Elecciones en Andalucía

Del 'efecto Olona' al 'fiasco Olona': el 19-J frena a Vox y le condena a la irrelevancia en Andalucía

'Pinchazo' de la extrema derecha que, pese a crecer en escaños (14) y sumar casi medio millón de votos, se queda muy por debajo de la expectativas

El líder nacional de VOX, Santiago Abascal, acompaña a la candidata a la presidencia de la Junta, Macarena Olona, ante cientos de seguidores

EFEEl líder nacional de VOX, Santiago Abascal, acompaña a la candidata a la presidencia de la Junta, Macarena Olona, ante cientos de seguidores

El Partido Popular ha cosechado este domingo un triunfo incontestable en las elecciones de Andalucía, al superar la mayoría absoluta con 58 escaños y al convertir en intrascendentes los 14 parlamentarios que ha sumado Vox y que le dejan sin poder de decisión en la ecuación de la gobernabilidad. No ha habido finalmente 'efecto Olona' en las urnas y la extrema derecha no tendrá las 'llaves de San Telmo', como presagiaban desde la formación radical y daban casi por seguro durante la campaña electoral su candidata a la Presidencia de la Junta, Macarena Olona, y el líder de la formación, Santiago Abascal.

Todas las encuestas habían vaticinado una clara victoria del PP, rozando la mayoría absoluta y necesitando de Vox para gobernar. Los sondeos también auguraron un fuerte crecimiento del partido ultra, de hasta 20 escaños, que le hacían totalmente imprescindible para la gobernabilidad en Andalucía. En las filas del partido ultraconservador, incluso, se hablaba de doblar los 12 parlamentarios conquistados en los comicios de 2018. Pero la euforia y la ambición que se habían instalado en Vox poco antes de la campaña electoral se han tornado en decepción y fracaso tras lograr un resultado irrelevante que le deja muy por debajo de las expectativas, pese a sumar dos escaños más (14) en el Parlamento andaluz, mejorar en 3,5 puntos el porcentaje de votos recibidos respecto a la cita electoral de hace cuatro años, del 10 al 13,5%, y sumar casi medio millón de votos (493.932, concretamente).

La amenaza de Olona de no regalar "ni un escaño" se ha quedado en agua de borrajas. La presión ejercida durante la campaña, por parte de la candidata de Vox, se ha diluido en unas urnas que han impedido la irrupción de la extrema derecha en el Gobierno andaluz. "No vamos a regalar un escaño para que el PP gobierne en solitario, aunque solo le quede un escaño para alcanzar la mayoría absoluta". Así de contundente se mostraba Olona en el debate electoral del pasado lunes en Canal Sur. Lo hizo tendiendo la mano a Juanma Moreno, quien esquivó el gesto y evitó aclarar si tras el 19-J negociaría con Vox al no alcanzar a la mayoría absoluta. Sin embargo, aquella advertencia parece haber causado el efecto contrario al que pretendían y el voto de la derecha se ha aglutinado en torno al PP.

El 'pinchazo' de Vox le ha quitado al PP un peso de encima. Los populares han barrido. Y lo que es más importante, han evitado a la formación de extrema derecha en un hipotético Gobierno de coalición. Juanma Moreno ha logrado lo que se antojaba una 'misión imposible', al no necesitar ni siquiera de la abstención de los de Abascal, una circunstancia que sí se produjo tras los comicios en la Comunidad de Madrid y Castilla y León, donde fueron claves en la gobernabilidad de ambas regiones, incluso entrando por primera vez en un Gobierno autonómico, en el caso castellano-leonés, donde el popular Alfonso Fernández Mañueco tuvo que claudicar y ceder ante la extrema derecha.

El 19-J ha frenado en seco el crecimiento de Vox. El discreto resultado de este domingo sabe muy amargo en las filas del partido de extrema derecha. Los de Abascal no han cumplido los expectativas tras apostar fuerte en Andalucía con uno de sus pesos pesados, Macarena Olona, la que era una de las políticas más reconocidas en el limitado banquillo de rostros conocidos del partido, desde que se dio a conocer como portavoz parlamentaria en el Congreso de los Diputados.

Y es que Olona es una de sus figuras más populares de Vox, gracias a su bagaje no solo parlamentario -con sus tensos cara a cara con Yolanda Díaz, Félix Bolaños o quien se le ponga por delante-, sino también en todas y cada una de las actuaciones judiciales del partido de ultraderecha. Su “mejor candidata”, en palabras del propio Abascal, para duplicar los escaños de Vox en Andalucía y ser decisivos para la formación del Ejecutivo autonómico.

