas". "El punto diferenciador es la alta cobertura vacunal que tenemos, si bien es muy importante no bajar la guardia y seguir con las medidas que sabemos que son eficaces para luchar contra el virus: vacunación y prevención", ha apuntado.

Al hilo, ha asegurado que España cuenta con "vacunas suficientes" para administrar la tercera dosis a toda la población y vacunar a todos los niños. Tal y como señaló ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en rueda de prensa tras la Conferencia de Presidentes, nuestro país cuenta con ocho millones de dosis de 'stock', a las que hay que sumar las reservas de las CCAA. Para 2022, España tiene comprometidas por contrato hasta 90 millones de dosis.

Darias ha recordado que los objetivos en vacunación del Ejecutivo son que el 80 por ciento de los mayores de 60 años haya recibido la tercera dosis antes de que termine el año. Asimismo, ha planteado también que el 80 por ciento de las personas entre 50 y 59 años reciba la dosis de recuerdo en la semana del 24 de enero y que el 80 por ciento de entre 40 y 49 años tenga la tercera dosis en la primera semana de marzo.

Además, otra meta es que el 70 por ciento de los niños entre 5 y 11 años cuente con la primera dosis pediátrica en la semana del 7 de febrero y que el 70 por ciento tenga la segunda dosis pediátrica en la semana del 19 de abril. "Por tanto, hay objetivos, hay vacunas, hay determinación y compromiso para alcanzar los mismos", ha esgrimido la ministra.

Asimismo, Darias ha detallado que el Gobierno ha propuesto reforzar los dispositivos de vacunación con equipos de las Fuerzas Armadas, así como poner a disposición hospitales de la Red Sanitaria Militar. En concreto, ha puesto a disposición de las CCAA hasta 150 equipos móviles de vacunación, así como el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla en Madrid y el Hospital General de la Defensa de Zaragoza como centros de vacunación de apoyo.

Igualmente, ha recordado que el Ministerio de Defensa mantiene activado el mecanismo para solicitar rastreadores militares como "recurso adicional". En estos momentos, según el jefe del Ejecutivo, hay activados hasta 1.052 de estos efectivos.

La petición de que las mascarillas volvieran a ser obligatorias en exteriores la habían planteado varios presidentes autonómicos y la aprueban también comunidades gobernadas por el PP como Galicia y Andalucía, aunque no así la Comunidad de Madrid.

En cualquier caso, el precisa que no será obligatoria llevarla en el campo o al hace deporte y ha dicho entender que es una medida "difícil" para los ciudadanos, que dejará de estar en vigor "cuanto antes sea posible".

Pese a que los expertos del Ministerio de Sanidad habían recomendado en un informe limitar el número de asistentes a las celebraciones navideñas, no ha habido ningún acuerdo para poner topes ni tampoco se ha referido el presidente a ese asunto.

Sánchez y los presidentes autonómicos han mantenido este jueves una a Conferencia de Presidentes telemática para abordar las medidas con las que hacer frente al azote de la variante Ómicron, que ha llevado a España a un récord de contagios en lo que va de pandemia (este miércoles 60.000 nuevos, 10.000 más que ayer) y una incidencia de 784 casos en 14 días por cada 100.000 habitantes.

También ha anunciado la contratación de personal sanitario jubilado y prejubilado y habilitación para la contratación de profesionales con título de especialista obtenido en estados no miembro de la UE.

Sánchez garantizó ayer que en materia de lucha contra el coronavirus no habrá problemas de recursos y ha anunciado su disposición a ampliar el fondo COVID de 7.000 millones de euros para las comunidades autónomas en el caso de que se considere necesario.

Las medidas aprobadas este miércoles de cara a la Navidad podrán revisarse en los próximos días, ya que la intención es convocar una Conferencia de Presidentes cada diez días mientras dure esta nueva ola.

No obstante, se ha mostrado optimista con respecto a la celebración de las cabalgatas de Reyes, la última gran cita navideña. Según ha dicho, el año pasado, cuando no había vacunas, se celebraron y este los niños y sus familias también podrán disfrutar de ellas, siempre con las mascarillas y evitando grandes aglomeraciones.

Los partidos demandan más recursos médicos y discrepan con uso de mascarillas

La imposición de mascarillas ha tenido una acogida dispar en el Congreso, donde varios grupos han acusado al Gobierno de confundir a los ciudadanos con una medida que no recomiendan los expertos, y todos han reclamado el refuerzo de la Atención Primaria.

Pese a que la mayoría de los presidentes autonómicos dieron este miércoles su visto bueno a la imposición de la mascarilla en exteriores, con excepciones como Javier Lambán (Aragón) o Isabel Díaz Ayuso (Madrid), en el Congreso han resonado, sobre todo, las opiniones de quienes son críticos, frente al respaldo de ERC o el Gobierno.

El grupo más beligerante ha sido Vox, que como ya anunció la víspera su líder, Santiago Abascal, recurrirá la medida, considera una "tiranía" sin la más mínima base científica", según ha reiterado este jueves en la Cámara Baja Macarena Olona, quien cree además que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reculado ya al anunciar excepciones a la medida tras las críticas.

Vox afea además la improvisación del Gobierno y de las cinco autonomías que habían propuesto la medida así como el "nuevo consenso" entre PP y PSOE. Sus representantes no usarán mascarillas en el exterior cuando haya distancia social y no exista riesgo de contagio.

