C's da al PP un ultimátum de 48 horas para firmar un acuerdo de investidura

Ciudadanos ha puesto límite a las negociaciones con el PP para la investidura de Mariano Rajoy y ha dado un plazo de 48 horas, hasta el sábado por la noche, para lograr un acuerdo, tras subrayar que el proceso sigue encallado al no concretarse partidas económicas ni avanzar en reformas institucionales. El PP, por su parte, ha prometido seguir negociando, toda esta noche si es necesario, ha pedido a Ciudadanos "paciencia" en su reclamación sobre las cifras, que "siempre llegan al final", y ha advertido de que en esta negociación "compleja" las dos partes tienen que "ceder un poco".

PP Y CIUDADANOS REPASARÁN LOS ACUERDOS Y ABORDARÁN LOS ESCOLLOS EN REUNIÓN

girauta

Ambos partidos seguirán negociando y según fuentes populares se ha constituido un grupo de negociación aparte con dos miembros de cada equipo para tratar de cerrar los asuntos más espinosos.

Tras el receso, el portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, ha lamentado que no haya "cambiado nada" desde el miércoles, mientras por el contrario el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez Maillo ha subrayado que se ha "avanzado mucho" y ha dicho que su partido "ni quiere ni acepta" plazos.

"Aquí no ha acabado nada", ha sentenciado Maillo tras escuchar a Girauta anunciar ese plazo ante los medios de comunicación -no se lo habían comunicado a los 'populares' durante la reunión- y dar una versión de las negociaciones que difiere mucho de la que tiene el partido de Rajoy.

En este receso, Juan Carlos Girauta ha sido el primero en comparecer para anunciar que su partido se daba y daba al PP hasta el sábado por la noche para lograr el acuerdo. "Deseamos poder darle el sí a la investidura del señor Rajoy, queremos hacerlo, por favor dennos motivos para hacerlo", ha dicho el dirigente de C's dirigiéndose a los 'populares'.

Aunque ha admitido que hay "avances concretos", Girauta ha dicho que se han dado solo en medidas que o bien no necesitan cuantificación o no son reformas institucionales de calado.

"Estoy seguro de la buena fe de todo el mundo pero el tiempo se acaba", ha continuado Girauta, quien ha valorado que los dos equipos negociadores se estén dejando "las horas y las pestañas" en busca del acuerdo, pero ha recordado que lo hacen por una "obligación política": la de acabar con el bloqueo del país y con la incertidumbre. Ha vuelto por eso a pedir "por favor" al PP que cuantifique las medidas y acepten también "por lo menos una buena parte" de las reformas institucionales que reclama Ciudadanos.

Y aunque ha asegurado que en su partido son conscientes de las dificultades presupuestarias y de la "escasez de recursos", ha advertido de que ésta es una cuestión de "prioridades" y ha pedido al PP que "pinche la burbuja política" y el "pesebre", en clara alusión a las diputaciones y al senado.

Un PP, más optimista, no acepta plazos

Menos pesimista se ha mostrado este jueves el PP, quien ha subrayado que la negociación con Ciudadanos, pese a ser compleja, continúa y "aquí no ha acabado nada sino todo lo contrario", y ha asegurado que se ha "avanzado mucho". En rueda de prensa en un receso de las negociaciones con el partido de Albert Rivera, el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, ha restado importancia al ultimátum de 48 horas que ha dado Ciudadanos para alcanzar un acuerdo de investidura y ha confiado en las posibilidades de sellar un pacto por encima de los altibajos que toda negociación presenta.

En declaraciones a los medios de comunicación, Martínez-Maíllo ha subrayado que el PP no acepta límites de tiempo, más allá del 30 de agosto, inicio del debate de investidura. "¿Por qué 48 horas y no 24?", ha replicado, asegurando que el acuerdo puede llegar incluso antes.

