El Congreso aprueba el Presupuesto de 2017 y Rajoy logra estabilidad para media legislatura

Mariano Rajoy ha conseguido que el Congreso apruebe su proyecto de Presupuestos para 2017, que ahora pasa al Senado. En pleno repunte de la corrupción, el Gobierno ha tenido que hacer encaje de bolillos y, a medida que iban avanzando las negociaciones con otras fuerzas políticas, casos como ‘Lezo’ y escándalos como los que han rodeado al fiscal jefe Anticorrupción desde su nombramiento han estado a punto de dar al traste con todos esos esfuerzos.

presupuestos-d

El propio presidente vive horas amargas tras haber sido citado para testificar en persona en el juicio por la primera etapa de la Gürtel y con la perspectiva de tener que enfrentarse a la moción de censura de Podemos el próximo 13 de junio. Pero hoy se ha producido un paréntesis para la celebración. La prueba de que Rajoy no está en su mejor momento es la anécdota que ha protagonizado en una de las votaciones que se han producido este miércoles en el Congreso de los Diputados. El jefe del Ejecutivo se ha equivocado y ha votado ‘no’ a una de las enmiendas pactadas con Nueva Canarias, el diputado 176 al que ha tenido que convencer a fuerza de inversiones y otro tipo de beneficios para su tierra con tal de tener la mitad + 1 de la Cámara de su parte.

Claro que Rajoy no es el único parlamentario al que han traicionado los nervios. También le ha ocurrido al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que ha votado por error a favor de los presupuestos de dos Ministerios del Gobierno de Mariano Rajoy, los de Educación y de Exteriores. Iglesias, que tiene presentada esa moción para tratar de deponer a Rajoy, se ha equivocado la primera vez en la votación de la sección 18 de los Presupuestos Generales del Estado para 2017, que es la relativa a Educación, Cultura y Deportes, lo que ha suscitado risas en el PP y aplausos al ministro Iñigo Méndez de Vigo. Minutos después, Iglesias ha repetido el error al votar también a favor del dictamen de la sección 12, que es la referida al Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, lo que ha extendido las risas a las filas de Unidos Podemos.

El Gobierno ha sumado a sus 137 diputados los 32 de Ciudadanos, los 5 del PNV y los 2 de Coalición Canaria y Nueva Canarias. En realidad, ha contado con el apoyo de siete formaciones contando con Foro Asturias y UPN, que se encuadran en las filas populares. El propio Rajoy lo ha recordado al término de las votaciones en una breve declaración en la que ha expresado su satisfacción porque, según sus palabras, "este Presupuesto va a servir para seguir creando empleo" y porque, a su juicio, "hoy España da un buen mensaje de estabilidad, de confianza y de credibilidad".

La aprobación de los Presupuestos era, de hecho, la prueba de fuego de la estabilidad, la condición ‘sine qua non’ para poder aspirar a una legislatura normal y no tener que proceder a otro adelanto electoral, un año después de los últimos comicios. Pero el alivio será breve. Sin apenas tiempo para disfrutar de la victoria parlamentaria de este miércoles, el Ejecutivo tiene que ponerse ya manos a la obra para negociar los Presupuestos de 2018. En principio, el techo de gasto para el próximo año y los correspondientes objetivos de déficit y deuda deberían estar aprobados a finales de junio, aunque fuentes del Gobierno ya han aclarado que confían más en hacerlo la primera o la segunda semana de julio.

La intención es negociar con todas las fuerzas políticas, incluido el PSOE de Sánchez. En diciembre, los socialistas votaron a favor de la aprobación de la propuesta de techo de gasto después de que lograsen ampliar el objetivo de déficit de las autonomías del 0,5% al 0,6%. Ahora, la negociación que se avecina medirá el clima de entendimiento entre el Ejecutivo y el ‘nuevo PSOE’. En octubre, por otra parte, fue la abstención del PSOE la que permitió la investidura de Rajoy con el apoyo del PP, Ciudadanos y Coalición Canaria. Entonces, Pedro Sánchez había salido de la secretaría general tras el acuerdo del Comité Federal para facilitar el Gobierno del PP y evitar unas terceras elecciones en un año. Ahora, los socialistas han votado en contra junto a Podemos y soberanistas.

Aunque los Presupuestos aún deben ir al Senado, no se prevén males mayores puestos que el PP tiene una cómoda mayoría absoluta en la Cámara alta y solo si se introducen cambios el proyecto regresará al Congreso para ratificar las nuevas enmiendas. En cualquier caso, el trámite de este miércoles ya garantiza su aprobación.

Sobre el autor de esta publicación