También ha sido crítica ante la medida, entre otras cosas por dar "alas a los negacionistas", la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, que apunta a que fuera de las aglomeraciones es un "sinsentido" que "aporta poco y confunde mucho" además de crear "desazón y hartazgo". "Lo que importa es la atención primaria básica, que es de lo que no se está hablando", ha recalcado.

Desde Compromís, Joan Baldoví circunscribe la utilidad de las medidas a las grandes ciudades y las grandes aglomeraciones porque en pequeñas urbes y en el mundo rural "no tiene lógica". Reclama también más sanitarios y afea que ante las insuficientes medidas todo dependa de gobiernos autonómicos, "algunos de ellos incapaces de hacer nada".

Para el PDeCat, las mascarillas en el exterior o el toque de queda, que se busca implantar en Cataluña, son "medidas estéticas" que no protegen, por lo que su diputado Sergi Miquel ha pedido reconsiderar estas propuestas y optar en cambio por mejorar la sanidad, hacer más campañas de vacunación y pedir que las fiestas se celebren "en orden" y sin muchos encuentros sociales.

Este grupo pide dispensar test de antígenos, como ha hecho "Madrid, mal gestionado, pero es una buena línea".

Ciudadanos ha adelantado que no apoyará la convalidación del real decreto que imponga la obligatoriedad de las mascarillas en exteriores y ha abogado por aumentar los recursos en la Atención Primaria en 500 millones de euros más, sensibilizar en favor de la vacuna de refuerzo o que los desempleados puedan ejercer de rastreadores.

En este sentido, la formación naranja ha registrado una proposición no de ley que también contempla campañas de gratuidad de los test de antígenos o su rebaja en el precio, así como ayudas económicas para poder realizar PCR para "poder acudir ahora a las reuniones familiares".

"Diremos que 'no' a esas restricciones", ha dicho el portavoz adjunto de Cs, Edmundo Bal, desde el Congreso, tras tachar las medidas anunciadas por Pedro Sánchez de "puramente teatrales y propagandísticas" y afear además la "absoluta imprevisión" del Gobierno. Pide "fundarse en la ciencia y no en la superstición".

Frente a estas críticas, ERC, que desde la Generalitat ha propuesto las restricciones más severas para atajar los contagios, ha defendido que las mascarillas en exteriores sí protege, aunque su portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián, ha criticado la paradoja de autonomías que apoyan esta medida mientras despiden médicos. "El quiz de la cuestión es reforzar la sanidad pública", ha recalcado.

Desde el Gobierno, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha insistido en que las mascarillas deben ser obligatorias en exteriores dado el incremento de transeúntes en las ciudades en estas fechas de Navidad, lo que hace "casi imposible mantener una distancia de seguridad", y ha reiterado que será una medida temporal.

Montero ha recordado que la mayoría de presidentes autonómicos ha compartido la medida, ha agregado que el esfuerzo debe ponerse ahora en cumplir el calendario de vacunación y ha sostenido además que todos comparten que se debe reforzar la Atención Primaria, que en esta oleada es el nivel que más se está resintiendo.

Medidas "insuficientes"

Los presidentes de Galicia, Andalucía, País Vasco y Cataluña, han respondido a Sánchez, que imponer las mascarillas en exteriores y la tercera dosis de la vacuna no son medidas suficientes para frenar la sexta ola del coronavirus, según han asegurado fuentes autonómicas.

Tanto Alberto Núñez Feijóo, como Juan Manuel Moreno y Pere Aragonés han planteado durante su intervención en la Conferencia de Presidentes que se celebra hoy de forma telemática que se cree un fondo COVID para hacer frente al gasto en el que están incurriendo las regiones para frenar la pandemia.

Además, los presidentes de Galicia y Andalucía han reclamado una Ley de Pandemias al Gobierno, mientras que Íñigo Urkullu ha reclamado mayor seguridad jurídica que respalde las medidas que adoptan las CCAA. De hecho, ha propuesto volver a limitar los horarios de cierre de la hostelería a las 23:30 horas en el caso de los restaurantes y el aforo al 60 por ciento con un máximo de 10 comensales por mesa.

Mientras que el presidente gallego ha propuesto que se extienda la exigencia de test diagnósticos en los aeropuertos y las estaciones de trenes a los viajeros españoles, no solo a los extranjeros y ha planteado la no celebración de cotillones de Navidad o Cabalgatas de Reyes porque asisten niños que aún no están vacunados. Además, Feijóo se ha mostrado contrario, por ser de "enorme riesgo", a que los contactos estrechos de infectados que estén vacunados con doble dosis no hagan cuarentena.

El presidente catalán, por su parte, ha mostrado su preocupación por la interacción que hay entre los territorios. El martes planteó que se extendiera al resto del país medidas que se han adoptado en Cataluña como el toque de queda.

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha expresado su rechazo a la decisión de Sánchez de volver a exigir el uso de mascarillas en exteriores, y ha abogado por "test, contratos sanitarios y autocuidado" como líneas estratégicas contra la sexta ola. "No compartimos las mascarillas al aire libre si hay distancia. Ni los rastreadores militares a estas alturas. Ni los cierres sin datos sanitarios. Sí Ley de Pandemias, fondos Covid, vacunas, test, contratos sanitarios y autocuidado", ha escrito Ayuso en Twitter.

La propia Comunidad de Madrid había solicitado este mismo lunes 80 rastreadores COVID al Ejército, que se sumarían a los 950 rastreadores con los que ya cuenta la región, según confirmaron a Efe fuentes de la Consejería madrileña de Sanidad.

Sobre el autor de esta publicación