Según ha dicho, las conversaciones con la formación de Albert Rivera no están bloqueadas y que este jueves los equipos negociadores han avanzado en la redacción definitiva de más de 100 medidas, incluidas algunas cuestiones en las que en principio había diferencias, aunque admite que sigue habiendo asuntos en los que aún no hay acuerdo, como en lo que se refiere al 'contrato único' que propone Ciudadanos.

El dirigente 'popular' ha confirmado que aún no ofrecen a Ciudadanos una concreción económica de las medidas de corte social que el partido naranja exige como indispensables, entre las que figura el complemento salarial para las rentas más bajas o la equiparación de los permisos de maternidad y paternidad. "Las cifras siempre vienen al final", ha dicho Martínez-Maíllo, quien considera que primero hay que pactar las medidas y después calcular su coste. "Estamos cerca de acordar y por tanto estamos cerca de las cifras", ha añadido.

Eso sí, ha precisado que cualquier compromiso económico que incluya el pacto debe quedar supeditado al cumplimiento por parte de España de los compromisos de estabilidad presupuestaria.

La reunión de los equipos negociadores continuará esta noche. Según Martínez-Maíllo, también han avanzado en temas relacionados con "regeneración democrática", como en las medidas que debería incluir un pacto de Estado de lucha contra la corrupción.

El dirigente 'popular' ha querido recordar que Ciudadanos tardó varias semanas en cerrar un acuerdo de investidura con el PSOE tras las elecciones del 20 de diciembre, mientras que con el PP lleva apenas cuatro días de conversaciones.

Martínez-Maíllo ha asegurado que en las reuniones de los equipos negociadores Ciudadanos no impuso ningún ultimátum, anunciado en una comparecencia ante la prensa por parte del portavoz parlamentario de la formación 'naranja', Juan Carlos Girauta, a quien Maíllo ha pedido "paciencia".

El dirigente del PP ha valorado por otro lado la negociación con Coalición Canaria, que según ha dicho está muy avanzada. Los nacionalistas canarios han anunciado este mediodía que se inclinan por el sí pero esperarán a conocer la literalidad del acuerdo del PP con C's antes de confirmar su apoyo.

La reforma del PSOE para recortar la campaña

Por otra parte, Fernando Martínez-Maillo ha lamentado que mientras el PP y Ciudadanos llevan días negociando para evitar unas terceras elecciones el PSOE esté "pensando" en esa posibilidad, en alusión a la reforma legal que los socialistas estudian para evitar que los comicios coincidan con el día de Navidad, como hoy publica El País.

"Es profundamente triste, decepcionante y hasta escandaloso que algunos pretendan hablar de terceras elecciones y no quieran hablar de formar gobierno para evitarlas", ha dicho.

Por la mañana, el portavoz del PSOE en el Senado, Óscar López, ha asegurado que su partido "no quiere elecciones" pero ha considerado "razonable" que si no hay acuerdo para la investidura de un presidente se busquen fórmulas para "enmendar la chapuza" y la "salvajada" de que se unos terceros comicios se celebren el 25 de diciembre.

Una propuesta que ha sido bien recibida por el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Girauta, quien ha dicho que su partido no tendría "ningún problema" en apoyar la idea de recortar la duración de la campaña electoral para evitar que, si hay que ir a unas terceras elecciones, se tengan que celebrar el Día de Navidad.

También el portavoz de Unidos Podemos-En Comú-En Marea, Íñigo Errejón, se mostró dispuesto a apoyar esa reforma electoral que estudia el PSOE, aunque indicó a los socialistas que la mejor fórmula de no votar en Navidad es favorecer un gobierno alternativo a Mariano Rajoy.

Recortar la duración de las campañas electorales fue una idea que UPN volvió a plantear en el marco de las conversaciones para ahorrar gastos ante la repetición de las elecciones en junio, pero entonces la propuesta no recabó apoyos.

En otro orden de cosas, Fernando Martínez-Maillo ha defendido esta tarde la decisión de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, "y no del PP", de ordenar el debate como lo hizo su antecesor, Patxi López, en la investidura fallida de Pedro Sánchez, a pesar de que la fórmula muy criticada por el PP.

Sobre el autor de esta publicación