Debate electoral en Andalucía: Bonilla, de trámite; Espadas sin fuelle y Olona con sus banderas más extremas

Ciudadanos pide oxígeno y apela al voto útil frente a la ultraderecha, mientras que los dos partidos de izquierda intentan poner sobre la mesa sus propuestas programáticas.  La candidata de Vox arremete contra las políticas de Igualdad y Teresa Rodríguez le acusa de ser “el brazo político del terrorismo machista”.

Primer debate de las elecciones andaluzas

debate

Primer debate de las elecciones andaluzas

El primer debate a seis de las elecciones andaluces en TVE no deparó sorpresa, porque cada candidato fue fiel reflejo de lo que se esperaba. Se podría decir que nadie arriesgó y todo fue un debate de argumentario político y un tanto anodino.

Así, el presidente de la Junta, Juan Moreno Bonilla, afrontó el envite como un trámite y con una pose presidencial. Fue de perfil bajo y no entró en el cuerpo a cuerpo con ningún candidato, aunque tampoco hubo ataques furibundos contra él. Se limitó a defender la honestidad de su Gobierno, apeló a una mayoría de andaluces serenos, con sentido común y que quieren la centralidad, y lo más duro que dijo es pedir a los andaluces que no se volviera a las “viejas políticas del PSOE”. Eso sí, el candidato del PP evitó también pelearse con Vox en todo el debate.

El candidato socialista, Juan Espaldas, lo intentó, pero no arriesgó. Fue a interpelar la nula acción del Gobierno de Moreno Bonilla en estos tres años, denunció el retroceso en Sanidad y Educación, y una y otra vez denunció que el PP está abocado a pactar con Vox. Por ello, recordó en varias ocasiones que fue Vox quien hizo a Moreno Bonilla presidente de Andalucía.

Y la candidata de Vox, Macarena Olona, fue a lo suyo y, sin complejos, puso sobre la mesa sus banderas más extremas en temas como la inmigración, la articulación territorial del Estado y, sobre todo, contra las política de igualdad.

Sobre este último aspecto, Olona aseguró que si llegan al Gobierno de Andalucía, “vamos a tumbar todas las políticas sectarias que son puro hembrismo”, dijo.

A esto, con contundencia, le contestó la candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez: “Vox es el brazo político del terrorismo machista”.

Aquí, el portavoz socialista no entró en el asunto y tras el ataque de Olona a las políticas de igualdad, pasó de puntillas por el tema para seguir su intervención de respuesta diciendo: “Yo voy a seguir hablando de educación y de sanidad”.

El candidato de Ciudadanos, Juan Marín, fue a salvar los muebles y a apelar al voto útil para reeditar un Gobierno de PP y Ciudadanos. “Aspiro a repetir ese Gobierno, porque sino habrá lío”, dijo. Eso sí, fue quien más se enfrentó directamente a Olona, lo que no hizo Moreno Bonilla, en temas como los fondos de reconstrucción y en sus críticas a la gestión estos tres años en el Gobierno de Andalucía.

Y los dos partidos de izquierda, tanto Por Andalucía (Inmaculada Nieto) como Adelante Andalucía (Teresa Rodríguez) fueron quienes intentaron más hablar de propuestas y de políticas concretas.

El debate transcurrió en formas y en tono más moderado de lo que se esperaba. Ni hubo un todos contra Moreno Bonilla como algunos querían vender, ni Macarena Olona fue la reina de la fiesta, aunque lo intentó. Al debate le faltó acento… andaluz.

Sobre el autor de esta publicación

Luis Villajos

Luis Villajos (Madrid, 1982) es subdirector de Republica.com. Lleva desde 2011, casi desde su fundación, trabajando en este diario. Su paso por diferentes puestos hasta el actual le confieren una amplia visión del funcionamiento de la redacción. Está especializado en información política, aunque también le interesan la actualidad internacional y los temas de denuncia social.