Olona aterrizó en Andalucía pisando fuerte y no exenta de polémica con motivo de su empadronamiento en casa de un compañero de partido en Salobreña, que fue avalado finalmente por la Junta Electoral andaluza. Olona convirtió su nombre de pila, Macarena, en toda una seña de identidad folclórica. ‘Macarena de Salobreña’, título que ella misma se otorgó en su despedida del Congreso y que no dudó en plantarse en la Feria de Sevilla, vestida y todo de flamenca, y en la de Jerez o incluso en explicar al resto de candidatos en el debate a seis de RTVE cómo es Andalucía, pese a no haber vivido jamás en esta tierra. “El macarenazo se viene”, advertían desde Vox sobre las altas expectativas del partido en estos comicios.

Sin embargo, las urnas han dado finalmente la espalda a Vox, que le ha dejado sin el ansiado ‘macarenazo’. El suflé de Vox se ha desinflado justo en una cita electoral que se antojaba crucial para encarar el futuro político más inmediato, que pasan por las autonómicas y municipales de mayo de 2023 y las generales de finales del año próximo. Así las cosas, el 19-J abre muchas incógnitas de cara al futuro tras quedarse Vox en una posición intrascendente en Andalucía ante el avance moderado y centrista del PP. Muchos expertos analizarán en los próximos días si el resultado cosechado es coyuntural, en clave andaluza, o si por el contrario es un síntoma de que la ultraderecha ha tocado techo en España, una tendencia a tener en cuenta para próximas citas con las urnas. Sea como fuere, las urnas andaluzas han dictado sentencia y se han convertido en un termómetro para calibrar la fortaleza de la formación verde, lo que le va a obligar a replantear su estrategia en su afán de alcanzar La Moncloa en las elecciones generales del año que viene.

¿Olona volverá a Madrid?

Vox no ha podido forzar al PP a un pacto de investidura en Andalucía que pudiera lastrar a los populares de cara a las importantes citas electorales de 2023. El hecho de no entrar en el Ejecutivo regional y no hacerse con la vicepresidencia que Olona y otros dirigentes del partido pretendían, les hará menos visibles y, lo que es peor para sus intereses, no podrán imponer sus medidas ultraconservadoras dentro del Ejecutivo de Moreno.

Poco después de concluir el escrutinio, Olona ha comparecido ante centenares de simpatizantes para despejar dudas sobre su futuro, asegurando que "viene para quedarse" en Andalucía y que se volcará en la política andaluza durante la próxima legislatura. "Dije que mi entrega a vosotros iba a ser absoluta en cuerpo y alma y eso es lo que voy a hacer, a eso es a lo que me voy a dedicar cada día", ha asegurado ante la parroquia verde.

Olona ha dicho que tiene una "maravillosa aventura" por delante en la nueva legislatura para poder "sacar" a Andalucía de los "liderazgos de estadísticas más dramáticas" porque, en su opinión, ahora "hay mucho trabajo por delante para llevar a Andalucía el mensaje del cambio real" en esta comunidad.

"Los andaluces han dicho también no al gobierno de Sánchez", ha subrayado Olona, quien ha añadido que Abascal le honró con el "privilegio" de ser la candidata a la Junta, por lo que ella "cumple" y se va a dedicar "día y noche" a defender su programa para los andaluces.

Abascal también ha reconocido ante sus seguidores que el resultado logrado no cumple con la "ambición" con la que comparecieron a las urnas, aunque lo ha calificado como "éxito" por la "derrota sin paliativos" del socialismo. "Son unos buenos resultados para España, son unos buenos resultados para Vox", ha sentenciado en clave "patriótica".

Sobre el autor de esta publicación

Samuel Jiménez

Samuel Jiménez (Madrid, 1980) es redactor en Republica.com. Sus primeros contactos con el periodismo fueron en radio, aunque la mayor parte de su trayectoria profesional está ligada a la prensa digital, primero en Estrella Digital y desde hace cinco años en este diario. El cine es una de sus grandes pasiones y disfruta de esa cinefilia en cada uno de los artículos que escribe sobre el séptimo arte. Buena parte de su trabajo también lo dedica a temas sociales, tratando de que el periodismo haga reaccionar al lector frente a las injusticias.